Prevenir enfermedades con aceite de oliva, pimienta negra y cúrcuma

Aunque sus propiedades nos ayudan a combatir la enfermedad, en ningún caso deberemos dejar el tratamiento médico, sino que este remedio será un complemento

El aceite de oliva, la pimienta negra y la cúrcuma son tres alimentos con muchas propiedades medicinales. Descubre todas las virtudes de esta poderosa mezcla y cómo prepararla y tomarla en casa para beneficiarte de todas sus propiedades. 

Remedio anticancerígeno natural

Cada vez más estudios demuestran que la combinación de la cúrcuma con la pimienta negra es un remedio anticancerígeno muy potente, gracias a sus componentes principales: la curcumina y la piperina. Es decir, estas sustancias han demostrado presentar propiedades anticancerígenas in vitro a unas determinadas concentraciones.

Este remedio se basa en las propiedades anticancerígenas, antiinflamatorias y antioxidantes de algunos de los componentes de la cúrcuma.

La curcumina es soluble en grasa, es decir, que necesita un vehículo oleoso para llegar al intestino. El aceite de oliva es una de las mejores opciones para completar este remedio, ya que también tiene propiedades anticancerígenas. Una segunda opción podría ser el aceite de coco virgen extra.

Este remedio anticancerígeno nos ayuda a prevenir el cáncer, sin embargo, hemos de destacar que su consumo no nos curará si ya sufrimos esta enfermedad. Si ya nos han diagnosticado esta patología, podemos tomarlo de manera paralela a nuestro tratamiento farmacológico, pero sin dejarlo de lado.

¿Quieres conocer más? Tratamiento del cáncer de piel

El aceite de oliva

El aceite de oliva virgen extra es uno de los mejores que podemos usar para cocinar, junto con el aceite de coco, ya que ambos soportan muy bien las altas temperaturas sin deteriorarse. No obstante, en este caso comentamos sus propiedades en crudo:

  • Es un gran antioxidante.
  • Su contenido en ácidos grasos esenciales lo convierte en un alimento muy beneficioso para la salud cardiovascular.
  • Tiene propiedades antiinflamatorias.
  • Mejora la función del hígado y la vesícula biliar.
  • Combate el estreñimiento.
  • Mejora las funciones cerebrales.
  • Equilibra el sistema digestivo y previene la gastritis y las úlceras.
  • Nutre la piel, el pelo y las uñas.
Aceite de oliva

La pimienta negra

La pimienta negra, muy habitual como especia culinaria, destaca por múltiples cualidades para la salud:

  • Tiene un gran poder antioxidante.
  • Reduce los niveles de colesterol.
  • Es un antiinflamatorio natural muy efectivo.
  • Mejora la función digestiva y favorece la secreción de saliva y jugos gástricos.
  • Tiene propiedades antisépticas y antibióticas.
  • Estimula el metabolismo y ayuda a perder peso con más facilidad.
  • Favorece la función del hígado.
  • Actúa como relajante muscular.
  • Es un buen remedio para los trastornos respiratorios.

Descubre 10 síntomas que te alertan problemas tiroideos

La cúrcuma

Esta especia es habitual en la cocina asiática ya que es uno de los ingredientes del curry, y destaca también a nivel culinario como colorante similar al azafrán. No obstante, su verdadero poder se encuentra en sus múltiples propiedades curativas:

  • Es antioxidante.
  • Reduce la inflamación.
  • Calma los dolores.
  • Mejora la función del hígado y de la vesícula biliar.
  • Favorece una buena digestión y reduce la acidez estomacal, los gases y las flatulencias.
  • Tiene propiedades antidepresivas.
  • Depura el organismo de toxinas.
  • Fortalece el sistema inmune.
  • Previene las enfermedades cardiovasculares.
  • Mejora los procesos de cicatrización.
  • Potencia la función cognitiva.
  • Es antibacteriana y antiséptica.
  • Mejora la circulación.
  • Reduce los niveles de azúcar en sangre.
Curcuma (2)

Preparación del remedio

Ingredientes

  • 1 taza de cúrcuma en polvo (120 g)
  • ½ taza de pimienta negra en polvo (60 g)
  • 2 tazas de aceite de oliva virgen extra, de extracción en frío (400 g)

Podemos preparar una mayor o menor cantidad, respetando siempre las proporciones que hemos indicado.

¿Qué debes hacer?

Para preparar este remedio solamente tenemos que mezclar estos tres ingredientes y conservarlos en un frasco de cristal oscuro, en un lugar fresco y seco.

¿Cómo lo tomamos?

Podemos tomar este remedio de una a tres veces al día:

  • A modo preventivo: una cucharada al día, por la mañana, antes del desayuno, o bien mezclada con los alimentos.
  • Como tratamiento: una cucharada, tres veces al día, media hora antes de cada una de las tres comidas principales.

Recuerda no dejar de lado tu tratamiento farmacológico, pues este remedio no te va a curar, pero va a ayudarte a que curarte sea más fácil.