3 remedios a base de ajo para tratar los hongos vaginales

Elena Martínez · 28 marzo, 2018
Además de consumirlo, también podemos aprovechar el poder del ajo de forma tópica para combatir la proliferación excesiva de hongos vaginales, aliviar las molestias y recuperar el equilibrio perdido

Los hongos vaginales son un problema común para muchas mujeres que los sufren de manera frecuente.

Estos les causan molestias o picores y, por lo tanto, pueden ser un gran inconveniente en su rutina diaria y en sus relaciones de pareja. Por este motivo, recomendamos tratarlos de manera natural lo antes posible.

En este artículo compartimos 3 remedios caseros a base de ajo, un poderoso antifúngico natural que nos ayudará a eliminar los hongos vaginales de manera rápida y efectiva. 

Los hongos vaginales

duchas-vaginales

La mayoría de las mujeres han sufrido hongos vaginales alguna vez o incluso los padecen de manera habitual.

Aunque nuestra vagina tiene una flora natural de microorganismos, el problema está cuando algunos de ellos proliferan de manera exagerada por diferentes factores:

  • Cambios hormonales (por ejemplo, durante la menopausia)
  • Antibióticos, esteroides y anticonceptivos
  • Exceso de calor y humedad
  • Diabetes
  • Sobrepeso
  • Ropa interior sintética
  • Dieta rica en azúcares y refinados

Los síntomas frecuentes de los hongos vaginales son la irritación, el picor, la inflamación y las secreciones de flujo blanquecinas.

Si nuestro sistema inmunitario funciona de manera correcta, las defensas del organismo se encargarán de equilibrar de nuevo los microorganismos.

Candida albicans

La infección fúngica vaginal más frecuente es por la Candida albicans. Muchas mujeres la tienen en mayor o menor medida, algunas incluso sin sospecharlo.

Es importante destacar que casi todas las mujeres tenemos este hongo en nuestro organismo. No obstante, suele estar en equilibrio sin causar problemas de salud.

  • En el momento que notemos los primeros síntomas, deberemos tratarlo con estos remedios naturales o con el tratamiento adecuado.
  • Es fundamental prevenir o tratar la candidiasis porque puede extenderse a otras partes de nuestro cuerpo: sistema digestivo, aparato respiratorio, etc.

¿Quieres conocer más? 15 remedios para curar los hongos de la piel

Los beneficios del ajo

El ajo es un alimento medicinal que se usa para tratar muchas enfermedades desde la antigüedad. Destaca por ser un excelente antibiótico sin efectos secundarios, así como por su capacidad para mejorar la circulación y prevenir las enfermedades cardiovasculares.

El ajo es un poderoso antioxidante que combate el envejecimiento celular que nos causan los radicales libres. Además, sus virtudes depurativas facilitan la eliminación de toxinas que se acumulan en el organismo.

De este modo, comer ajo es un remedio preventivo para una buena salud.

En el caso de los hongos vaginales, hay que destacar que el ajo es un potente fungicida. Gracias a su contenido en alicina, el ajo combate una gran variedad de hongos, virus y bacterias.

No obstante, debemos tener en cuenta que, además de los beneficios de consumirlo, también podemos aprovechar sus aplicaciones tópicas.

3 remedios caseros

1. Inserción del ajo

dientes-ajo

El remedio casero más sencillo consiste en introducir en la vagina medio diente de ajo recién cortado.

  • Para facilitar su posterior extracción, deberemos usar una aguja y un hilo para crear una especie de tirador, como si fuera un tampón. De este modo, no correremos el riesgo de no poder sacarlo.

Dejaremos que el trozo de ajo actúe durante la noche, a no ser que sintamos una excesiva molestia o irritación. Sí que es posible que notemos un ligero picor o calor.

Mediante este sencillo remedio, el ajo irá soltando la alicina de manera gradual para eliminar los hongos.

¿No lo sabías? Cómo usar el ajo para el tratamiento de hongos vaginales

2. Saquito de ajo

Si queremos utilizar un remedio un poco más elaborado, podemos hacerlo del siguiente modo:

  • Machacar dos o tres dientes de ajo.
  • Envolverlos en una gasa esterilizada como si quisiéramos hacer un saquito y hacerle un nudo.
  • Introducir el saquito en la vagina a modo de tampón, dejando el nudo fuera de la vagina.
  • Dejar que actúe durante un máximo de 4 horas. Es fundamental que no sobrepasemos este tiempo para no causar una irritación grave de la zona íntima.

3. Aceite de ajo

aceite-ajo

Si queremos una opción más cómoda podemos comprar cápsulas de aceite de ajo. Este suplemento se vende para facilitar el consumo de este alimento a quienes necesitan tomarlo a modo de tratamiento. No obstante, nosotras aprovecharemos para usarlas de manera tópica.

  • Abriremos una cápsula y pondremos el aceite sobre una toallita íntima.
  • Nos la pondremos en las braguitas y dejaremos que el calor y la humedad faciliten la acción de los principios activos.
  • Estos llegarán al canal vaginal mediante los vapores y el contacto directo, sin necesidad de introducirnos el ajo.