Remedios caseros para los pies y tobillos hinchados

Yamila Papa Pintor·
29 Abril, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por la médica María Belén del Río al
25 Octubre, 2019
Además de servir para aliviar la hinchazón, los baños de pies con sal gruesa o con hierbas medicinales nos ayudan a relajarnos después de un largo día de trabajo.

Si tienes pies y tobillos hinchados, es importante que detectes la causa junto con el médico, para poder darle un tratamiento adecuado. Ahora bien, ¿y qué puedes hacer mientras tanto?

Existen algunos remedios caseros para pies y tobillos hinchados que, si bien no van a solucionar la causa detrás de este síntoma, sí pueden ser muy útiles a la hora de brindar cierto alivio. ¿Quieres saber cuáles son? ¡Sigue leyendo!

¿Por qué tienes pies y tobillos hinchados?

Las causas detrás de la hinchazón de pies y tobillos son muy variadas. Por ello, no es posible mencionar una sola en concreto. Además, la causa suele estar relacionada con diversos factores, tales como:

  • Alimentación rica en sodio y grasas.
  • Tipo de calzado que se utilice a diario.
  • Estilo de vida (si es sedentario o activo).
  • Tipos de ejercicios que se realicen a diario (en caso de que la persona sea activa).
  • Trabajo (si la persona debe pasar muchas horas de pie o sentada, etc.).
  • Estado de salud (si existen problemas de circulación o de otra índole que puedan dar pie a la hinchazón de las extremidades, entre otras molestias).

Además, la hinchazón de pies y tobillos puede estar relacionada con: 

  • Obesidad.
  • Sobrepeso.
  • Insuficiencia renal.
  • Problemas hepáticos.
  • Alteraciones hormonales (menstruación, embarazo, entre otros).
  • Problemas cardiovasculares.

Según este estudio, los pies y tobillos hinchados también pueden ser un síntoma de la fibromialgia. Este es un trastorno afecta a los músculos, articulaciones y ligamentos, y que causa rigidez, dolor y cansancio extremo.

Existen varias causas detrás de los pies y tobillos hinchados.
Tener los pies y tobillos hinchados constantemente es una señal que debemos acudir al médico para un chequeo.

¿Cómo desinflamar los pies hinchados?

Una vez que el médico ya te ha indicado la causa del problema, puedes preguntarle cuál es el tratamiento más adecuado y qué remedios te pueden venir bien, a modo de complemento.

A continuación te presentamos algunos remedios que el médico podría aprobar para que obtengas el alivio.

Masajes

Los masajes pueden ayudar a reactivar la circulación, una de las causas de los pies y tobillos hinchados. Puedes hacértelos tú misma o acudir a un fisioterapeuta para ello.

En caso de que consideres hacértelos en casa, ten en cuenta que jamás debes realizar movimientos bruscos ni tampoco ejercer demasiada presión. En cambio, es recomendable que te apliques un poco de crema hidratante y te hagas masajes suaves, realizando movimientos circulares, de abajo hacia arriba.

masaje.pies

Hay quienes recomiendan realizarse masajes con unas cuantas gotas de aceites esenciales como el de lavanda, ya que además de ser muy aromático, tiene cierto efecto analgésico y antiinflamatorio.

Sin embargo, recuerda que no todas las pieles admiten bien este tipo de productos, por lo que deberás consultar con el médico antes de aplicártelos. De lo contrario, puedes exponerte a sufrir reacciones adversas.

También puedes colocar una pelota de tenis debajo de tu pie, justo en el arco y comenzar a moverla suavemente de atrás hacia adelante, varias veces. Esta es otra forma de masajear tus pies y reactivar la circulación de la sangre.

Inmersión

Los baños de inmersión para pies son otra alternativa para aliviar pies y tobillos hinchados. La opción más sencilla consiste en preparar un litro de infusión de manzanilla y dejarla entibiar un poco.

Luego, cuando esté a una temperatura soportable, colocas la infusión en un barreño y procedes a sumergir tus pies en él durante un rato. Entre unos 15-20 minutos aproximadamente, para que puedas sentir el alivio.

Lee también: Las mejores hierbas para hacer baños de pies

Diuréticos

Beber abundante líquido ayuda a combatir la hinchazón.
Hay algunas infusiones que puedes aprovechar para eliminar los líquidos retenidos y aliviar la hinchazón de pies y tobillos.

Existen infusiones y bebidas frutales que tienen propiedades diuréticas, por lo que te ayudan a eliminar los líquidos que se acumulan en tus piernas, tobillos y pies y causan hinchazón y pesadez.

Entre las infusiones con propiedades diuréticas se destacan la cola de caballo y la flor de hibiscus.

  • Es preciso tener respeto a estas hierbas y solo consumir las dosis indicadas. Una cucharada de la planta (seca o no) por cada taza de agua hirviendo.
  • No bebas más de tres tazas diarias.
  • Consulta siempre con el médico antes de consumir infusiones de hierbas.

Frío

Aplicar frío es muy bueno para reducir la inflamación en cualquier parte del cuerpo. Por ello cuando te golpeas te colocas hielo, por ejemplo. Para los pies hinchados ocurre lo mismo.

Los cubitos de hielo te ayudan a que tus pies ‘vuelvan a la normalidad’. Solo tienes que colocar algunos en un trapo o paño y aplicar en la zona. Nunca directamente sobre la piel, porque puedes quemarte.

Elevación

Olor de pies

Cuando llegas a tu casa después de estar todo el día en la oficina, soportando los tacones y la postura frente al ordenador, lo primero que tienes que hacer es despojarte del calzado y, luego, poner las piernas elevadas en algún sitio. Por ejemplo, si te sientas en el sofá, pon unos cojines y apoya los talones en ellos.

Si estás acostado puedes también apoyar los pies contra la pared. Si te animas, haz la llamada ‘postura de la vela’.

¿Cómo se hace? Te acuestas en una colchoneta y colocas los brazos a los costados del cuerpo. Elevas las piernas hacia el cielo y con el envión también levantas el torso. Quedarás apoyada únicamente con los hombros y la cabeza. ¡Trata de mantener el equilibrio!

¿Aún tienes pies y tobillos hinchados?

Si a pesar de que has aplicado uno o varios de estos remedios tus pies y siguen hinchados, lo más recomendable es que vayas al médico a hacerte un chequeo. De esta manera, el profesional podrá detectar cuál es la causa del problema y en función de ello, pautar un tratamiento acorde.

Recuerda que, a la par que sigues el tratamiento pautado, es recomendable que continúes comiendo sano, hidratándote con suficiente cantidad de agua y, ante todo, evitando el sedentarismo.