Remedio con arcilla blanca, propóleo y lavanda para los eczemas

Elena Martínez · 15 octubre, 2016
Descubre un remedio natural y eficaz para combatir los eczemas y otros problemas cutáneos con arcilla blanca, propóleo y lavanda.

Las pieles problemáticas o delicadas, con eczemas o diferentes tipos de dermatitis, son difíciles de tratar tanto con medicamentos convencionales como con soluciones naturales. A menudo el problema puede desaparecer durante un tiempo, pero suele reaparecer por estrés, alergias o una mala alimentación, entre otros factores.

En este artículo presentamos un remedio natural y muy eficaz para combatir los eczemas y también otros problemas cutáneos con tres ingredientes: arcilla blanca, propóleo y lavanda.

También lee Eczemas de la piel: Causas, síntomas, diagnóstico y tratamiento

¿Se curan los eczemas?

Se pueden curar los eczemas

Los ezcemas o dermatitis son un problema de la piel que conlleva una inflamación y, en algunas ocasiones, también picor.

La dificultad para curarlos se debe a que hay muchas causas y factores que influyen en su aparición. A su vez, los medicamentos y cremas convencionales se centran en desinflamar, pero no en curar el trastorno.

No obstante, si cambiamos algunos hábitos y remedios naturales tendremos más posibilidades de dar con la verdadera causa:

  • La alimentación y las posibles intolerancias alimentarias (lactosa, gluten, frutos secos, azúcar, aditivos, etc.).
  • El estrés y los desequilibrios nerviosos.
  • El uso de productos de higiene y cosmética que nos causen una reacción sobre la piel, sobre todo aquellos que contienen sulfatos, parabenos y otras sustancias químicas perjudiciales.
  • Sequedad excesiva de la piel.

Un remedio natural y casero contra los eczemas

A continuación proponemos un remedio natural que podemos preparar en casa de manera muy sencilla. Es muy beneficioso para combatir los eczemas y otros problema cutáneos que causan inflamación, picor o irritación. 

Para elaborar este remedio se necesitan solo tres ingredientes de buena calidad, adquiridos en farmacias o herbolarios de confianza.

Arcilla blanca

La arcilla es un ingrediente indispensable para los problemas cutáneos. En el caso de los eczemas, los minerales presnetes en la arcilla ayuda a eliminar las toxinas que se acumulan en la piel, desinflaman y calman. Además, la arcilla blanca es una de las más suaves que existen, muy adecuada para la piel irritada.

Tratamiento de sal, arcilla y miel

Propóleo

El propóleo es, junto con el ajo, el mejor antibiótico natural. Reúne las mejores propiedades para combatir los eczemas. Es antibacteriano, antiinflamatorio, antiviral, cicatrizante y analgésico. Este remedio tópico se puede combinar con el consumo oral de propóleo.

También lee Beneficios y propiedades del propóleo

Lavanda

lavanda relax

La lavanda es una flor con virtudes antisépticas, antiinflamatorias y analgésicas. Además, es una gran regeneradora, muy adecuada para mejorar la renovación de la piel en caso de irritaciones y lesiones. La lavanda es, sobre todo, un remedio sedante ideal para calmar los picores.

También lee Descubre cómo hacer y utilizar el aceite de lavanda

Cómo preparar el remedio contra los eczemas

Ingredientes

  • 3 cucharadas de arcilla blanca en polvo fino (45 g)
  • 15 gotas de extracto líquido de propóleo puro sin alcohol
  • 1 cucharada de flores de lavanda secas (10 g)
  • Un vaso de agua (200 ml)

Elaboración

  1. Primero, calentamos el agua y, cuando llegue a ebullición, añadimos las flores de lavanda secas, y dejamos infusionar durante 10 minutos.
  2. Luego, apagamos el fuego, cubrimos el recipiente con una tapa y dejamos reposar durante otros 5 minutos.
  3. A continuación, colamos el líquido y lo dejamos enfriar hasta que alcance una temperatura adecuada para su utilización.
  4. Añadimos las gotas de propóleo al agua de lavanda.
  5. Vamos añadiendo este líquido a la arcilla en polvo. Para ello usamos utensilios y recipientes de cristal o madera, nunca de plástico o metal.
  6. Finalmente, añadimos líquido hasta conseguir una textura cremosa, no demasiado líquida para que no gotee, pero lo suficiente para aplicarla con facilidad sobre la piel.
Aceite de árbol de té y aceite de lavanda

Aplicación

  • Aplicamos una capa del remedio sobre la zona afectada y la dejamos actuar, sin cubrir, durante 20 minutos.
  • Luego, la retiramos con agua fría y nos secamos bien la piel.
  • A continuación aplicamos un aceite vegetal para hidratar la zona, por ejemplo, de coco o de almendra.
  • Aplicar dos veces al día en momentos de crisis, o una vez al día cuando estamos mejor, y tres veces por semana para mantenimiento.