La relación entre el peso y el desgaste articular

Este artículo ha sido verificado y aprobado por el farmacéutico Sergio Alonso Castrillejo el 22 enero, 2019
Daniela Echeverri Castro · 23 enero, 2019
La sobrecarga articular causada por el exceso de peso y los procesos inflamatorios que se derivan de esta condición son factores que pueden incidir en el desgaste articular.

El exceso de peso y el desgaste articular suponen una mala combinación. Aunque es fácil pasarlo por alto, tanto el sobrepeso como la obesidad incrementan la sobrecarga articular. Además, aceleran el proceso de deterioro de los cartílagos que evitan el roce entre un hueso y otro.

Es cierto que hay muchos factores que pueden incidir en el desarrollo y progresión de este trastorno degenerativo. Sin embargo, cuando el índice de masa corporal está por encima de lo normal, todo el complejo articular resulta comprometido y aumentan las complicaciones.

Si bien las opiniones de esta relación están divididas en la comunidad médica, lo cierto es que mantener un peso saludable reduce todos los riesgos. Por eso, a continuación queremos repasar los aspectos que asocian el peso y el desgaste articular y cómo evitarlo.

¿Qué es el desgaste articular?

El desgaste articular es un proceso degenerativo que se desarrolla por la pérdida gradual del cartílago que recubre las articulaciones. Además, no solo deteriora la superficie articular cartilaginosa, sino que impacta de forma negativa los ligamentos, tendones y meniscos. La función del cartílago es la de amortiguar los extremos de los huesos para permitir su desplazamiento entre sí. Por ello, al deteriorarse, se detona un proceso inflamatorio progresivo que causa dolor severo y dificultades de movimiento.

En la mayoría de los casos, al tratarse de un desgaste progresivo, aparece con más frecuencia en las personas mayores. No obstante, su evolución temprana y el avance rápido de sus síntomas también se vinculan con el sobrepeso y obesidad.

Ver también: 3 tipos de piel que necesitan mayores cuidados frente al sol

Relación entre el peso y el desgaste articular

Hombre con obesidad pesándose.
En primer lugar, se produce un daño directo por el impacto del peso sobre la articulación.

Hay varios mecanismos que permiten explicar el vínculo que tiene el peso y el desgaste articular. El primero y más obvio es que no es igual que una rodilla soporte 65 kilos que 90. En el segundo caso, por supuesto, el desgaste del cartílago es superior. Por otro lado, los pacientes con sobrepeso y obesidad tienen una limitación funcional que incide en el desarrollo de problemas como la artrosis u osteoartritis. Esto, en conjunto con la presión que aumenta sobre la articulación, aumenta la fricción y roce entre los cartílagos, propiciando su degeneración prematura.

El otro factor, que es menos obvio, es que las personas obesas tienen desequilibrios hormonales que elevan los procesos inflamatorios y el desgaste del cartílago. Esto podría explicar por qué también afecta las manos y codos, que son articulaciones que no soportan peso.

El sobrepeso empeora los síntomas de desgaste articular

La severidad de los síntomas de desgaste articular es superior en aquellos que tienen mucho peso. De hecho, para disminuir el dolor y la inflamación, sobre todo en la artrosis de rodilla, es aconsejable adelgazar. Un índice de masa corporal por encima de lo normal eleva la sobrecarga en la articulación y aumenta las crisis de dolor. Además, disminuye la movilidad y hace más difícil el control de la obesidad.

De igual forma, esta condición viene ligada a problemas como la diabetes e hipertensión, que inciden de forma negativa en el daño del cartílago. Por consiguiente, la relación entre el peso y el desgaste muscular no se limita solo al desgaste causado por la sobrecarga, también incide en su índice de progresión y severidad.

¿Bajar de peso puede reducir el dolor del desgaste articular?

Mujer en una báscula contenta.
Reducir el peso corporal ayuda a reducir el dolor y la progresión del daño articular.

Cuando ya se ha desarrollado una patología por el desgaste articular, no hay forma de curar definitivamente el dolor. Sin embargo, en el caso de los pacientes con exceso de peso, perder unos cuantos kilos puede ayudar a disminuirlo. De hecho, estudios científicos han concluido que cada libra de peso perdido llega a disminuir hasta cuatro veces la carga ejercida sobre las rodillas en las actividades diarias. Por ende, alcanzar un peso sano y equilibrado resulta determinante para mantener la calidad de vida.

Quizá te interese: Anatomía de la demencia: ¿cómo es la vida de un paciente demente?

Recomendaciones para combatir el sobrepeso y obesidad

Las medidas para combatir el sobrepeso y obesidad varían en cada paciente, en función de su edad, condición física y estado de salud. Sin embargo, a nivel general, hay algunos consejos clave que pueden ayudar a reducir unos cuantos kilos.

  • Adoptar una dieta equilibrada, baja en calorías, que incluya todos los grupos de nutrientes.
  • Disminuir la ingesta de carbohidratos simples, azúcares y grasas saturadas.
  • Tomar un desayuno de alta calidad, con proteínas y ácidos grasos omega 3.
  • Optar por los lácteos desnatados o las leches vegetales.
  • Evitar el consumo de bebidas alcohólicas, refrescos azucarados y estimulantes.
  • Dividir las porciones y hacer entre cinco y seis comidas diarias.
  • Preparar snacks saludables con frutas, vegetales y raciones pequeñas de frutos secos.
  • Hacer ejercicio físico regular o practicar algún deporte.

En conclusión, la relación entre el peso y el desgaste articular es el motivo por el cual los pacientes con sobrepeso y obesidad tienen más complicaciones asociadas a este proceso degenerativo. Por lo tanto, tanto para su prevención como para su tratamiento es esencial tratar de mantener un peso sano.