Remedios caseros para acabar con las molestas aftas

El enjuague bucal de aloe vera hace que desaparezcan las molestias desde su primera aplicación. También hay otras soluciones efectivas a las que podemos recurrir.

Las aftas son úlceras o llagas abiertas que se presentan en la boca. Pueden aparecer por algunos problemas estomacales o por fiebres y son muy dolorosas. En esta oportunidad, te contaremos cómo se puede acabar con las molestas aftas preparando unos sencillos remedios caseros.

Los pacientes que padecen de aftas con frecuencia pueden presentar desde unas pequeñas manchas hasta unas grandes y dolorosas protuberancias. Estas se pueden encontrar en los labios, las encías, el paladar o la lengua.

Remedios caseros para acabar con las molestas aftas

Usar áloe vera o sábila

5. Aloe vera

Este es un remedio natural muy recomendado para este tipo de dolencias. Los beneficios que proporciona esta planta son muy importantes, ya que es posible quitar las molestias que producen estas heridas en la boca incluso desde el primer tratamiento.

La forma de preparar este remedio es muy fácil. Simplemente tienes que sacar un poco del gel que contienen las hojas de la planta, llamado también cristales de sábila.

Para extraer esta sustancia, debes tomar una hoja de la planta, abrirla y sacar un poco de los cristales. Una vez que los consigas, mézclalos con agua tibia, bátelos muy bien y, finalmente, los utilizas como enjuague bucal. Es un remedio perfecto para acabar con estas molestias en muy poco tiempo.

Realizar un enjuague bucal casero

Como lo que deseamos es terminar con este problema lo más pronto posible, el remedio ideal es preparar un enjuague bucal casero. Afortunadamente, estos son realmente fáciles de hacer siguiendo unos sencillos pasos.

Enjuague bucal

Ingredientes

  • ½ vaso de agua (100 ml).
  • 1 cucharada de sal (10 g).
  • 1 cucharada de bicarbonato (10 g).
  • Un poco de agua oxigenada.

Preparación

  • Añade una cucharada de sal, una cucharada de bicarbonato de sodio y un poco de agua oxigenada en medio vaso de agua.
  • Mezcla todo muy bien y enjuágate la boca, por lo menos, cuatro veces al día. Pronto verás los buenos resultados.

Utilizar una solución salina

Este remedio es solo para aquellas personas valientes de verdad, pues el ardor será muy fuerte. Si puedes soportar el ardor del agua con sal para hacer enjuagues, habrás encontrado un tratamiento muy efectivo.

No obstante, si prefieres que las molestias de las aftas se te quiten más pronto, coloca un poco de sal directamente sobre la úlcera. Si bien te arderá más, la recuperación será más rápida.

Te puede interesar: 6 remedios para combatir el herpes en niños

Aplicar hielo

Hielo

Ten presente que el hielo sirve para reducir las inflamaciones y adormecer las zonas adoloridas. Por esta razón, es muy recomendable también para esta clase de problemas.

Puedes colocar un hielo dentro de un paño limpio y ponerlo directamente sobre la zona afectada. De esta manera, se calmará un poco el dolor.

Debes estar atento a cualquier tipo de herida que tengas en la boca. Recuerda que esta clase de lesiones son muy comunes, pero suelen desaparecer en pocos días.

Si ves que una herida dura más de diez días, no duele y es muy recurrente, debes buscar ayuda profesional de inmediato. Aunque no debes alarmarte en vano, considera que esto podría ser una señal de una complicación mayor, como un cáncer oral.

Lee también: ¿Cuáles son los primeros síntomas de cáncer de lengua?

Mantener una higiene bucal apropiada

La correcta higiene bucal es muy importante para prevenir este tipo de lesiones. El cepillado por lo menos tres o cuatro veces al día, sumado al enjuague bucal y al uso de la seda dental, son conductas saludables que debes inculcar a los niños desde muy pequeños para que no sufran esta clase de situaciones.

Los cepillos de dientes tienen diferentes utilidades.

Otro aspecto importante para evitar la aparición de estas molestas y dolorosas heridas en la boca es cambiar el cepillo de dientes cada mes. Asimismo, si tienes que usar prótesis, procura establecer una rutina diaria como la siguiente:

  • Deja en tu alcoba un vaso con agua, agrégale el producto desinfectante que te haya recomendado tu médico o el fabricante y, al momento de acostarte, mete en el vaso tus prótesis.
  • De esta manera, las mantienes libres de bacterias, por lo que será menos probable que sufras heridas en la boca.

En resumen, la adquisición de hábitos saludables puede marcar la diferencia a la hora de evitar y acabar con las molestas aftas bucales. Por supuesto, la higiene es un requerimiento indispensable desde una edad temprana.