Remedio energizante y medicinal con té y avena

Este artículo fue redactado y avalado por Valeria Sabater
· 19 marzo, 2015
La rhodiola nos ayuda a reducir el estrés crónico y el cansancio. La avena, por su parte, nos aporta vitaminas y minerales y un plus de energía.

Si consideras que necesitas un poco de fuerza extra en tu día a día, te recomendamos que pruebes el siguiente remedio energizante preparado a partir de avena y rhodiola, una planta cuyas propiedades conocida por mejorar el rendimiento físico.

No hace falta ser deportista para beneficiarnos de las propiedades de un remedio energizante. Hay días en que nos levantamos más cansados de lo normal y momentos en que nos miramos al espejo, sin fuerzas, y nos preguntamos cómo vamos a poder enfrentarnos a esa jornada.

¿Y qué decir de esas tardes en que volvemos a casa con dolor de cabeza, cuando aún nos quedan un sinfín de tareas por hacer?

Para esos casos es necesario buscar un poco de ayuda extra, para así recuperar fuerzas y poder cumplir con lo necesario y así, al finalizar el día, estar más tranquilos.

Por supuesto, hay que recordar que ningún remedio vendrá a ser una cura milagrosa si no se acompaña de un conjunto de buenos hábitos de vida. Por lo tanto, te recomendamos hacer los ajustes necesarios para que la siguiente bebida pueda tener un mayor alcance.

Los beneficios del remedio energizante

La combinación de la rhodiola y la avena convierte a esta bebida en un potente batido energizante. Cabe destacar que es apta para el consumo tanto de jóvenes como de personas mayores e, incluso, personas con diabetes. Entre sus beneficios se encuentran:

  • Satisface el apetito.
  • Combate la fatiga y la debilidad generalizada.
  • Mejora la circulación y la oxigenación cerebral, con lo cual, ayuda a combatir el dolor de cabeza y a mejorar la concentración.

Con el consumo de esta bebida, obtendrás un buen cóctel de antioxidantes, vitaminas y minerales, que son los nutrientes perfectos para recuperarte, en cualquier momento que te sientas sin fuerzas, mareado o con el ánimo bajo. Se trata de un reconstituyente natural muy bueno para quienes tienen el sistema inmunitario debilitado.

Te puede interesar: 3 formas de preparar licuados veganos

Acerca de la rhodiola

Es posible que sientas curiosidad saber más acerca de la rhodiola. Bien, empezaremos por decirte que puedes encontrarlo fácilmente en herbolarios y tiendas naturistas, e incluso en la sección de infusiones de tu supermercado. A menudo, se comercializa en forma de infusión.

La Rhodiola rosea es una planta medicinal que los soldados rusos solían utilizar para recuperar las fuerzas en las batallas.

En China, por ejemplo, se le conoce como “la raíz dorada” y se le otorgan facultades reconstituyentes, energéticas. También se utiliza como remedio para mejorar el estado de ánimo.

Debes saber, además, que la rhodiola es conocida por sus propiedades para reducir el estrés crónico, tratar el cansancio y fortalecer el sistema inmunitario

Hay que recordar que las personas afectadas por un nivel de estrés muy elevado suelen tener las defensas más bajas y son más susceptibles a la hora de contraer infecciones y enfermedades virales. No dudes pues en llevar a tu hogar algo de infusión de rhodiola.

Ahora, en lo que respecta al remedio energizante, al combinar las propiedades de la rhodiola con la avena, la reina de los cereales, los beneficios se multiplican. 

La avena está considerada como un superalimento porque es rica en múltiples vitaminas y minerales. Es especialmente útil a la hora de regular el llamado colesterol malo y fortalecer la salud general.

La rhodiola.

Receta del remedio energizante

Ingredientes

  • 1 vaso de agua mineral (250 ml).
  • 2 cucharadas soperas de copos de avena (40 gramos).
  • 1 cucharada de rhodiola (20 gramos).
  • 2 cucharadas de miel de abejas (40 gramos).

Preparación

  • Lo primero que haremos es la decocción de la rhodiola. Si lo compras en forma infusión, bastará con poner una sola bolsita en la tetera junto con medio vaso de agua, pero si compras rhodiola suelta, en una tienda natural, deberás hacer la decocción en una cazuela. Para ello, añade 100 ml de agua y permite que esté en el fuego 20 minutos.
  • Es el momento de preparar la avena. Si compras avena de cocción rápida será mucho más fácil. Solo tendrás que añadir las dos cucharadas soperas a medio vaso de agua mientras dejas que llegue a su punto de ebullición. Muy fácil. Ahora bien, si sueles usar avena normal, tendremos que dejarla en remojo durante dos horas.
  • ¿Siguiente paso? Nos iremos a la batidora para incluir en ella la infusión de rhodiola y nuestro preparado de avena. Enciéndela a la máxima potencia y permite que todos los componentes se unifiquen. Verás que, al poco, adquiere un atractivo color crema de olor agradable.
  • Lo que haremos ahora es pasar la bebida por un colador para eliminar los restos que puedan quedar de la avena, para después, llevarlo ya a nuestro tazón favorito. Puedes añadir cubos de hielo si deseas tomarlo fresco.
  • Para endulzarlo, puedes añadirle las dos cucharadas de miel. Así mismo, hay quien disfruta mucho espolvoreando también un poco de canela. Lo que sí está claro es que el sabor es suave y muy agradable, sienta muy bien cuando llega al estómago y es fácil de digerir.
  • Para concluir, queremos darte un consejo más: bébetelo con calma y sentada. Disfruta de ese momento de tranquilidad relajándote un poco. Verás cómo, al cabo de media hora, te sientes un poco más fuerte y relajada, además de animada.

Recomendaciones

El remedio energizante se puede consumir en cualquier momento. La única recomendación es no exceder la toma de un vaso al día, ya que de lo contrario, podría llegar a activarnos demasiado.

¿Te animas a preparar este remedio a base de avena y rhodiola? No lo dudes, combate tu cansancio con esta sencilla pero potente bebida.

  • Sharangi, A. B. (2009). Medicinal and therapeutic potentialities of tea (Camellia sinensis L.) - A review. Food Research International. https://doi.org/10.1016/j.foodres.2009.01.007
  • Khan, N., & Mukhtar, H. (2013). Tea and Health: Studies in Humans. Current Pharmaceutical Design. https://doi.org/10.2174/1381612811319340008
  • Khalaf, N. A., Shakya, A. K., Al-Othman, A., El-Agbar, Z., & Farah, H. (2008). Antioxidant activity of some common plants. Turkish Journal of Biology.
  • Adom, K. K., & Liu, R. H. (2002). Antioxidant activity of grains. Journal of Agricultural and Food Chemistry. https://doi.org/10.1021/jf0205099