Remedios caseros para las quemaduras del sol

30 marzo, 2014
Este artículo fue redactado y avalado por el médico Gilberto Adaulfo Sánchez Abreu
La solución está en hidratarse adecuadamente y en aplicar un buen protector solar. Además, hay que limitar la exposición al sol y evitar salir en las horas en las que está mucho más fuerte

Las quemaduras ocasionadas por el sol son más frecuentes de lo que se cree, y son especialmente sufridas en las pieles sensibles. Pero no solo se producen en la playa o en verano, también pueden surgir en invierno. ¡El sol no desparece en los meses de frío! En este artículo vamos a conocer algunos remedios caseros para aliviar y tratar las quemaduras del sol, pero sobre todo, para prevenirlas.

Las quemaduras por radiación en la piel están causadas por demasiada exposición a los rayos ultravioleta (UV) del sol o a fuentes artificiales. Además, el mayor factor de riesgo para las quemaduras solares es la cantidad de tiempo que la piel está expuesta a los rayos UV, más la intensidad.

Por ello, es fundamental evitar las horas de mayor intensidad y, sobre todo, usar un buen protector solar.

Las flores de caléndula

Las flores de caléndula se han utilizado durante mucho tiempo en la terapia popular. Se usan como remedios para quemaduras, también las solares, y otras afecciones de la piel.

Un estudio evaluó el efecto del extracto de caléndula en ratones sin pelo contra el daño inducido por la irradiación UV-B. La aplicación del extracto de caléndula se asoció con una posible mejoría en la síntesis de colágeno en el tejido conectivo de la piel.

Té helado para calmar la piel

El té contiene unos ingredientes activos muy importantes llamados taninos. Estos podrían tener la capacidad de calmar las molestias que provoca una quemadura solar. Se cree que los polifenoles del té, cuando se aplican por vía oral o tópica, mejoran las reacciones adversas de la piel después de la exposición a los rayos UV.

Para realizar este tratamiento hay que hervir una buena cantidad de té de manzanilla, ya sea utilizando las bolsitas o directamente la rama fresca.

Después de dejarla enfriar por completo debes aplicarla con un paño limpio en las quemaduras. Si te molesta el roce que produce el paño, porque la piel esté demasiado delicada, puedes utilizar un difusor y de ese modo será más sencillo aplicar este efectivo remedio casero.

Té verde para aliviar las quemaduras del sol

La sábila o aloe vera alivia las quemaduras del sol

El aloe vera se ha utilizado en la piel por su efecto calmante y refrescante para aliviar las quemaduras producidas por el sol. El gel natural que tiene esta planta en las hojas se aplica directamente en las partes quemadas para sentir un gran alivio.

Si no puedes conseguir una planta para extraer directamente el gel puedes acudir a una crema a base de aloe vera que tenga una buena cantidad de este gel.

Este remedio también se ha usado para aliviar otro tipo de lesiones cutáneas. Tiene propiedades analgésicas y antiinflamatorias, así como cicatrizantes y regeneradoras, sin olvidar su capacidad hidratante.

Ver también: 5 mejores beneficios del aloe vera para la salud

El agua para evitar la deshidratación

Cuando nos exponemos a un sol intenso durante mucho tiempo corremos el riesgo de sufrir una deshidratación. Lo que sucede es que el cuerpo pierde líquido y sales minerales que son muy importantes para mantener el cuerpo adecuadamente hidratado. Cuando esto pasa tenemos que consumir suficiente agua, de esta manera podemos ayudar a que la piel se restaure con mayor facilidad.

La hidratación es clave para que nuestro organismo funcione de manera correcta. Y más en situaciones críticas como puede ser la exposición al sol y las quemaduras solares. Es fundamental beber mucha agua para mantenernos bien hidratados y ayudar a la piel a regenerarse, especialmente durante las 48 horas tras la exposición solar.

Ver también: 7 maneras de tomar más agua 

Beber agua

Y recuerda…

Este tipo de quemaduras se tienen que evitar en lo posible. La solución está en hidratar, en una buena y efectiva protección solar. Además, hay que limitar la exposición al sol evitar salir en las horas en las que está mucho más fuerte. En cuanto a los niveles de protección, estos se clasifican con el SPF.

El Sun Protection Factor es un indicador del tiempo que nos mantenemos protegidos cuando nos aplicamos el producto. Dicho de un modo resumido, este número (+15, +30, +50) supone que si te expones al sol sin protección tardas 15 minutos en quemarte, el protección solar retarda ese tiempo. Por ejemplo, si utilizas un SPF 30, 30×15= 450 minutos (7h y media). Eso sí, reaplícatelo de vez en cuando, cada media hora a poder ser.

  • Cavallo J, DeLeo VA. Sunburn. Dermatol Clin. 1986;
  • Tabassum N, Hamdani M. Plants used to treat skin diseases. Pharmacognosy Reviews. 2014.
  • Korać RR, Khambholja KM. Potential of herbs in skin protection from ultraviolet radiation. Pharmacognosy Reviews. 2011.