Cómo relajar la mandíbula y combatir el bruxismo

Elena Martínez 5 junio, 2016
Para relajar la mandíbula debemos hacer una serie de ejercicios de relajación y, en la medida de lo posible, concentrarnos en no apretarla para ir consiguiendo avances

Relajar la mandíbula no es una tarea sencilla, ya que es una de las partes del cuerpo donde más tensión acumulamos.

Ya sea por estrés o por tensiones emocionales, solemos apretar la mandíbula de manera continuada e inconsciente para callar todo aquello que no podemos o debemos decir.

Cuando esta actitud es constante, lo hacemos incluso durante la noche, mientras dormimos. Este trastorno que se conoce como bruxismo.

Descubre en este artículo cómo puedes aprender a relajar la mandíbula durante el día, lo cual te ayudará también a superar el bruxismo y los efectos secundarios que conlleva para la salud

¿Qué es el bruxismo?

Qué es el bruxismo

Las personas que padecen bruxismo tienen el hábito involuntario y, en ocasiones, inconsciente, de apretar los dientes o hacerlos rechinar. Es más habitual de lo que se cree, ya que afecta a entre un 10 y un 20% de la población, y puede suceder durante el día y durante la noche.

Las consecuencias de este trastorno, si no se corrige, pueden ser dolores de cabeza, de mandíbula de cuello u oído, además de un desgaste progresivo de los dientes.

Para tratar este problema de manera eficaz debemos tener en cuenta la causa, que suele ser nerviosa, como la ansiedad, el estrés, etc.

Existen férulas de descarga, pero estas solamente evitan el desgaste dental, ya que la persona sigue haciendo la misma tensión.

Lee también: ¿Padeces bruxismo? Descubre estos consejos para tratarlo

¿Podemos aprender a relajar la mandíbula?

Dolor-en-la mandíbula-o-los-dientes

Cuando queremos combatir una tensión, el primer paso consiste en darnos cuenta del momento en el que la hacemos. Por ello, deberemos aprender a tomar conciencia de nuestra mandíbula para poder relajarla.

A medida que lo logremos, notaremos como también la tendremos más relajada durante la noche.

Para conseguirlo deberemos actuar de dos maneras simultáneas:

  • De manera externa, con ejercicios y movimientos de relajación muscular.
  • De manera interna, regulando el sistema nervioso.

Dar movimiento a la mandíbula

Empezaremos por relajar la mandíbula con algunos movimientos sencillos:

  • Abriremos la boca todo lo que podamos y la cerraremos lentamente (15 veces).
  • Llevaremos la mandíbula de lado a lado (15 veces).
  • Adelantaremos la mandíbula inferior hacia delante y la volveremos hacia atrás (15 veces).
  • Haremos círculos con la mandíbula en ambas direcciones (10 veces hacia cada lado).
  • Haremos la figura del infinito u ocho, subiendo por cada lado y bajando por el centro (10 veces en cada dirección).
  • Haremos estos ejercicios dos veces al día. Preferiblemente, una antes de acostarnos.

Relajar la lengua

¿La lengua está relacionada con la mandíbula? Efectivamente. Y, además, está conectada a nivel emocional con todo lo que callamos pero nos hace sentir enfadados, frustrados, etc.

Por este motivo, relajar la lengua también nos va a ayudar a relajar la mandíbula. 

¿Cómo la relajamos?

  • Sacaremos la lengua todo lo que podamos. Podemos ayudarnos con un pañuelo de tela limpio para estirarla con las manos un poco más, siempre con mucho cuidado, sin hacernos daño, y de manera gradual.
  • Con la boca cerrada, apretaremos con la lengua el interior de las mejillas y el paladar, de adelante hacia atrás.
  • Haremos estos ejercicios durante dos o tres minutos, al menos una vez al día.

Autoconciencia antes de acostarnos

rostro

El momento de acostarnos es fundamental para evitar el bruxismo nocturno. Por este motivo recomendamos hacer una serie de estiramientos de mandíbula justo en ese momento.

Es importante que, mientras nos quedamos dormidos, nos concentremos en relajar la mandíbula ya que, casi de manera inconsciente, intentará apretarse de nuevo.

Al principio será bastante complicado, pero de manera progresiva iremos notando los resultados e incluso podemos llegar a despertarnos de golpe si la apretamos demasiado.

Visita este artículo: Dolor de mandíbula: ¿lo has sufrido alguna vez?

Sistema nervioso equilibrado

Como hemos dicho, el tratamiento para relajar la mandíbula y evitar el bruxismo debe ser externo (con movimientos y ejercicios) pero también interno, que es donde de verdad encontramos la causa.

Un sistema nervioso desequilibrado es una fuente de nerviosismo, ansiedad, irritabilidad, frustración, etc. Esto puede suceder si estamos viviendo una etapa de estrés o si somos de carácter nervioso, por ejemplo.

Te proponemos algunos alimentos y suplementos que te ayudarán a equilibrar el sistema nervioso de manera natural y sin efectos secundarios:

Te puede gustar