¿Existe una relación entre las enfermedades de garganta y el intestino?

Elena Martínez Blasco·
24 Julio, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el médico Nelton Abdon Ramos Rojas al
20 Febrero, 2019
Es normal que, cuando nos duele mucho la cabeza, sintamos otras molestias relacionadas a otras partes del cuerpo, como las náuseas. Ahora bien, ¿qué ocurre en el caso de la garganta y el intestino?
 

Hay quienes se preguntan sobre si existe una relación entre las enfermedades de garganta y el intestino. Esto es porque se tienen en cuenta varias creencias y cuestiones, como el hecho de que las emociones pueden influir en el estado físico.

Así como se dice que cuando una persona sufre con frecuencia molestias en la garganta porque “calla” algo,  también se dice que existe cierta conexión entre las afecciones de la garganta (amigdalitis, faringitis, afonía, etc.) y la salud intestinal. Más concretamente: cuando el intestino no está bien, la garganta lo “expresa”.

Si sufres de la garganta, fíjate en tu salud intestinal

Mujer con dolor de garganta.

Como veníamos comentando, existe la creencia de que la salud intestinal está relacionada con las afecciones de la garganta. Por lo tanto, hay quienes consideran que estas últimas pueden advertir que algo no está funcionando correctamente en el intestino y que debe atenderse.

  • Síndrome del colon irritable: trastorno crónico que provoca dolor y estados de diarrea y estreñimiento alternados. Podría estar relacionado con cuestiones nerviosas y emocionales.
  • Estreñimiento: es uno de los grandes males de nuestros días, por culpa de una mala alimentación, demasiado refinada y excesivo sedentarismo.
 
  • Candidiasis: muchas personas sufren, sin saberlo, candidiasis. La candidiasis es una infección fúngica (micosis), la cual es causada por hongos de la especie Candida, de las cuales la Candida albicans es la más común. Suele provocar cansancio, nerviosismo, trastornos del apetito, malas digestiones, picor de nariz o de ano, etc.
  • Diverticulosis: consiste en la formación de una especie de engrosamientos en las paredes del intestino grueso.

Si bien es cierto que cuando una parte del cuerpo falla otras se resienten, no existe evidencia científica que demuestre que existe una relación directa entre garganta e intestino. Por lo tanto, lo que hemos venido comentando anteriormente se trata simplemente de una creencia.

Remedios para la garganta y el intestino

Siguiendo con lo que se comenta sobre la relación entre la garganta y el intestino, tenemos que existen diversos remedios caseros para mejorar los problemas de ambos. Estos vienen a ser los siguientes.

Lavativas

Siempre han sido frecuentes las enfermedades de garganta, en especial en el caso de niños que las sufren de manera repetida. En otras épocas, no dudaban en recurrir a las lavativas.

 

Las lavativas –o enemas– se solían aplicar muy a menudo. Entonces se sabía que un intestino que no funcionaba bien era causa de múltiples enfermedades. En este sentido, aplicando una lavativa uno podía notar una gran mejoría casi de manera inmediata.

¿Cómo se hacen?

Las lavativas se solían hacer con la ayuda de unas peras de goma. Todavía hoy en día se venden en las farmacias por ser la manera más cómoda y rápida de aplicarlas.

  • Basta introducir en la pera el agua tibia, que sea de calidad, no del grifo.
  • Después, untar un lubricante o aceite a la cánula e introducirla en el ano mientras estamos tumbados sobre el lado izquierdo.
  • A continuación, aguantamos lo que podamos y evacuamos.
  • Podemos realizar un par de lavativas al día mientras suframos la afección de garganta.

Repoblar la flora intestinal

¿Se puede consumir yogur si se tiene diarrea?

Si queremos cuidar la garganta, deberemos regular el intestino y tratar la patología que suframos. Una pauta fundamental será el cuidado de la microbiota o flora intestinal.

La microbiota se altera por las enfermedades intestinales, la mala alimentación y el consumo de medicamentos. La cuidaremos de dos maneras:

 
  • Consumiendo alimentos que la promuevan, en especial los alimentos fermentados como el chucrut, el yogur o el kéfir. Pero deberán ser elaborados en casa para asegurarnos de que no se hayan fabricado de manera artificial y contengan los nutrientes que necesitamos.
  • Tomando un suplemento específico para repoblar la flora intestinal, en especial si hemos estado tomando medicación.

Intolerancias alimentarias

Hay una cuestión fundamental a tener en cuenta cuando de manera muy repetida sufrimos problemas intestinales y de garganta. Debemos valorar la posibilidad de que tengamos alergia o intolerancia a algún alimento.

En las alergias nos damos cuenta muy rápido porque la reacción del cuerpo es instantánea. No obstante, no sucede lo mismo con las intolerancias. Estas tienen efectos dañinos pero más lentos y graduales, lo cual dificulta su detección.

Podemos ser intolerantes a cualquier alimento y existen muchos tipos de pruebas de laboratorios que lo analizan. No obstante, las más habituales y que deberíamos tener primero en cuenta son al gluten y a la lactosa. También podemos sufrir intolerancias a determinadas frutas, frutos secos o aditivos alimentarios.

Nota importante

Hay que recordar que no existe evidencia científica que indique que, en efecto, existe una relación directa entre las enfermedades de la garganta y la salud intestinal. Por lo tanto, todo lo aquí expuesto forma parte de una creencia y no de un hecho comprobado.

 
  • Macpherson, A. J., & Harris, N. L. (2004). Interactions between commensal intestinal bacteria and the immune system. Nature Reviews Immunology. https://doi.org/10.1038/nri1373
  • Parvez, S., Malik, K. A., Ah Kang, S., & Kim, H. Y. (2006). Probiotics and their fermented food products are beneficial for health. Journal of Applied Microbiology. https://doi.org/10.1111/j.1365-2672.2006.02963.x
  • Biesiekierski, J. R., Newnham, E. D., Irving, P. M., Barrett, J. S., Haines, M., Doecke, J. D., … Gibson, P. R. (2011). Gluten Causes gastrointestinal symptoms in subjects without celiac disease: A double-blind randomized placebo-controlled trial. American Journal of Gastroenterology. https://doi.org/10.1038/ajg.2010.487