Remedio natural del bicarbonato de sodio y el limón

Valeria Sabater · 24 septiembre, 2019
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el médico Nelton Abdon Ramos Rojas el 24 septiembre, 2019
Según la medicina tradicional, este remedio se debe tomar por las mañanas y en ayunas para aprovechar todos sus beneficios. Sin embargo, lo más recomendable es consultar al médico. Al ser rico en sodio, las personas con hipertensión o problemas cardíacos deben evitar su consumo.

Puede que hayas oído hablar de los beneficios de combinar agua con elementos como el bicarbonato de sodio y el limón exprimido. Se ha escrito mucho sobre el tema y sobre sus virtudes, de ahí que valga la pena enforcarlo desde un punto de vista científico y desde el práctico.

Usar el bicarbonato de sodio y el limón para la buena salud

Esta combinación ha suscitado mucha polémica, y también mucha expectación. La razón se basa, ante todo, en la idea de que consumir limón con bicarbonato puede protegernos ante la incidencia del cáncer.

No obstante, conviene dejar en claro desde un primer momento que, como afirman entidades especializadas en este tema, se trata de una afirmación falsa. Existen muchos alimentos etiquetados bajo el término «anti-cancerígenos», y no se trata más que de elementos naturales con propiedades antioxidantes y alcalinizantes.

Sin embargo, que tengan estas propiedades no significa que pueda evitar que padezcamos esta enfermedad, y aún menos que consigamos curarla.

Recuerda, el bicarbonato de sodio y el limón, al igual que otros alimentos como los tomates, las fresas, los duraznos o las uvas, nos ofrecen vitaminas, minerales y otros nutrientes, los cuales pueden ayudar a prevenir enfermedades en un pequeño porcentaje.

No obstante, no son una cura. Son una pequeña ayuda pero no una solución directa e infalible, y de hecho su contenido en sodio puede representar una amenaza para la salud, de acuerdo con lo que informa la FDA. Entonces, ¿los debemos tomar?

Aunque siempre debemos consultar con un médico antes de añadirlo a la dieta, una buena alimentación con este tipo de elementos suele ser positiva, salvo en ciertos casos. Además, sumada a una vida sana, puede ayudarnos a mejorar nuestra salud enormemente. Estos son algunos de los beneficios que se obtienen con ella:

1. Alcalinizante

La mezcla del bicarbonato de sodio y el limón tiene la facultad de alcalinizar el organismo. Esto nos ayuda, por ejemplo, a combatir la acidosis, que puede ocurrir cuando los riñones no eliminan suficiente ácido del cuerpo o cuando el organismo produce demasiado. Es, por lo tanto, un buen complemento para cuidar los riñones y facilitar su trabajo.

2. Digestivo

Aceite de limón con múltiples propiedades.

Si a los efectos beneficiosos del limón para la digestión le añadimos un poquito de bicarbonato de sodio, conseguiremos una mezcla muy positiva para que nuestro sistema digestivo funcione mucho mejor. Se trata de un buen antiácido que, además, combate las flatulencias.

Otra virtud que se debe tener en cuenta es que puede ayudarnos a combatir el reflujo gastroesofágico, gracias a las propiedades antiácidas que ya citamos.

A pesar de esto, siempre es recomendable consultar con un profesional para encontrar el tratamiento indicado para este problema, que en todo caso podría complementarse con el consumo de este elemento.

Puede interesarte: 3 recetas ideales para personas con problemas digestivos

3. Depurativo

De acuerdo con la medicina tradicional, es un gran acierto empezar el día con este remedio. En teoría, nos permite depurar el hígado y cumplir nuestra jornada con el aporte vitamínico necesario. Sin embargo, no hay evidencia científica que confirme la eficacia de estos elementos como depurativos.

4. Un buen regulador

Según los usus tradicionales de este zumo y las virtudes que se le atribuyen, beber agua que sea rica en bicarbonato sódico nos va a permitir regular el nivel de colesterol malo LDL. La consecuencia de ello será una mejora de nuestra salud cardiovascular.

No obstante, al no tratarse de un efecto científicamente comprobado, lo mejor es consultar con el médico acerca de su conveniencia, siempre para complementar el tratamiento medicamentoso que el profesional indique.

Lee también: ¿En qué consiste el tratamiento de la gastritis?

¿Cómo tomar este remedio y quién no debería hacerlo?

Prepararlo es verdaderamente fácil. Las recetas que históricamente se han seguido indican que no tenemos más que servirnos un vaso de agua mineral —natural— y añadir una cucharadita de bicarbonato sódico y el jugo de medio limón. Remueve bien y bébelo por las mañanas y en ayunas.

Las creencias populares afirman que no se ha de tomar con el estómago lleno, ya que puede ser contraproducente; siempre deberías hacerlo por las mañanas y antes de las comidas. Muchos aconsejan tomarlo a lo largo de dos semanas seguidas, para luego descansar dos más.

El bicarbonato de socio permite eliminar los malos olores.

Se debe considerar que el consumo excesivo de bicarbonato sódico puede llevar a la alcalosis, así que es mejor alternar su uso. Recuerda también que no es adecuado tomar este remedio si sufres  gastritis. Asimismo, las personas que sufren hipertensión o problemas cardíacos también deben abstenerse, debido a su nivel de sodio.

En definitiva, este remedio es muy sencillo, a la vez que beneficioso; mejorará nuestras digestiones y otras varias funciones básicas. Respecto a su fama para combatir el cáncer, es mejor no darle demasiada veracidad.

Como conclusión, debe tomarse solo como beneficio general para la salud, siempre recordando que no es una fórmula milagrosa y con la indispensable aprobación del médico, quien también deberá especificar la metodología, las proporciones y el período máximo de consumo.

  • Moro, A. (2011). Las increíbles propiedades del bicarbonato de sodio [Fragmento]. https://xochipilli.files.wordpress.com/2012/01/bicarbonato-de-sodio-remedios-y-usos.pdf
  • Ana Niurka Hernández-Lauzardo, Silvia Bautista-Baños, Miguel Gerardo Velázquez-del Valle. 2006. Uso de Microorganismos Antagonistas en el Control de Enfermedades Postcosecha en Frutos. http://www.scielo.org.mx/pdf/rmfi/v25n1/v25n1a9.pdf