Relaciones sexuales después de una histerectomía

Virginia Martínez · 16 mayo, 2019
Este artículo ha sido verificado y aprobado por la médica María Belén del Río el 14 mayo, 2019
Aunque la histerectomía puede tener efectos negativos en la vida sexual de la mujer, estos pueden superarse. Además, debemos tener en cuenta que también aporta beneficios que incluso mejorarán las relaciones sexuales.

Tras una histerectomía no es fácil para una mujer volver a la vida normal, mucho menos la sexual. La operación quirúrgica puede producir efectos en el plano físico y en el psicológico, de modo que es importante que cuente con el apoyo de su pareja y que sepa ser fuerte.

Histerectomía

Una histerectomía es una intervención quirúrgica en la cual se extirpa el útero o parte del útero. En algunos casos, también pueden extirparse los ovarios o las trompas de Falopio. Así, dependiendo de los órganos afectados, las secuelas físicas de la histerectomía pueden ser varias. Entre ellas:

  • Menopausia, si se extirpan los ovarios
  • Infertilidad, en caso de extracción del útero.
  • Incontinencia urinaria. La morfología de la zona pélvica se ve alterada tras la operación. De este modo, si no se realizan ejercicios de fortalecimiento del suelo pélvico, es posible que exista incontinencia.
  • Sequedad vaginal, sobre todo en caso de extirpación de los ovarios.
Mujer en consulta con ginecólogo: relaciones sexuales tras una histerectomía
Tras una histerectomía, la mujer puede experimentar muchos cambios tanto en el plano físico como en el psicológico.

No obstante, como es lógico, la extirpación de una parte tan importante del sistema reproductor puede provocar también secuelas psicológicas en la mujer. En efecto, la infertilidad o la menopausia antes de tiempo pueden conllevar la disminución de la autoestima, incluso depresión.

Por otra parte, si además la mujer se encuentra en edad fértil, puede que estos sentimientos sean incluso más agudos.

Sexo tras la histerectomía

En lo relativo a las relaciones sexuales, los efectos físicos y psicológicos de la histerectomía pueden tener consecuencias negativas que afecten seriamente a la vida sexual. 

Sin embargo, con ayuda y comprensión por parte de la pareja, esfuerzo por recuperarse y el consejo de un especialista, no hay razón para pensar que la vida sexual se extirpó también durante la intervención. Por el contrario, el sexo puede volver a ser un placer.

Veamos ahora las principales consecuencias de la histerectomía en la vida sexual y cómo pueden superarse:

Dispareunia o dolor durante las relaciones

Dolor en las relaciones sexuales
Inicialmente pueden aparecer dolores durante las relaciones, por lo que es el momento de pasar a nuevos placeres.

Después de unas seis u ocho semanas tras la intervención, pueden reanudarse las relaciones sexuales. No obstante, es posible que la mujer sienta dolor (dispareunia) durante las mismas. Las razones pueden ser muchas: falta de lubricación natural o acortamiento de la vagina (según el método de histerectomía aplicado), entre otras.

Para facilitar la penetración, por tanto, se pueden utilizar lubricantes que ayudarán a suplir la carencia de lubricación natural. Además, siempre debemos tener en cuenta que el objetivo del sexo no es necesariamente solo la penetración.

Por eso, quizás sea el momento de centrarse en otros aspectos igualmente placenteros del sexo, y en experimentar cosas nuevas. En pareja, podéis descrubir otras formas de placer hasta que la penetración sea posible sin provocar ningún tipo de dolor.

Te recomendamos leer: Dolor en las relaciones sexuales o dispareunia

Disminución del placer sexual

Muchas mujeres reportan una disminución de las sensaciones del placer sexual después de una histerectomía. Puesto que el útero ya no está, el orgasmo cérvico-uterino ya no es posible. Sin embargo, esto no significa que una mujer a la que se ha practicado una histerectomía no sea capaz de experimentar un orgasmo.

Por el contrario, es el momento de descubrir, como decíamos, que el sexo es mucho más que penetración. Es el momento de centrarse en el clítoris y disfrutar de la intensidad del orgasmo clitoriano.

Es hora de descubrir los preliminares, el vínculo personal, las caricias y los besos, las zonas erógenas de cada uno y otros tipos de orgasmo igualmente placenteros.

Te recomendamos leer: 5 tipos de orgasmos y cómo alcanzarlos

Disminución del deseo sexual

Pareja besándose en la cama
Debemos enfocarnos en afrontar esta nueva etapa que puede llevar a una nueva vida sexual más despreocupada y placentera.

Entre las consecuencias psicológicas de la histerectomía se encuentra la disminución del deseo sexual. Es lógico, claro, que los cambios hormonales afecten a la libido y que algunas mujeres consideren erróneamente que su feminidad se ha reducido tras la operación. Puede, incluso, que aparezcan síntomas de depresión y baja autoestima.

No obstante, con apoyo y esfuerzo y, en caso de ser necesario, terapia, estos problemas pueden superarse plenamente. Además, no es necesario que enfoquemos sólo los aspectos negativos de la histerectomía. En efecto, la realización de esta intervención es una indicación médica cuyo objetivo es evitar males peores (cáncer, por ejemplo).

Asimismo, la histerectomía puede acabar con dolores que existían previamente, permitiendo ahora una relación indolora y satisfactoria. Es decir, la vida sexual puede incluso mejorar tras la operación. Como se indica en un estudio sobre los efectos de la histerectomía en la función sexual:

«La histerectomía elimina problemas de sangrado, dolor durante el coito y problemas relacionados con la anti-concepción, lo cual podría contribuir a una mejor calidad de la vida y la función sexual.».

Conclusión

Las relaciones íntimas no acaban con la extirpación del útero o de otros órganos, sino que comienza una nueva etapa que, vista desde un prisma positivo, puede llevar incluso a una vida sexual más despreocupada y placentera.

El sexo no es sólo penetración o fertilidad. El sexo es una necesidad y un placer en la pareja que ahora podrá superar los problemas juntos, reforzando su vínculo, y descubrir y experimentar nuevas formas de placer.

En definitiva, una histerectomía no supone la extirpación de la feminidad ni del deseo sexual. En este sentido, darse tiempo, descubrirse y contar con el apoyo de la pareja son aspectos fundamentales para volver a una vida sexual activa y placentera.

  • Risa Lonnée-Hoffmann, Ingrid Pinas, “Effects of Hysterectomy on Sexual Function”, Curr Sex Health Rep. 2014; 6(4): 244–251.
  • Froeding LP, Ottosen C, Rung-Hansen H, et al. Sexual functioning and vaginal changes after radical vaginal trachelectomy in early stage cervical cancer patients: a longitudinal study. J Sex Med. 2014;11(2):595–604. doi: 10.1111/jsm.12399.
  • Ye S, Yang J, Cao D, et al. Quality of life and sexual function of patients following radical hysterectomy and vaginal extension. J Sex Med. 2014;11(5):1334–1342. doi: 10.1111/jsm.12498