Remedios caseros para el dolor de huesos

Las infusiones diuréticas nos ayudan a desinflamar. En el caso de la cola de caballo, estimula la creación de tejido óseo, por lo que también nos ayuda a regenerar el cartílago

Hay quienes dicen que el dolor de huesos no existe, que lo que duelen son las articulaciones, mientras otros afirman que es mediante este síntoma que se detecta tanto el cáncer de huesos, como fracturas o fisuras.

No faltan los que aseveran que el dolor de huesos puede predecir el mal tiempo, los días de lluvia o humedad… Lo cierto es que el dolor óseo es una molestia y un síntoma que debe tomarse con suma seriedad.

Posibles causas del dolor de huesos

Generalmente, cuando decimos que nos duelen los huesos, la causa puede encontrarse en dolores articulares, como es el caso de la artrosis. Este dolor se produce por el desgaste progresivo del cartílago de la articulación, que hace que los huesos rocen uno contra otro.
Cualquier articulación del cuerpo puede verse afectada: hombros, manos, rodillas, caderas, cintura, cuello, etc.

Según investigaciones realizadas en Canadá, las enfermedades en los riñones pueden ser causa de problemas óseos, como la osteoporosis, por ejemplo.
Según investigaciones realizadas en Canadá, las enfermedades en los riñones pueden ser causa de problemas óseos, como la osteoporosis, por ejemplo.

Por otro lado, los dolores de espalda, especialmente en la zona lumbar, pueden deberse a una mala postura, a levantar objetos pesados o a tensión nerviosa; como así también, a una hernia de disco, que si está situada en la zona lumbar, causará dolor en las piernas, además de provocar molestias en la zona baja de la espalda. Cuando está situada en la parte alta de la espalda, el dolor se transmitirá a los hombros y a los brazos.

Algunos consejos para aliviar el dolor

Ciertas plantas pueden ayudarnos a aliviar estos molestos dolores. Veamos cómo:

  • Reina de los prados o Ulmaria: debido a su composición química, es un excelente anti inflamatorio, anti-coagulante y diurético. Favorece la eliminación de cálculos renales, urea y ácido úrico. No debe emplearse en grandes cantidades, ni en los niños, ni en pacientes que deban evitar los anticoagulantes.Se utiliza en infusiones colocando 2 gr. de flores secas en agua hirviendo, se deja reposar y se bebe hasta 4 veces por día, luego de las comidas. También es posible beneficiarse de ella a través de baños locales: a un litro de agua hirviendo se agregan 25 gr. de flores secas. También se puede usar en compresas sobre la articulación dolorida.
  • Cola de caballo: por sus propiedades, estimula la creación de tejido óseo y conjuntivo, lo cual provoca la producción del cartílago que se encuentra en la articulación. También ayuda en la cicatrización de fracturas, fisuras y osteoporosis. Coloca esta hierba en agua hirviendo, deja reposar, cuélala y bebe al menos una taza al día.
  • Ortiga: por ser diurética, ayuda a eliminar el líquido que se deposita en las articulaciones inflamadas. Realiza una decocción de su raíz durante 10 minutos, deja reposar y bebe unas tres tazas diarias.

    romero
    El romero se usa en dolores musculares, de espalda, caderas, huesos, por golpes, reumas e inflamación de articulaciones
  • Para uso externo: realiza fricciones con aceite esencial de eucalipto disuelto en agua, en una proporción de 20 c.c. por litro; también con aceite de romero; o directamente con aceite de manzanilla aplicada en la zona dolorida.

Siempre recuerda visitar a tu médico de confianza en caso de que se presenten estos síntomas en los huesos y/o articulaciones. Las hierbas pueden ser muy benéficas para calmar el dolor de huesos y para la salud en general, pero ten presente que usadas bajo control médico pueden serlo aún más.

Categorías: Remedios naturales Etiquetas:
Te puede gustar