Remedios caseros para el dolor causado por picaduras de avispa

15 marzo, 2020
Este artículo fue redactado y avalado por el médico Leonardo Biolatto
Las picaduras de avispa pueden causar hinchazón y dolor. Aunque habrá que estar atentos a posibles reacciones alérgicas, ambos síntomas pueden mejorarse con algunos remedios caseros. ¡Descúbrelos!

El dolor causado por picaduras de avispa suele mejorar por sí solo pasadas unas horas. Sin embargo, hay quienes buscan remedios para calmarlo, ya que la sensación es muy incómoda. Por fortuna, a menos que haya signos de reacciones alérgicas, es un síntoma que puede mejorarse en el hogar.

Las reacciones alérgicas por este tipo de picaduras requieren atención médica inmediata, dado que existe el riesgo de shock anafiláctico, el cual es una reacción grave que puede causar erupciones cutáneas, dificultad para respirar, mareos y otras complicaciones que pueden tener un desenlace fatal.

Por fortuna, este tipo de reacciones son poco frecuentes y, la mayor parte de las veces, las molestias por estas picaduras pueden tratarse de forma natural, con remedios caseros y cuidados básicos. En el siguiente espacio detallamos algunas opciones.

Dolor causado por picaduras de avispa: remedios útiles

Ante el dolor causado por picaduras de avispa es importante aprender a actuar de forma correcta. Así, lo primero que debemos hacer es revisar si su aguijón quedó insertado en la piel. De ser así, hay que retirarlo con cuidado, raspando suavemente la superficie de la piel con el borde de una tarjeta.

Luego, tendremos que limpiar la zona afectada con agua tibia y jabón neutro. Si tenemos a mano un antiséptico, es un buen momento para utilizarlo. ¿Y qué podemos hacer contra el dolor y la hinchazón? Pasados unos minutos, podemos experimentar una sensación de quemazón y dolor.

Para controlar estos síntomas, podemos recurrir a algunos remedios calmantes con ingredientes naturales. Eso sí, debemos tener en cuenta que proporcionan alivio temporal y no siempre son efectivos. La mayoría provienen de la literatura popular y no hay evidencias sobre su eficacia contra este tipo de síntomas.

Te puede interesar: Cómo actuar ante una picadura de abeja

Compresas frías

Las compresas de hielo sirven para aliviar el dolor de los moratones.
El frío puede disminuir el dolor de la picadura y bajar la inflamación de la zona

Las compresas frías son buenas opciones a la hora de calmar el dolor causado por picaduras de avispa. De hecho, la recomendación es aplicarlas una vez desinfectada la zona afectada. Según una publicación de la biblioteca de salud de la Universidad de Rochester, el frío disminuye el dolor al adormecer la región corporal atacada. Además, también baja la hinchazón.

¿Cómo utilizarlas?

  • Para hacer este remedio tenemos dos opciones. La primera consiste en humedecer una toalla con agua fría e introducirla en una bolsa con cierre hermético. Luego, la llevamos al congelador por 15 minutos y, pasado este tiempo, la aplicamos en la zona afectada.
  • Otra opción, más rápida que la anterior, es envolver cubos de hielo en un toalla o paño. Enseguida los usamos para masajear suavemente la zona de la picadura.

Aceites esenciales

Hasta la fecha las evidencias no relacionan el uso de aceites esenciales con el alivio del dolor causado por picaduras de avispa. No obstante, en la población se han empleado como un remedio calmante y antiséptico.

De acuerdo con un estudio publicado en Evidence-Based Complementary and Alternative Medicine, estos aceites tienen propiedades antimicrobianas que disminuyen el riesgo de infección.

¿Cómo utilizarlos?

  • Para empezar, podemos elegir opciones como el aceite esencial de árbol de té, lavanda o romero, que se caracterizan por sus propiedades antisépticas y antibacterianas.
  • Cuando lo tengamos a mano, mezclamos una o dos gotas con media cucharadita de aceite portador, que puede ser de oliva o coco.
  • Lo frotamos en la zona afectada, dos o tres veces al día.

Lee también: Cómo prevenir las picaduras de mosquito en tus viajes

Gel de aloe vera

el gel de aloe vera puede emplearse para el dolor causado por picaduras de avispas
Podemos frotar el gel de aloe vera por 2 o 3 minutos sobre la región afectada por la picadura

Además de ser un ingrediente seguro de aplicar en la piel, el gel de aloe vera puede servir como coadyuvante para disminuir la inflamación y el dolor causado por picaduras de avispa.

Un estudio publicado en la revista médica Pharmacognosy Reviews señala que los extractos de este ingrediente tienen propiedades antiinflamatorias y antibacterianas. Por eso, podría ser de ayuda ante este tipo de molestias.

¿Cómo utilizarlo?

  • Primero, extraemos gel fresco de aloe vera. Luego, lo frotamos sobre la zona afectada por la picadura durante dos o tres minutos.
  • Repetimos su uso dos veces al día.

¿Qué más ayuda contra el dolor causado por picaduras de avispa?

Además de los remedios mencionados, podemos aplicar otras medidas para paliar el dolor causado por estas picaduras. Según información de la Clínica Mayo, es conveniente probar una crema de hidrocortisona o tomar un antihistamínico. Ambas medidas ayudan a reducir el enrojecimiento y la comezón.

También es útil emplear loción de calamina y tomar un medicamento antiinflamatorio no esteroideo (AINE) de venta libre. Este último lo debemos tomar según las recomendaciones del médico o farmacéutico. En cualquier caso, si los síntomas no mejoran o se vuelven más severos, lo mejor es solicitar atención médica.

  • Ice Packs vs. Warm Compresses For Pain. (n.d.). Health Encyclopedia. University of Rochester Medical Center Rochester, NY.  Retrieved on March 11, 2020 from https://www.urmc.rochester.edu/encyclopedia/content.aspx?contenttypeid=85&contentid=p00918
  • Swamy MK, Akhtar MS, Sinniah UR. Antimicrobial Properties of Plant Essential Oils against Human Pathogens and Their Mode of Action: An Updated Review. Evid Based Complement Alternat Med. 2016;2016:3012462. doi:10.1155/2016/3012462
  • Rahmani AH, Aldebasi YH, Srikar S, Khan AA, Aly SM. Aloe vera: Potential candidate in health management via modulation of biological activities. Pharmacogn Rev. 2015;9(18):120–126. doi:10.4103/0973-7847.162118