Síndrome de Piernas Inquietas (Movimientos incontrolados)

Ekhiñe Graell·
23 Octubre, 2019
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el médico Gilberto Adaulfo Sánchez Abreu al
23 Octubre, 2019
Los síntomas del síndrome de las piernas inquietas pueden dificultar tu descanso diario. Te damos algunas ideas para intentar aliviar sus síntomas.

Si estás preocupado/a por la imperiosa necesidad de mover las piernas cuando te acuestas o si tienes un hormigueo desagradable, dolor o picor en las piernas que se mantiene en la noche, es posible que tengas un trastorno del sueño conocido como el Síndrome de Piernas Inquietas (SPI).

Afortunadamente, el síndrome de piernas inquietas puede aliviarse con un tratamiento médico y un estilo de vida saludable. A continuación, compartiremos contigo 12 consejos que podrían ayudarte a aliviar los síntomas del Síndrome de Piernas Inquietas.

¿Qué es el Síndrome de Piernas Inquietas?

Sobre la base de un artículo publicado en Journal of Internal Medicine, podemos decir que el Síndrome de Piernas Inquietas es un trastorno neurológico reconocido que puede interferir con el reposo o el concilio del sueño.

El SPI se conoce desde el siglo XVII, cuando Thomas Willis, médico inglés que ha pasado a la historia por su descripción de las anastomosis arteriales de la base del cráneo conocidas como polígono de Willis.

Si tienes el síndrome de piernas inquietas, una noche típica podría ser la siguiente:

  • Te acuestas en la cama, listo/a para ir a dormir y, al igual que tu cuerpo comienza a relajarse, unas sensaciones molestas en las piernas empiezan a abrumarte.
  • Intentas ignorar el rastreo, hormigueo o picazón en las piernas, con la esperanza de que va a desaparecer, pero se pone peor.
  • Das vueltas en la cama durante un tiempo, pero la necesidad de moverte se vuelve mayor.
  • Tienes que salir de la cama para estirarte y caminar para encontrar alivio.
  • Sin embargo, cuando te acuestas de nuevo, las sensaciones de inquietud en tus piernas comienzan otra vez.
  • Tienes el Síndrome de Piernas Inquietas.
SPI

Aliviar el Síndrome de Piernas Inquietas

Si crees padecer este trastorno, debes visitar a tu médico y seguir el tratamiento que te recete y sus indicaciones generales. De cualquier manera, podrías probar con las siguientes recomendaciones para ver si alguna de ellas te brinda un poco de alivio.

Quizá te interese: “Cómo mejorar tu calidad de vida si sufres de fibromialgia”

1. Levántate y camina

Caminar puede llegar a ayudarte a aliviar las molestias en las piernas. Un paseo nocturno por la casa puede calmar tus piernas lo suficiente para mantenerlas así cuando te vayas a la cama.

2. Reduce el consumo de cafeína

cafe3

Echa un vistazo a tu consumo de cafeína. El té, el chocolate y los refrescos pueden contenerla. Un estudio publicado en IOSR Journal of Pharmacy and Biological Sciences  señaló que una mujer que padecía esta enfermedad logró mejorar su sintomatología al reducir el consumo de esta sustancia. Intenta reducir tu consumo de alimentos y medicamentos con cafeína (tras consulta médica, claro) para ver si tu condición mejora.

3. Evita el tabaco y el alcohol

Algunos especialistas sugieren que el consumo de tabaco y/o alcohol podría actuar como estimulante empeorando los síntomas de la enfermedad. No obstante, un artículo de Neurogical Sciences señala que se están estudiando las posibles efectos positivos de mascar tabaco para aliviar los síntomas. Consulta con tu médico al respecto para obtener la última información sobre la temática.

4. Modifica tus medicamentos

Algunos medicamentos de venta libre, como ciertos medicamentos para el resfriado y pastillas para la alergia, contienen estimulantes suaves que podrían fomentar las piernas temblorosas. Pregúntale a tu farmacéutico si los medicamentos que estás tomando contienen estimulantes y si hay alguna alternativa a ellos.

5. Tómate un baño

baño de pies

Un baño caliente o un masaje antes de acostarte pueden ayudarte a relajar los músculos y por lo tanto, podrían ser útiles para obtener esa dosis extra de tranquilidad que tanto necesitas.

6. Cambia tu temperatura

Algunas personas sostienen que cambio de caliente a frío o frío a caliente podría ayudar. Trata de poner un cojín eléctrico o una compresa caliente sobre tus piernas durante un corto tiempo. Si eso no funciona, coloca una toalla fría sobre las piernas o sumerge los pies en agua fría.

7. Asegúrate de estar comiendo bien

Si bien no existen estudios científicos al respecto, existirían algunos indicios de que una deficiencia de hierro, ácido fólico o magnesio podría contribuir al síndrome de las piernas inquietas. Al comer una amplia variedad de alimentos ricos en nutrientes obtienes las vitaminas y minerales que necesitas. Sin embargo, el médico puede recomendar suplementos de estos nutrientes específicos.

No te pierdas: “Descubre aquí la nueva pirámide de la alimentación saludable”

8. Crea un hábito de acostarte

Dormir

Establece una rutina regular que ayudará a que tu mente y cuerpo se calmen. Llegar a la cama aproximadamente a la misma hora cada noche puede ser una excelente idea. Prueba esta propuesta, ¡no pierdes nada!

9. Ejercita las piernas

Una investigación del año 2006 señaló que el ejercicio aeróbico moderado ayudaría a mejorar los síntomas, aunque el ejercicio excesivo podría agravarlos. Una caminata diaria a un ritmo moderado o iniciar un curso de yoga podrían ser dos opciones de ejercicio excelentes.

10. Calma tu estrés

Estres en la mujer

Las causas exactas del síndrome de las piernas inquietas no se conocen, pero el folclore popular asegura que el estrés podría agravar los síntomas. El ejercicio regular y las técnicas de relajación, como la meditación, la visualización, o incluso un pasatiempo atractivo, te podrían entonces ayudar a eliminar el estrés y quizás a mejorar la sintomatología.

11. Estira las piernas

Aunque no existen evidencias científicas al respecto, se cree que estirar las pantorrillas, los músculos isquiotibiales y glúteos antes de acostarte podría ayudarte a mejorar los síntomas.

12. Usa calcetines para dormir

En algunas publicaciones se señala que una gran cantidad de personas que sufren de síndrome de piernas inquietas también parecen tener los pies fríos. Aunque no hemos encontrado una publicación científica que señale esta información y evidentemente, nadie ha estudiado la conexión, no está demás usar calcetines para dormir.

Si crees que puedes estar padeciendo el síndrome de piernas inquietas, no esperes más y acude a tu médico. Él te explorará y decidirá cuál es el mejor tratamiento para tus síntomas.

  • Klepitskaya, O. (2016). Restless Leg Syndrome. In Non-Parkinsonian Movement Disorders. https://doi.org/10.1002/9781118474075.ch9
  • Trenkwalder, C., & Paulus, W. (2010). Restless legs syndrome: Pathophysiology, clinical presentation and management. Nature Reviews Neurology. https://doi.org/10.1038/nrneurol.2010.55
  • Sociedad Española de Sueño. Síndrome de las Piernas Inquietas. http://www.ses.org.es/docs/guias-spi.pdf
  • Journal of Internal Medicine. (2009). Restless legs syndrome. https://doi.org/10.1111/j.1365-2796.2009.02159.x
  • Pamu, Sagar & Thakkalapally, Lakshmi & Badugu, Vidyavanthi & Deepak, P. (2017). Caffeine Induced Restless Legs Syndrome. IOSR Journal of Pharmacy and Biological Sciences. 7.
  • J Clin Sleep Med. 2010 Oct 15; 6(5): 489–490. Alleviation of Severe Restless Legs Syndrome (RLS) Symptoms by Cigarette Smoking. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC2952755/
  • Lahan, Vivekananda & Ahmad, Sohaib & Gupta, Ravi. (2012). RLS relieved by tobacco chewing: Paradoxical role of nicotine. Neurological sciences : official journal of the Italian Neurological Society and of the Italian Society of Clinical Neurophysiology. 33. 1209-10. 10.1007/s10072-011-0882-z.
  • The Journal of the American Board of Family Medicine September 2006, 19 (5) 487-493; Exercise and Restless Legs Syndrome: A Randomized Controlled Trial. DOI: https://doi.org/10.3122/jabfm.19.5.487
  • J Altern Complement Med. 2013 Jun;19(6):527-35. Efficacy of an eight-week yoga intervention on symptoms of restless legs syndrome (RLS): a pilot study. doi: 10.1089/acm.2012.0330. Epub 2012 Dec 27.