Remedio con cúrcuma y miel para reducir el dolor articular

Valeria Sabater · 5 enero, 2019
Además de ayudarnos a combatir la degeneración ósea y reducir la inflamación, tanto la cúrcuma como la miel nos ayudan a fortalecer nuestro sistema inmunitario.

Dicen los entendidos en medicina natural que la sencilla combinación de cúrcuma y miel no tiene precio. Se trata de un remedio lleno de antioxidantes, vitaminas y enzimas que actúan como un gran antiinflamatorio natural.

Si en tu día a día sufres dolores articulares o padeces desgaste óseo, no dudes en introducir en tu dieta esta maravillosa combinación.

A diferencia de los analgésicos, antiinflamatorios o antibióticos que tomamos para reducir el dolor y hacer frente a las infecciones, consumir cúrcuma y miel no nos traerá ningún efecto secundario.

Nuestro hígado y nuestra flora intestinal no se verán afectados.

A continuación te comentaremos más acerca de los grandes beneficios de estos dos componentes naturales que no deben faltar en casa.

Cúrcuma y miel, un remedio milenario

Cúrcuma con miel, un remedio milenario

Basta con una cucharada al día de cúrcuma y miel para cuidar de tu salud.

Ahora bien, es importante saber que para percibir mejoras en caso de padecer artritis o artrosis debemos ser constantes en el tratamiento. Lo ideal es tomarlo al menos durante dos semanas seguidas.

Si bien es cierto que la cúrcuma tiene una larga tradición en países asiáticos, a día de hoy podemos encontrarla casi en cualquier sitio.

Existen numerosos estudios médicos que avalan sus principios activos y medicinales para tratar diversas dolencias.

  • A día de hoy, siguen llevándose a cabo diversos estudios para averiguar cuál sería la cantidad diaria de cúrcuma que se necesitaría para poder luchar contra la acumulación de proteínas beta-amiloides. Esta acumulación es la causante de la formación de las placas que cursan con las enfermedades degenerativas.
  • Gracias a su poder antioxidante, la cúrcuma está considerada como un remedio natural muy recomendable para combatir la inflamación y para prevenir enfermedades como el Alzhéimer.

Veamos ahora cómo puede ayudarnos la combinación de un poco de miel con cúrcuma.

1. Un remedio antiinflamatorio

Remedio natural antiinflamatorio

  • La curcumina junto con la miel evitan la liberación de »eicosainodes». Estos componentes  actúan como mediadores de la inflamación y promueven a su vez la acumulación de prostaglandinas.
  • Tanto la cúrcuma como la miel son dos elementos naturales efectivos para disminuir la degeneración ósea. Lo hacen controlando la liberación de ciertas proteínas que cursan con la inflamación y el deterioro tanto del hueso como del cartílago.
  • La cúrcuma y la miel actúan de un modo similar a como lo hacen los medicamentos esteroideos y no esteroideos.
  • Tanto la miel como la cúrcuma reducen la histamina en nuestro organismo y elevan la cortisona natural para combatir todo proceso inflamatorio sin ningún efecto secundario.

Te interesa saber: Beneficios de la cúrcuma para combatir dolores y luchar frente al cáncer

2. Fortalece nuestro sistema inmunitario

Si hay algo esencial a la hora de tratar procesos asociados a la artritis o la artrosis, es combatir los agentes patógenos que aparecen durante la inflamación de las articulaciones.

Si contamos con unas defensas fuertes, podremos hacer frente a estos estados de dolor que tanto limitan nuestra actividad diaria.

Ahora bien, hemos de tener en cuenta que este tipo de enfermedades no tienen cura. Los remedios naturales nos ayudarán solamente a tener una mejor calidad de vida,

  • La cúrcuma es muy rica en  compuestos antioxidantes, además de la vitamina C y E que nos ayudan a mejorar nuestras defensas naturales.
  • Según un estudio llevado a cabo en la Universidad de Copenhague (Dinamarca), la cúrcuma dispone de un péptido antimicrobiano, conocido como CAMP,  que permite a nuestro sistema inmunitario combatir diversas bacterias, virus u hongos, sin que antes hayan entrado en contacto con ellos.
  • La miel, por su parte, es un antibiótico natural muy usado desde la antigüedad. Es capaz de reforzar nuestras defensas para hacer frente a muchas enfermedades.

No obstante, este remedio sólo será eficaz si somos constantes a la hora de tomarlo.

Remedio con cúrcuma y miel

curcuma-y-miel-dorada

Ingredientes

  • ¼ taza de miel de abejas (25 g).
  • 1 cucharada de cúrcuma en polvo (10 g).

Utensilios

  • 1 recipiente de cristal hermético.

Preparación

  • Lo más importante es encontrar una miel que sea orgánica para que conserve sus propiedades intactas. En ocasiones, las que nos venden en los supermercados contienen demasiado azúcar y nos puede traer más riesgos que beneficios. Si puedes, cómprala directamente a un apicultor.
  • Coloca 100 gramos de miel pura en un frasco de cristal y agrega una cucharada de cúrcuma.
  • Mezcla bien y toma cada mañana una cucharada de esta combinación maravillosa.

Si tomas medicamentos anticoagulantes, es mejor consultar con tu médico antes de introducir la cúrcuma en tu dieta.

  • P.N. Ravindran. (2007). Turmeric : The genus Curcuma. Journal of Chemical Information and Modeling. https://doi.org/10.1017/CBO9781107415324.004
  • Ulloa, A., Mondragón Cortez, P. M., Rogelio, Q. F. B., Rodríguez, R., Juan, Q. F. B., Reséndiz Vázquez, A., … Ulloa, R. (2010). La miel de abeja y su importancia. Revista Fuente. https://doi.org/10.1007/978-3-642-35125-9_6
  • Noticias de la ciencia. (Consulta 2018). La cúrcuma puede ejercer un efecto positivo para el sistema inmunológico. Online [https://noticiasdelaciencia.com/art/4643/la-curcuma-puede-ejercer-un-efecto-positivo-para-el-sistema-inmunitario-innato].