Remedios caseros para aliviar el dolor en una articulación

Si queremos obtener mejores resultados, además de los remedios tópicos, también podemos aprovechar las propiedades analgésicas de algunas infusiones para reducir tanto la inflamación como el dolor

¿Te duele alguna articulación? Tanto si sufrimos un dolor habitual como puntual en alguna articulación, como puede ser la rodilla, el codo, la muñeca o el tobillo, podemos prepararnos algunos remedios caseros y naturales que nos ayudarán a aliviar la inflamación y el dolor.

Descubre cómo puedes sacar provecho del agua a diferentes temperaturas, de las hojas de col, de la arcilla o de algunas infusiones medicinales para reducir el dolor en tu articulación.

¿Por qué me duele la articulación?

Por qué me duele la articulación

Cuando sentimos molestias o dolor en una articulación puede ser debido a múltiples causas y pueden ir acompañadas de un proceso inflamatorio, enrojecimiento y limitación del movimiento en la zona afectada:

  • Traumatismo o movimiento repetitivo que origina una inflamación en el tendón (tendinitis), la bursa (bursitis), los ligamentos o el músculo.
  • Gota o pseudogota.
  • Enfermedades autoinmunes como artritis reumatoide.
  • Osteortritis.
  • Condromalacia rotuliana.
  • Infección.

Si sentimos dolores simultáneos en diferentes articulaciones o incluso otras zonas del cuerpo conviene descartar otros problemas de salud, como fibromialgia, trastornos metabólicos, etc.

Aunque podemos aliviar el dolor de manera casera y natural, si persiste deberemos acudir al médico para que nos haga un diagnóstico y tratamiento.

Lee también: Cómo preparar remedios con gelatina para calmar el dolor en las articulaciones

Aplicación de calor húmedo o seco

Aplicación de calor húmedo o seco

Uno de los remedios caseros más sencillos consiste en aplicarnos calor local.

Podemos hacerlo en seco, usando, por ejemplo, una bolsa de agua caliente, una esterilla eléctrica o una moxa china, o bien aplicándonos toallas mojadas y escurridas en agua bastante caliente, que iremos cambiando a medida que se enfríen.

Para este remedio nos dejaremos llevar por nuestra propia intuición a la hora de decidir si nos es agradable y nos calma hacernos este tipo de aplicación, o bien preferimos otra terapia.

Si el dolor está causado por un traumatismo muy reciente (horas antes) recomendamos hacer una primera aplicación de frío, que es el mejor remedio inmediato para desinflamar.

Podemos usar, por ejemplo, hielo envuelto en un pañuelo.

Agua a temperaturas alternas

Otro remedio casero muy sencillo y económico consiste en realizarnos aplicaciones de agua a temperaturas alternas en la zona dolorida.

La combinación de agua fría y caliente es un estimulante excelente de la circulación con altos beneficios calmantes y antiinflamatorios. 

Empezaremos y terminaremos siempre con el agua caliente, realizando los cambios de temperatura cada 15 segundos. Dos o tres minutos, varias veces al día, serán suficientes para notar buenos resultados.

Al terminar secaremos y abrigaremos bien la zona, o bien aprovecharemos para aplicar alguna loción antiinflamatoria, como geles o cremas a base de árnica o harpagofito.

Arcilla con cola de caballo

Una de las técnicas más antiguas para calmar el dolor en una articulación son los emplastos a base de arcilla, la cual tiene propiedades antiinflamatorias y remineralizantes, que es justo lo que necesitamos en la zona.

En este caso proponemos usar infusión de cola de caballo en vez de agua, ya que esta planta medicinal es muy rica en silicio, un mineral imprescindible para una buena salud articular.

Podemos usar arcilla roja, que es la más efectiva para estos casos. 

No olvides que mientras preparamos el emplasto no debemos usar nunca utensilios ni recipientes de plástico o metal, ya que restan beneficios a la arcilla. Elegiremos los de cristal, barro, madera o cerámica.

Dejaremos actuar el emplasto hasta que se seque la arcilla (al menos, 20 minutos).

Hojas verdes de col

Repollo

 

Este sorprendente alimento vegetal también nos ofrece un remedio antiinflamatorio. Para ello usaremos las hojas externas de la col, las más grandes y verdes. Para podernos beneficiar de sus nutrientes tenemos dos opciones:

  • Machacar un poco cada hoja para que desprendan el jugo.
  • Escaldar las hojas durante unos segundos en agua hirviendo.

Una vez tengamos las hojas listas, las aplicaremos sobre la articulación, calientes, pero sin quemarnos. Las envolveremos con dos trapos y las dejaremos actuar durante media hora.

Visita este artículo: La col y sus beneficios

Infusión de harpagofito

Podemos potenciar los efectos de estos remedios si, paralelamente, nos tomamos infusiones de harpagofito o garra del diablo, una planta medicinal con virtudes analgésicas y antiinflamatorias.

Es uno de los remedios más conocidos y usados para los dolores y la inflamación, ya que sus efectos son comparables a los de muchos medicamentos sintéticos, pero sin efectos secundarios.

Debemos tomar esta infusión a lo largo del día hasta notar mejoría.