Relación entre los insecticidas químicos y el cáncer infantil

Valeria Sabater · 13 octubre, 2015
Para evitar los peligros relacionados con los pesticidas químicos podemos optar por alternativas de origen natural con las que podremos ahuyentar a los insectos sin correr riesgos innecesarios.

No se trata en absoluto de alarmar con este tipo de noticias, se trata de poner a nuestra disposición datos importantes que debemos tener en cuenta en el día a día para prevenir riesgos innecesarios y que, de alguna forma, todos podemos evitar.

El uso de insecticidas en el hogar es algo muy común para muchas personas. Intentamos protegernos de plagas como pulgones, cucarachas, mosquitos y otros insectos que pueden a su vez traernos problemas y enfermedades. Ahora bien, el auténtico riesgo llega cuando hacemos un uso frecuente e intenso en el hogar. Puesto que es un ambiente cerrado, todos estamos expuestos a estos componentes químicos.

También hemos de tener en cuenta que no todos los organismos son iguales. De hecho, se ha descubierto una relación entre el uso de estos productos y el cáncer infantil. Pasamos a ofrecerte todos los datos en el siguiente artículo.

Insecticidas químicos o pesticidas de interior

La exposición continuada de los niños pequeños a pesticidas de interior como es el caso de los típicos insecticidas, eleva el riesgo de que se desarrollen distintos tipos de cáncer, en especial los relacionados con la sangre, como pueden ser leucemias o linfomas.

El estudio se ha llevado a cabo de forma exhaustiva y cuidadosa a lo largo de 20 años, desde 1993 hasta 2013, y los resultados se publicaron en la revista Pediatric. En el mismo, se dieron a conocer los siguientes datos:

  • Se estudió el caso de 7 400 casos de niños afectados por estos tipos de cáncer.
  • Se siguieron además los informes médicos de otros niños sanos en cuyos hogares era frecuente el uso de este tipo de pesticidas de interior.
  • En el caso de estos niños afectados por un cáncer se dedujo que la exposición interior  a estos insecticidas químicos podía asociarse a un 47% a la hora de desarrollar leucemia. Por su parte, en el caso de los linfomas, la relación era de un 43%.
  • Los niños sanos tenían un riesgo de 1,5 por cada 10 000. Es decir, la probabilidad es baja, pero existe. Y en caso de acabar desarrollando un cáncer de este tipo, el que se deba a los pesticidas es media-alta.

Lee también: ¿Sabes de qué están hechas las hamburguesas de los locales de comida rápida?

¿Por qué razón se llevó a cabo este estudio?

En los últimos 20 años el cáncer infantil como la leucemia o el linfoma está aumentando. Muchas organizaciones sanitarias se propusieron estudiar diversas variables para deducir por qué estaba sucediendo.

  • En realidad, no queda claro al 100% por qué esta incidencia se eleva cada año. No obstante, parece que una de las premisas es la contaminación ambiental, y la exposición temprana de los bebés a determinados agentes externos.
  • Más tarde, la propia genética y alteraciones desconocidas a nivel celular derivan en la inflamación de algún ganglio o en la leucemia infantil.

El autor principal de este trabajo, el doctor y profesor de Harvard Chensheng Lu, nos indica algo que hemos de tener muy en cuenta: no hay una relación directa entre el uso de insecticidas químicos y el cáncer infantil, pero existe un riesgo.

Niño jugando con insecticidas

Sería conveniente que los padres limitaran el uso de pesticidas a la hora de eliminar plagas en el hogar. Si hay niños pequeños en casa, sus organismos pueden verse afectados, puesto que no disponen de tantas defensas como nosotros.

Otro dato que no debemos pasar por alto es el hecho de que las mujeres embarazadas también deberían evitar estas fuentes de exposición química. A falta de investigaciones más detalladas, no se puede descartar que el problema pueda originarse ya durante la gestación.

Insistimos una vez más con los propios datos del trabajo: la relación que existe de desarrollar un cáncer a causa del uso de insecticidas químicos es baja, pero dentro de esa baja probabilidad, hay una muy elevada de que las enfermedades que desarrollen sean cánceres, por ejemplo, leucemia.

Alternativas naturales a los pesticidas químicos

No es cuestión de alarmarnos y de pensar que estamos indefensos ante estos riesgos que parecen escaparse de nuestras manos. Para mantener una vida sana donde nos alejemos en la medida de lo posible de químicos y agentes nocivos solo tenemos que cambiar de mentalidad.

Mujer rociando insecticida

Reduce el uso de productos químicos para el hogar. Piensa que lo que hace daño a las cucarachas, mosquitos o ratones también puede hacérnoslo a nosotros si hacemos un uso excesivo de estos productos.

Prescinde de los insecticidas químicos y usa repelentes naturales como, por ejemplo, las diatomeas. Son un tipo de algas que podemos adquirir para nutrir nuestras plantas. Son seres fotosintéticos, fijadores del carbono atmosférico y productores de oxígeno que, además, son grandes repelentes.

También puedes usar aceites esenciales como el aceite del árbol del té, así como ajos, laurel, albahaca, cítricos o pimienta cayena. Vale la pena hacer uso de estas alternativas naturales y económicas que cuidarán de la salud de los nuestros.