¿Hay relación entre los edulcorantes y el riesgo de padecer diabetes?

Francisco María García 31 diciembre, 2017
Estudios recientes han determinado que los edulcorantes pueden producir intolerancia al azúcar, una forma puntual de prediabetes.

Usar edulcorantes para evitar menores daños en nuestra salud podría ser un mito. Los sustitutos más populares de la azúcar serían igualmente capaces de generar problemas de salud como: la obesidad, hipertensión, cardiopatías y sobre todo, un alto riesgo de padecer diabetes.

Las personas tienden a recurrir a estos productos con la esperanza de reducir el impacto generado por el azúcar. No obstante, algunos hallazgos recientes sugieren que esto es más propaganda que una realidad.

Veamos la relación que se ha comprobado existe entre los endulzantes artificiales y el riesgo de padecer diabetes.

Desmejora nuestro metabolismo

Desmejora nuestro metabolismo

Las bebidas con sabores especiales y con edulcorantes ofrecen un bajo contenido de calorías. Pero, los nuevos hallazgos sugieren que su ingesta genera cambios metabólicos bastante negativos.

Se ha determinado que esta “alternativa” desmejora los procesos naturales de los organismos para metabolizar la glucosa. Para ser más específicos, su ingesta puede producir en los seres humanos intolerancia al azúcar, una forma puntual de prediabetes.

Recordemos que los problemas para metabolizar la azúcar en la sangre logran que el nivel de insulina se mantenga elevado en el organismo humano. En el caso de los edulcorantes, todo este proceso degenerativo parece ocurrir dentro de la flora bacteriana del intestino.

Lee también: Los edulcorantes no son cancerígenos pero tampoco inofensivos

La modificación de la flora intestinal y el riesgo de padecer diabetes

diabetes

Al parecer, el consumo de edulcorantes generaría modificaciones en las colonias de microorganismos localizados a lo largo del tracto intestinal. Esto alteraría algunos procesos de síntesis, con lo cual podríamos enfermar incluso sin ver modificado nuestro peso corporal.

Las personas que consumen dietas altas en sacarina desarrollan una proliferación alta de microorganismos intestinales. Estos agentes también son recurrentes en los pacientes de diabetes del tipo 2.

Actualmente se tiene la sospecha de que los endulzantes químicos ni siquiera son capaces de controlar el aumento de peso. Recordemos que este es el principal motivo por el cual la mayoría de sus adeptos los consumen. Todavía mucho más alarmante es el riesgo de padecer diabetes.

¿De qué se trata la diabetes tipo 2?

Instrumentos de control de la diabetes

La diabetes en el ser humano puede originarse por dos motivos. El organismo no produce insulina, o la produce, pero esta no funciona correctamente. Como este componente no puede ingresar a las células de forma regular, entonces aumentan los niveles de azúcar en la sangre.

Cuando el páncreas de una persona tiene la capacidad de producir insulina, pero esta no funciona normalmente decimos que estamos en presencia de la diabetes tipo 2. Esta modalidad se puede dar partiendo de la modificación de un organismo saludable.

Desde hace décadas se conocía que la principal causa de este padecimiento se encontraba en el sobrepeso y el consumo elevado de calorías. No obstante, las nuevas investigaciones tratan de describir el problema con mayor precisión.

Ver también: ¿Que tan dañinos para la salud pueden ser los edulcorantes?

El problema del uso extendido de los edulcorantes

El problema del uso extendido de los edulcorantes

El mayor inconveniente está en que los propios médicos han recomendado a las personas diabéticas el uso de edulcorantes. La finalidad ha sido poder sustituir el azúcar, de tal forma que esto no afecte tanto los sabores de sus comidas.

Entre tanto, el uso de endulzantes se ha extendido a cientos de productos alimenticios de consumo diario. Yogures, bebidas, salsas y productos de pastelería hoy en día son endulzados con estas sustancias. Incluso se emplean en las barras alimenticias y otros productos “light”.

Se ha expandido la creencia popular de que los endulzantes artificiales disminuyen el riesgo de padecer diabetes y obesidad. Pero hay pruebas científicas que demuestran todo lo contrario.

Aún queda mucho por investigar

No obstante, los resultados de los estudios existentes en la materia aún deben ser corroborados. Unos se enfocan en muestras anímales, mientras que otros se fundamentan en la medición de muestras muy pequeñas. Algunos solo se centran en evidencia estadística centrada en el estilo de vida de sus participantes.

Ante los nuevos datos que se van conociendo, la comunidad médica está cambiando su visión sobre los edulcorantes. Y ya no se hacen las recomendaciones que se venían efectuando, basadas en los supuestos beneficios de esta forma de endulzar.

Frente a esto, los consumidores deben enfocarse en el chequeo de sus organismos y valores de forma individual. Nutrición, genética y funciones corporales tienen que ser diagnosticadas por el doctor por una razón irrefutable: cada cuerpo es distinto.

Te puede gustar