Remedio con arcilla blanca, propóleo y lavanda para los eczemas

Elena Martínez 15 octubre, 2016
Además de aplicar este remedio de forma tópica para aliviar el picor de los eczemas, también debemos evitar los focos de estrés que puedan desencadenar los brotes

Las pieles problemáticas o delicadas, con eczemas o diferentes tipos de dermatitis, son difíciles de tratar tanto con medicamentos convencionales como con soluciones naturales.

A menudo el problema puede desaparecer durante un tiempo, pero suele reaparecer como consecuencia de los nervios, el estrés, la alimentación, etc.

En este artículo presentamos un remedio natural y muy eficaz para combatir los eczemas y otros problemas cutáneos con tres ingredientes medicinales: la arcilla blanca, el propóleo y la lavanda. 

¿Podemos curar los eczemas?

Se pueden curar los eczemas

Los ezcemas o dermatitis son un problema de la piel que conlleva una inflamación y, en algunas ocasiones, también picor.

La dificultad para curarlos se debe a que hay muchas causas y factores que influyen en su aparición. A su vez, que los medicamentos y cremas convencionales se centran en desinflamar, pero no en curar el trastorno.

No obstante, si cambiamos algunos hábitos y remedios naturales tendremos más posibilidades de dar con la verdadera causa:

  • La alimentación y las posibles intolerancias alimentarias (lactosa, gluten, frutos secos, azúcar, aditivos, etc.).
  • El estrés y los desequilibrios nerviosos.
  • El uso de productos de higiene y cosmética que nos causen una reacción sobre la piel, sobre todo aquellos que contienen sulfatos, parabenos y otras sustancias químicas perjudiciales.
  • Sequedad excesiva de la piel.

Un remedio natural, sencillo y eficaz

A continuación proponemos un remedio natural que podemos preparar en casa de manera muy sencilla.

Es muy beneficioso para combatir los eczemas y cualquier tipo de problema cutáneo que nos ocasione inflamación, picor o irritación. 

Para elaborar este remedio solamente necesitaremos tres ingredientes. No obstante, para que sea efectivo, nos aseguraremos de que sean de buena calidad, adquiridos en farmacias, herbolarios y centros de confianza.

Cada uno de estos ingredientes tiene propiedades específicas muy adecuadas para la piel:

Arcilla blanca

La arcilla es un ingrediente indispensable en cualquier problema cutáneo. En el caso de los eczemas, la arcilla nos ayuda a eliminar las toxinas que se acumulan en la piel, desinflamarla y calmarla, gracias a los minerales que contiene.

Además, la arcilla blanca es una de las más suaves que existen, muy adecuada para cuando la piel está irritada.

Tratamiento de sal, arcilla y miel

Propóleo

El propóleo es, junto con el ajo, el mejor antibiótico natural. Reúne las mejores propiedades para combatir los eczemas: antibacteriano, antiinflamatorio, antiviral, inmunoestimulante, cicatrizante y analgésico.

Podemos combinar este remedio tópico con el consumo oral del propóleo.

Lavanda

lavanda relax

La lavanda, que para este remedio usaremos en decocción, es una flor con virtudes antisépticas, antiinflamatorias y analgésicas.

Además, es una gran regeneradora, muy adecuada para mejorar la renovación de la piel en caso de irritaciones y lesiones.

La lavanda es, sobre todo, un remedio muy sedante ideal para calmar los picores.

Ingredientes

  • 3 cucharadas de arcilla blanca en polvo fino (45 g)
  • 15 gotas de extracto líquido de propóleo puro sin alcohol
  • 1 cucharada de flores de lavanda secas (10 g)
  • Un vaso de agua (200 ml)

Elaboración

Para preparar este remedio seguiremos los siguientes pasos:

  • Calentaremos el agua y, cuando llegue a ebullición, añadiremos las flores de lavanda secas y dejaremos que infusionen durante 10 minutos.
  • Pasado el tiempo indicado, apagaremos el fuego, cubriremos el recipiente con una tapa y dejaremos reposar la decocción durante otros 5 minutos.
  • Colaremos el líquido y lo dejaremos enfriar hasta que alcance una temperatura adecuada para su utilización.
  • Añadiremos las gotas de propóleo al agua de lavanda.
  • Iremos añadiendo este líquido poco a poco a la arcilla en polvo. Para ello usaremos siempre utensilios y recipientes de cristal o madera, nunca de plástico o metal.
  • Añadiremos líquido hasta conseguir una textura cremosa, que no sea demasiado líquida, para que no gotee, pero lo suficiente para que nos la podamos aplicar con facilidad sobre la piel.
Aceite de árbol de té y aceite de lavanda

Aplicación

Una vez tengamos este remedio listo nos lo aplicaremos del siguiente modo:

  • Nos pondremos una capa del remedio bastante gruesa sobre la zona afectada.
  • La dejaremos actuar, sin cubrir, durante 20 minutos.
  • Pasado el tiempo indicado la retiraremos con agua fría y nos secaremos bien la piel.
  • Recomendamos aplicar a continuación un aceite vegetal para hidratar la zona (por ejemplo, el de coco o el de almendra).

Nos aplicaremos este remedio dos veces al día en momentos de crisis, una vez al día cuando estemos mejor, y tres veces por semana a modo de mantenimiento. 

Te puede gustar