Remedios caseros para controlar la fiebre

Este artículo ha sido verificado y aprobado por el farmacéutico Sergio Alonso Castrillejo el 25 diciembre, 2018
Thady Carabaño · 28 diciembre, 2018
Nuestro cuerpo es inteligente. La fiebre es una de las acciones más brillantes de su estrategia para atacar las infecciones. Controlar la fiebre con remedios caseros es una gran fórmula para restablecer la salud cuando ésta se eleva demasiado.

La temperatura humana normal oscila entre los 36 y 37 grados centígrados. Sin embargo, cuando el cuerpo detecta la presencia de una infección, el organismo eleva la temperatura corporal para reducir el movimiento de los microorganismos y controlar la fiebre puede ser una tarea complicada.

Si provocó temperaturas altas de forma espontánea es porque se prepara para eliminar bacterias y virus dañinos. Es decir, la fiebre no es un problema, sino parte de la curación, a menos que la temperatura supere los 38,5 ºC. En tal caso, sí es momento de actuar para que el cuerpo recupere su normalidad.

Remedios caseros para controlar la fiebre

Mujer con una taza mirando el termómetro.
Cuando la temperatura se eleva mucho controlar la fiebre puede ser una tarea complicada.

Hipócrates, el famoso médico de la antigua Grecia, dijo: «Dame fiebre y curaré toda enfermedad». Se refería a la capacidad del cuerpo de destruir enemigos internos mediante el calor. La medicina hipocrática confiaba en ese poder de autosanación.

Ciertamente, las bacterias y virus pueden vivir cómodamente en el interior de nuestro cuerpo, ya que nuestra temperatura normal es perfecta para su crecimiento.

Sin embargo, al toparse con la fiebre, ven limitada su capacidad de reproducción, lo que permite que las defensas del cuerpo los combatan de manera más efectiva.

Asique la fiebre es nuestra aliada. No obstante, podemos sumarnos a la batalla que libra nuestro cuerpo para recuperar la salud si adoptamos acciones que se unan a su inteligencia natural.

De esta manera, usar remedios caseros para controlar la fiebre es la opción ideal.

Lee este artículo: Fiebre en los niños pequeños: qué debemos hacer

Caldo de cáscaras de patatas

Caldo.
El caldo de patatas es muy nutritivo e hidratante para controlar la fiebre.

Hay que mantenerse bien hidratados para reponer los líquidos que se pierden a través del  sudor. Por lo que prepara sopas llenas de elementos nutritivos para reforzar tu sistema inmunitario.

Esto permitirá que el cuerpo se dedique a combatir la fiebre sin dedicar mayor esfuerzo en el proceso digestivo. Un caldo de cáscaras de patatas tiene vitaminas y minerales ideales para restaurar tu salud.

Ingredientes

  • 3 patatas o papas medianas
  • 1 zanahoria
  • 4 dientes de ajo
  • 1 tallo de apio
  • 1 cebolla
  • 4 tazas de agua (1 litro)
  • Perejil picado (opcional)
  • Sal y pimienta (al gusto)

Preparación

  • Primero lava y pela las verduras. Reserva las cáscaras de las patatas.
  • Segundo, pica las verduras en rodajas.
  • Tercero. Coloca el agua en una cacerola. Añade las cáscaras y los demás ingredientes.
  • Lleva a ebullición y deja que hierva de 30 a 45 minutos, hasta que las verduras ablanden.
  • A continuación, cuela y deja enfriar.
  • Agrega sal y pimienta al gusto.
  • Por último, puedes agregar un poco de perejil para sazonar y para reforzar los componentes minerales.

Compresas de patatas y vinagre

Con las patatas también puedes preparar otro antiguo remedio casero para controlar la fiebre.

En este caso, en lugar de consumirlas, las pondrás en contacto con tu cuerpo para que su efecto sanador fluya a través de la piel. Ya verás como tu fiebre cede 20 minutos después de aplicar estas compresas.

Ingredientes

  • 2 patatas
  • 2 tazas de vinagre (de cualquier tipo) (500 ml)

Preparación

  • Primero, pela las papas y córtalas en rodajas.
  • Segundo, remójalas en vinagre durante 1 hora.
  • Tercero y último, escurre las papas durante 10 minutos y colócalas sobre tu frente, previamente envueltas con un paño.

Té de jengibre

Para combatir la fiebre, las infusiones no solo repararán tu salud, sino que te envolverán con su encantador aroma.

Entre las propiedades del jengibre destaca la de restaurar el sistema inmunitario. Consume este té cuando la fiebre empiece a subir y repite la toma después de 6 horas, si la fiebre continúa.

Ingredientes

  • 1 cucharada de jengibre fresco rallado (15 g)
  • 2 tazas de agua (500 ml)
  • Miel (al gusto)

Preparación

  • Simplemente coloca el agua en una olla y deja hervir.
  • Después, agrégalo al agua y espera a que el líquido se reduzca a un cuarto de su cantidad original.
  • Deja reposar y cuela.
  • Finalmente, agrega miel a cada taza que bebas.

Descubre: Cómo bajar la fiebre con infusiones naturales

Té de albahaca

Infusión de albahaca.
Una infusión de albahaca es un remedio muy eficaz para controlar la fiebre.

En la alacena de la casa no debe faltar una minibotica natural de hojas frescas o secas de manzanilla, tomillo, caléndula, albahaca y raíces de jengibre.

La albahaca tiene propiedades antisépticas, antiinflamatorias y antiespasmódicas. Es un fantástico remedio casero para controlar la fiebre y reducir el calor de tu cuerpo.

Ingredientes

  • 2 cucharadas de hojas de albahaca (30 g)
  • 1 taza de agua  (250 ml)

Preparación

  • Primero, calienta el agua y, cuando hierva, añade la albahaca.
  • Después, tapa la olla y deja reposar unos minutos antes de colar.
  • Por último, evita usar azúcar en esta mezcla: endulza con miel.

Consejo 1: reposa

Descansa. Tu cuerpo recalentado no debería estar dedicado a otra actividad que no sea dormir. Tener fiebre es motivo para dedicarte a recuperar la salud.

Lo que sí debes hacer durante este tiempo es monitorear tu temperatura corporal cada 2 horas para asegurarte de que no alcance niveles peligrosamente altos.

Consejo 2: toma un baño con agua tibia

Es un popular remedio casero para controlar la fiebre. El agua tibia te hará sentir bien y el baño ayudará a que baje la temperatura de tu cuerpo.

No es necesario ni que te enjabones. Solo mantente bajo el agua durante 5 a 10 minutos, hasta sentir frescura.

  • Si no tienes ánimo de entrar a la ducha, puedes colocar compresas de agua fría en las áreas de mucho calor como las axilas y la ingle. Así ayudarás a reducir la temperatura a medida que el agua se evapora.

Consejo 3: usa picante

Añadir un buen toque de pimienta o trozos de chile o ají en sopas e infusiones es uno de los más sorprendentes remedios caseros para controlar la fiebre.

Justamente, la explosión sensorial que provoca el picante favorecerá la sudoración, la expulsión de toxinas, equilibrará la temperatura del cuerpo y favorecerá tu irrigación sanguínea.

Si no eres fanático del picante úsalo con moderación para que puedas disfrutar de sus efectos y no generes un nuevo malestar por consumirlo en exceso. Estos remedios caseros para controlar la fiebre ayudarán a que la calentura del cuerpo ceda.

Si por el contrario, tu cuerpo no para de encenderse a temperaturas altas durante más de 3 días y tienes otros síntomas como erupciones, dificultades respiratorias, excesivos dolores musculares, entre otros, no te quedes en casa. Es momento de acudir al médico para hacerte un chequeo general y aplicar un tratamiento más contundente.

  • Ali, B. H., Blunden, G., Tanira, M. O., & Nemmar, A. (2008). Some phytochemical, pharmacological and toxicological properties of ginger (Zingiber officinale Roscoe): A review of recent research. Food and Chemical Toxicology. Elsevier Ltd. https://doi.org/10.1016/j.fct.2007.09.085
  • Suppakul, P., Miltz, J., Sonneveld, K., & Bigger, S. W. (2003, May 21). Antimicrobial properties of basil and its possible application in food packaging. Journal of Agricultural and Food Chemistry. https://doi.org/10.1021/jf021038t
  • Wong, P. Y. Y., & Kitts, D. D. (2006). Studies on the dual antioxidant and antibacterial properties of parsley (Petroselinum crispum) and cilantro (Coriandrum sativum) extracts. Food Chemistry97(3), 505–515. https://doi.org/10.1016/j.foodchem.2005.05.031