Remedios caseros para la faringitis

Gracias a sus vitaminas y minerales el jugo de tomate es perfecto en caso de faringitis, ya que nos alimenta sin tener que consumir alimentos sólidos

Cuando la mucosa que reviste la faringe se inflama se produce una condición llamada “faringitis”. Los síntomas más frecuentes son la fiebre, dolor al deglutir y enrojecimiento de la zona.

Causada principalmente por infecciones virales (y también bacterianas) es un problema habitual de los meses fríos. En este artículo te contamos cuáles son los mejores remedios caseros para tratarlo.

Recetas naturales para combatir la faringitis

El aire que respiramos, la comida que consumimos o cuánto nos abrigamos en invierno pueden ser los detonantes para esta enfermedad inflamatoria que no nos permite comer ni hablar.

Algunos remedios caseros que pueden ayudarte en estos casos son:

No olvides leer: Prevenir la faringitis crónica naturalmente

Gárgaras de tomillo

Gárgaras de tomillo

Esta hierba aromática tiene propiedades analgésicas y antiinflamatorias realmente eficaces si padeces faringitis.

La receta está dividida en dos: una que incluye gargarismos y la otra una infusión que se debe beber.

Ingredientes

  • 1 taza de agua (250 ml)
  • 1 cucharada de hojas de tomillo (10 g)
  • El jugo de ½ limón
  • 1 cucharada de miel (25 g)

Preparación

  • Calienta el agua hasta que hierva.
  • Agrega el tomillo y deja reposar 10 minutos.
  • Cuela y añade el jugo de limón y la miel.
  • Una vez que todo esté bien mezclado haz 3 gárgaras (cada una con una cucharada de la preparación). Al terminar no tragues el agua y arrójala al lavabo.
  • Bebe el resto de la taza a lo largo del día.

Macerado de zanahoria y miel

Es un excelente remedio para la faringitis, ya que reduce los síntomas y elimina gradualmente la infección.

Ingredientes

  • 2 zanahorias
  • 4 cucharadas de miel de tomillo (100 g)
  • El jugo de 1 limón

Preparación:

  • Pela y ralla las zanahorias.
  • Coloca en un recipiente junto con la miel de tomillo y remueve bien.
  • Tapa y deja macerar toda la noche.
  • Por la mañana añade el jugo del limón y consume durante el día de a cucharadas.

Té de caléndula

Té de caléndula

Son muchas las bondades de esta planta anaranjada para nuestra salud y nuestra estética. Las flores de caléndula contienen principios amargos con la capacidad de reducir la inflamación.

Ingredientes

  • ½ cucharadita de flores de caléndula secas (2 g)
  • 1 taza de agua (250 ml)

Preparación

  • Calentar el agua y, antes de que rompa el hervor, agregar las flores de caléndula.
  • Apagar el fuego y dejar infusionar unos 5 minutos.
  • Filtrar y beber (si se desea, endulzar con miel).
  • Se pueden tomar 3 tazas al día.
  • Otra opción es hacer gargarismos de a cucharadas cuando el líquido esté tibio.

Infusión de genciana

Esta planta tiene propiedades que permiten estimular la producción de glóbulos blancos y, además, aumentar las defensas. Se emplea para tratar muchas enfermedades respiratorias además de la faringitis.

Ingredientes

  • 1 cucharada de raíz seca de genciana (10 g)
  • 1 taza de agua (250 ml)
  • 1 cucharada de miel (25 g)

Preparación

  • Calienta el agua y, antes de que hierva, añade la raíz de genciana.
  • Retira del fuego, tapa y deja unos 5 minutos.
  • Filtra, endulza con miel y bebe por las noches.

Jugo de tomate

Zumo de tomate

El tomate es ideal para refrescar la zona afiebrada y, además, es un rico alimento hidratante. Al consumirlo te alimentarás sin necesidad de pasar comida sólida por la garganta y aumentar el dolor.

Ingredientes

  • 2 tomates
  • ½ taza de agua (125 ml)

Preparación

  • Lava bien los tomates, pártelos por la mitad y retira las semillas.
  • Coloca en el vaso de la licuadora junto con el agua y mezcla bien.
  • Bebe lentamente. Puedes consumir hasta 4 tazas por día.

Gárgaras con salvia

La salvia es una planta usada para cicatrizar heridas y reducir dolencias de todo tipo (desde artritis a síndrome premenstrual). Al ser antiinflamatoria y antiséptica ayuda en los casos de anginas, faringitis o gingivitis.

Ingredientes

  • 2 cucharadas de salvia (20 g)
  • 2 tazas de agua (500 ml)

Preparación

  • Calienta el agua mientras lavas bien las hojas de salvia.
  • Cuando llegue a ebullición, agrega la salvia y retira del fuego.
  • Tapa y deja reposar 10 minutos.
  • Cuando el líquido esté tibio, cuela y haz gárgaras varias veces al día.

Té de tila

Tila

Las flores de tilo son diaforéticas. Esto significa que elevan el sudor corporal al mismo tiempo que la temperatura. Cuando esto sucede las bacterias o virus que causan faringitis son eliminadas.

Ingredientes

  • ½ cucharadita de flores secas de tilo (2 g)
  • 1 taza de agua (250 ml)

Preparación

  • Pon a calentar el agua y cuando hierva añade las flores de tilo.
  • Cocina 5 minutos y retira del fuego.
  • Tapa 10 minutos, filtra y bebe. Puedes consumir hasta 3 tazas diarias.

¿Quieres conocer más? Lee: Infección de garganta: tratamiento natural

Gárgaras de corteza de haya

Este árbol tiene una buena cantidad de taninos que lo convierten en un perfecto antiséptico y antiinflamatorio para tratar afecciones tanto en la piel como en las mucosas.

En este último caso se recomienda hacer gárgaras con su decocción.

Ingredientes

  • 1 cucharada de corteza seca de haya (10 g)
  • 4 tazas de agua (1 litro)

Preparación

  • Hierve el agua con la corteza seca durante 5 minutos.
  • Retira del fuego y deja reposar otros 5 minutos.
  • Filtra y haz gárgaras cada 5 minutos.

Leche con cúrcuma y miel

Antes de irte a la cama (o de dormir, si estás haciendo reposo) te recomendamos que consumas este rico y eficaz remedio que trata la faringitis y cualquier otra infección respiratoria.

Ingredientes

  • 1 taza de leche (250 ml)
  • 1 cucharadita de mantequilla (5 g)
  • 1 cucharadita de miel (7,5 gramos)
  • 1 cucharadita de cúrcuma en polvo (5 g)

Preparación

  • Calienta la leche sin dejar que hierva.
  • Retira del fuego y coloca en una taza.
  • Añade la mantequilla, la miel y la cúrcuma y mezcla bien.
  • Consume antes de que se enfríe.