Remedio de miel y ajo para cuidar el hígado

Valeria Sabater·
06 Octubre, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el médico Nelton Abdon Ramos Rojas al
04 Abril, 2019
Hay quienes toman una cucharada de miel con ajo todos los días para cuidar la salud de su hígado. A continuación te contamos el porqué.

El remedio de miel y ajo es uno de los más populares a la hora de aliviar molestias como la irritación de garganta. Sin embargo, ¿sabías que también se podría utilizar para cuidar el hígado?

Según creencias, tanto el ajo como la miel serían alimentos adecuados para cuidar la salud hepática, puesto que ambos contienen una considerable cantidad de antioxidantes y nutrientes esenciales.

A continuación te comentaremos más acerca de los ingredientes de este remedio, sus posibles aportes a la salud y también, la receta para elaborarlo en casa.

¿Cómo podría contribuir la miel con la salud hepática?

 

Ls expertos de la Fundación Española de la Nutrición (FEN) señalan que la miel es un alimento que ofrece grandes posibilidades terapéuticas.

En su composición, se pueden encontrar: azúcares, aminoácidos, los taninos, la glucosa y los alcaloides. Por ello, se considera que es un alimento que, de incluirse en la dieta, podría brindar beneficios a la salud.

De acuerdo con un estudio publicado en el año 2017, la miel ha demostrado tener un fuerte potencial antioxidante. Y se llegó a la conclusión de que la miel de colores oscuros suelen ser más ricas en compuestos fenólicos y, por ende, tienen mayor capacidad antioxidante.

Tradicionalmente, a este alimento se le han atribuido propiedades antibióticas y antiinflamatorias. Sin embargo, hoy en día se suele destacar su capacidad antioxidante, en vista de los hallazgos de las últimas investigaciones.

Algunas hipótesis apuntan que la miel podría mejorar la salud hepática, dado su contenido de antioxidantes. Sin embargo, aún queda mucho por investigar al respecto.

Los expertos en dieta y nutrición advierten que, si bien es un alimento sano, debe consumirse con moderación en la dieta puesto que es muy rico en calorías. 

Descubre: 9 cosas que sucederán cuando empieces a comer miel a diario

¿Cómo podría contribuir el ajo con la salud hepática?

Siguiendo más o menos la hipótesis de la miel, se ha llegado a plantear que, quizás, el ajo podría contribuir con la salud hepática, también por su contenido de antioxidantes y nutrientes esenciales, como la vitamina B6 y el potasio.

Recordemos que los expertos de la Fundación Española de la Nutrición indican que el ajo es una fuente de proteínas, yodo, fósforo, potasio, vitamina B6 y compuestos sulfurados.

Según un estudio publicado en el 2009, el extracto de ajo fresco podría proteger al hígado de la toxicidad inducida por acetaminofén (Paracetamol) en roedores. Por supuesto, habría que estudiar esto en seres humanos.

Ahora bien, ¿podría ser útil tomar una cucharada de miel y ajo todos los días para cuidar la salud hepática? No existe evidencia científica que permita afirmar tal cosa. Sin embargo, si deseas hacerlo, al menos procura mantener un estilo de vida saludable para mantenerte sano. No te apoyes solo en el consumo de un remedio.

Descubre: ¿Qué son los antioxidantes y para qué sirven?

Receta del remedio de miel y ajo

Bote de miel artesanal.

Ingredientes y materiales

  • 1 frasco de cristal
  • 1 cabeza de ajos
  • La miel suficiente para cubrir la capacidad del tarro que hayas elegido

Preparación

  • Lo primero que vamos a hacer es desgranar los ajos. Pélalos uno por uno y, después, pártelos por la mitad con un cuchillo afilado. De este modo, sus compuestos naturales y terapéuticos quedarán impregnados en la miel.
  • El siguiente paso es sencillo. Dejaremos los ajos abiertos en el fondo del tarro de cristal e iremos vertiendo poco a poco la miel.
  • El objetivo es evitar que se queden vacíos o burbujas. Debe quedar todo cubierto. Para ello, ayúdate de una cuchara para que, lentamente, quede todo envasado al vacío. De este modo podrá macerar de forma correcta.
  • Una vez listo, cierra el frasco de forma hermética y permite que pase una semana. Después, ya podremos consumirla con normalidad.

Modo de consumo

  • Podemos ingerir una cucharada del producto en ayunas, ya sea sola o diluida en media taza de agua tibia.

¿Cómo tener un hígado sano?

Una de las cosas que nunca deberíamos olvidar es que la salud del hígado es imprescindible para nuestra vida y nuestro bienestar. Esto significa que todo hábito incorrecto, como puede ser el tabaco, una mala alimentación o incluso mantener una vida sedentaria nos trae consecuencias.

Seguro que en alguna ocasión habrás pasado esos días en que te notas hinchado, con las energías muy bajas, mal sabor de boca y, además, percibes que tus digestiones son muy pesadas. ¿A qué se debe?

Antes de recurrir a la automedicación, lo más recomendable es que acudas a tu médico para un chequeo. Asimismo, es recomendable que mejores tus hábitos alimenticios.

  • Un hígado sano favorece la circulación y un adecuado flujo sanguíneo. Además, consigue separar de forma correcta los nutrientes de las sustancias tóxicas de nuestro cuerpo.
  • Es necesario beber abundante líquido para favorecer esta depuración interna.
  • El hígado necesita un nivel adecuado de antioxidantes y de vitamina C. Por lo tanto, asegúrate de tomar alimentos que los contengan.
  • Una buena alimentación es clave para mantener el hígado sano. Un modelo que puede inspirarte es el plato de Harvard.

Si tienes dudas acerca de cómo mantener una buena salud hepática, consulta con tu médico y sigue sus recomendaciones. 

  • Liver, E. A. for the S. of the. (2016). Fast facts about liver disease. https://doi.org/10.1007/BF02424977
  • Khan, S. U., Anjum, S. I., Rahman, K., Ansari, M. J., Khan, W. U., Kamal, S., … & Khan, H. U. (2018). Honey: Single food stuff comprises many drugs. Saudi Journal of Biological Sciences, 25(2), 320-325.
  • Kumar, K. S., & Bhowmik, D. (2010). Medicinal uses and health benefits of Honey: An overview. J Chem Pharm Res.
  • Tsai, C. W., Chen, H. W., Sheen, L. Y., & Lii, C. K. (2012). Garlic: Health benefits and actions. BioMedicine (Netherlands). https://doi.org/10.1016/j.biomed.2011.12.002
  • Rivlin, R. S. (2001). Historical perspective on the use of garlic. The Journal of Nutrition. https://doi.org/10.1093/jn/131.3.951S
  • Zou, L., Zhang, R., Gao, H., Xiao, J., & Tipoe, G. L. (2018). Garlic and Liver Diseases. In The Liver (pp. 337-347).