Remedios caseros para las amígdalas inflamadas

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Elisa Morales el 17 noviembre, 2018
Elige el remedio para las amígdalas inflamadas que más se adapte a tus preferencias, teniendo en cuenta que los hay para tomar en frío, templado o caliente.

Si sufres molestias en la garganta con frecuencia y has sido diagnosticado con amígdalas inflamadas en más de una ocasión, sabrás lo molestas que esto puede llegar a ser. Por eso, te presentamos algunos remedios que pueden ayudarte a sobrellevar las molestias junto con el tratamiento pautado por tu médico.

La amigdalitis es el nombre por el cual se conoce a la inflamación de las amígdalas, debido a la infección ocasionada por un virus. Por lo general, la sufren los niños pequeños; no obstante, en realidad cualquier persona puede padecerla.

La amigdalitis

Las amígdalas son ganglios linfáticos que se encuentran en la parte posterior de la boca y en la parte de arriba de la garganta. Son importantes porque filtran los gérmenes que entran por la boca, acción con la que ayudan a evitar muchas enfermedades.

Cuando estas se ven afectadas, se considera que la mejor opción es su extirpación; sin embargo, no todos los casos ameritan este procedimiento. Incluso hay médicos no están a favor de quitarlas.

Síntomas

Un caso de amigdalitis puede reconocerse gracias a las siguientes señales en el enfermo:

  • Fiebre.
  • Cansancio, dolor de cabeza y sensación de estar “embotado”.
  • Molestia al tragar y beber líquidos debido a la inflamación de la garganta.
  • El dolor de garganta suele ser muy intenso y dura más de dos días.
  • También se puede sufrir dolor de oído, porque la inflamación puede extenderse hasta el sistema auditivo.

Remedios para las amígdalas inflamadas

Las siguientes preparaciones y consejos pueden ayudar a hacer frente a esta afección y paliar, al menos en parte, sus síntomas. Por supuesto, no todos los organismos responderán de la misma forma y de ninguna manera estas sugerencias reemplazan la necesaria evaluación médica.

1. Remedio con ajo

Remedios caseros con ajos

El ajo es uno de los mejores remedios naturales para las amígdalas inflamadas. Como ya sabes, dispone de propiedades bactericidas y es un gran antibiótico, muy efectivo para tratar infecciones e inflamaciones como la amigdalitis.

Para poder beneficiarte de las propiedades del ajo, lo ideal es que tomes en ayunas un diente de ajo junto a un vaso de agua. Verás como, poco a poco, te baja la inflamación.

2. Gárgaras de limón y bicarbonato

Esta mezcla especial es un potente antibacteriano, perfecto para atacar la infección de las amígdalas. Tan solo exprime el jugo de un limón, mézclalo con agua y añade una cucharadita de bicarbonato. Después de removerlo, tienes que hacer gárgaras 5 veces al día durante 5 días seguidos.

Lee también: Gárgaras de bicarbonato y agua, una solución perfecta para curar y limpiar la garganta

3. Gárgaras de limón y sal para las amígdalas

Otro remedio que te puede servir para las amígdalas es mezclar el jugo de un limón con agua y una cucharada de sal. Es igual que la técnica anterior, solo que en lugar de bicarbonato añadimos sal para hacer gárgaras.

4. Gárgaras de manzanilla y salvia

Ambas son maravillosas plantas medicinales, muy apropiadas para bajar inflamaciones. La manzanilla y la salvia disponen de propiedades antisépticas y bactericidas; de ahí que podamos utilizarlas para remediar este padecimiento.

¿Cómo lo hacemos? Deberás hacer una infusión con 15 gramos de manzanilla y 15 hojas de salvia. Esto te servirá para hacer casi un litro. Hay que hervir la infusión y permitir que repose 10 minutos; una vez lista, tómate esta infusión cuatro veces al día, despacio.

5. Gárgaras de orégano

Orégano para tratar las verrugas.

El orégano es un buen antiséptico y un gran antiinflamatorio. Se trata de un clásico para tratar la amigdalitis.

Para prepararlo, solo tendrás que poner media cucharada de orégano en una taza de agua, calentar y dejar que repose. Posteriormente, lo deberás colar. Puedes hacer gárgaras o bien tomarlo como infusión a lo largo del día.

Te puede interesar: 8 usos medicinales que le puedes dar al aceite de orégano

6. Gárgaras de romero para la amigdalitis

El romero es un buen antiséptico, reduce el dolor y la inflamación y ayuda a combatir las infecciones. Para prepararlo, vas a necesitar: media taza de vino blanco, dos cucharadas de miel y dos ramas de romero.

Llévalo todo al fuego para que cueza hasta que hierva. Luego, cuela este preparado y haz gárgaras con este remedio tres veces al día. Recuerda: ha de estar tibio, nunca caliente.

De los remedios aquí enumerados, elige aquellos que te sean más fáciles de hacer. Recuerda que las gárgaras son siempre muy efectivas y te ayudarán a calmar el dolor de las amígdalas inflamadas, pero será siempre tu médico quien te indique el mejor tratamiento.