Relación entre el percentil infantil y la salud del niño

01 Octubre, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la médica Irene Nora Melamed
A menudo, los padres están preocupados por el crecimiento y desarrollo de sus niños. El desafío es comprender la relación entre el percentil infantil y la salud del niño.

Existen diferentes métodos para medir el crecimiento infantil. Encontrar la herramienta que permitiese alcanzar esa medición ha sido objeto de numerosos estudios y actualizaciones a lo largo de los años para facilitar la comprensión de la relación entre el percentil infantil y la salud del niño.

Entre 1997 y 2003, la Organización Mundial de la Salud, OMS, llevó a cabo el estudio de referencia de crecimiento multicéntrico (MGRS) para generar nuevas curvas de crecimiento destinadas a evaluar el crecimiento y el desarrollo de bebés y niños pequeños en todo el mundo.

Así pues, el MGRS recopiló datos primarios de crecimiento e información de, aproximadamente, 8500 niños de distintos orígenes étnicos y entornos culturales con la finalidad de que:

“Las nuevas curvas de crecimiento proporcionen un estándar internacional único que represente la mejor descripción del crecimiento fisiológico para todos los niños desde el nacimiento hasta los cinco años, y establezcan al lactante como el modelo normativo para el crecimiento y el desarrollo“.

Más allá de las tablas y del percentil infantil para valorar la salud del niño

Bebé en el pediatra
Es importante que los padres comprendan la información que proporcionan los pediatras con respecto a las medidas de crecimiento de los niños.

Es esencial que, cada vez que un niño o niña acuda al pediatra o al médico de familia, se lleve a cabo el registro de sus medidas de crecimiento y que los padres reciban y comprendan esa información.  Asimismo, conocer que las tablas de medición se actualizan de forma periódica (producto de la nueva información disponible) es, a la vez muy conveniente.

Las tablas son, en general, orientadoras y deben estar acompañadas del criterio clínico del profesional. De ahí la importancia de realizar curvas de crecimiento que permitan ver la película completa y no solo la fotografía, que suele ser muy linda, pero a veces es más estática.

Lee también: El exceso de peso en los niños

Así pues, la Sociedad Argentina de Pediatría destaca que la tercera edición de las Guías para la evaluación de crecimiento físico constituye una herramienta indispensable para el pediatra. En este sentido, y en esa misma guía, se comparte un mensaje del Comité de Nutrición en el que se determina que:

“La atención y el cuidado de la salud de los niños tiene nuevos desafíos. Si analizamos los concernientes a la nutrición, un punto inicial para mejorar es que la salud pública y también el pediatra -en el ejercicio de su profesión- cuenten con el instrumento más idóneo para la detección en el tiempo adecuado de las alteraciones del estado nutricional”.

Lo que las curvas y los datos nos dicen

La información que nos brinda el percentil infantil y su relación con la salud del niño está, en general, expresada en porcentajes, lo que no implica, de ningún modo, reducir a nuestro pequeño a un número o a una cantidad. La utilidad de estas herramientas es la de identificar la existencia de una proporción o área en la que un grupo de niños, por edad y contexto, se encuentran o no en la media prevista.

Estar fuera del percentil infantil: ¿un motivo de preocupación para la salud del niño?

Pediatra revisando bebé
El pediatra o profesional de la salud es el único que puede determinar si las irregularidades en el percentil infantil son motivo de preocupación.

Estar por encima de las curvas puede ser, o no, motivo de preocupación si las mediciones no se acompañan de las explicaciones correspondientes en el marco de una relación de confianza.

Poder discernir si el crecimiento se ajusta a un proceso “normal” de desarrollo es una tarea del profesional de la salud. Sin embargo, es esencial contar con la opinión de los padres, quienes, de algún modo, son “expertos” en sus hijos por estar atentos a su cuidado.

Por ello, en este sentido, a pesar de que haya unas medidas preestablecidas, cada niño es un mundo, y factores como la genética, el ambiente o la alimentación influyen bastante.

No obstante, una señal que puede alertar a los progenitores es que se produzcan cambios bruscos de peso y de talla de una revisión pediátrica a otra. Si dichos cambios se producen con relativa frecuencia, lo más probable es que el especialista le haga una serie de exámenes más específicos al pequeño para intentar averiguar por qué suceden esos cambios en el desarrollo del infante.

Asimismo, otra señal de alerta es que haya un estancamiento en el crecimiento, por lo que, al igual que en el caso anterior, será necesario descubrir qué está ocurriendo.

Descubre: Cómo criar a niños con diabetes tipo 1

Sobre el percentil y la salud infantil

En definitiva, acudir periódicamente a la consulta con el fin de que el pediatra pueda establecer la relación entre el percentil infantil y la salud del niño es esencial durante su crecimiento y desarrollo.

No obstante, ante cualquier tipo de duda que te surja en lo que a la crianza de tu hijo se refiere, lo mejor es que consultes siempre con un profesional sanitario.