Remedios caseros para las quemaduras del sol

Los tratamientos de uso tópico son muy efectivos, pero no debemos olvidarnos de hidratar la piel también desde dentro, ya que por culpa del sol perdemos muchos líquidos y sales minerales

Las quemaduras ocasionadas por el sol son más frecuentes de lo que se cree, y son especialmente sufridas en las pieles sensibles. Pero no solo se producen en la playa o en verano, también pueden surgir en invierno. ¡El sol no desparece en los meses de frío! En este artículo vamos a conocer algunos remedios caseros para aliviar y tratar las quemaduras del sol, pero sobre todo, para prevenirlas.

La leche, un poderoso calmante

Tanto los ácidos grasos como los lácticos que contienen la leche entera son muy efectivos para calmar los ardores y demás molestias que causan las quemaduras solares. Puedes darte un baño añadiendo al agua 1 litro de leche o aplicarla en una gasa o algodón. Después, aplica compresas en las áreas afectadas aproximadamente 20 minutos hasta que se alivie la zona. Para terminar, enjuaga con agua fresca.

Té helado, uno de los mejores calmantes

El té contiene unos ingredientes activos muy importantes llamados taninos. Estos tienen la capacidad de calmar todas las molestias que provoca una quemadura solar. Para realizar este tratamiento hay que hervir una buena cantidad de té de manzanilla, ya sea utilizando las bolsitas o directamente la rama fresca.

Después de dejarla enfriar por completo debes aplicarla con un paño limpio en las quemaduras. Si te molesta el roce que produce el paño, porque la piel esté demasiado delicada, puedes utilizar un difusor y de ese modo será más sencillo aplicar este efectivo remedio casero.

Té verde para aliviar las quemaduras del sol

La sábila o aloe vera, alivia las quemaduras del sol

Esta planta es utilizada para realizar muchos tratamientos para la piel y es especialmente importante en el tratamiento de quemaduras producidas por el sol. El gel natural que tiene esta planta en las hojas se aplica directamente en las partes quemadas y, de inmediato, se va a sentir un gran alivio. ¿Por qué? Este gel proporciona frescura y puede ayudar a sanar más pronto estas dolorosas quemaduras sin dejar ninguna huella.

Si no puedes conseguir una planta para extraer directamente el gel puedes acudir a una crema a base de aloe vera que tenga una buena cantidad de este gel.

Ver también: 5 mejores beneficios del aloe vera para la salud

El agua para evitar la deshidratación

Cuando nos exponemos a un sol intenso durante mucho tiempo corremos el riesgo de sufrir una deshidratación. Lo que sucede es que el cuerpo pierde líquido y sales minerales que son muy importantes para mantener el cuerpo adecuadamente hidratado. Cuando esto pasa tenemos que consumir suficiente agua, de esta manera podemos ayudar a que la piel se restaure con mayor facilidad.

Ver también: 7 maneras de tomar más agua 

Beber agua

Y recuerda…

Este tipo de quemaduras se tienen que evitar en lo posible. La solución está en hidratar, en una buena y efectiva protección solar. Además, hay que evitar salir en las horas en las que el sol está mucho más fuerte. En cuanto a los niveles de protección, estos se clasifican con el SPF.

El Sun Protection Factor es un indicador del tiempo que nos mantenemos protegidos cuando nos aplicamos el producto. Dicho de un modo resumido, este número (+15, +30, +50) supone que si te expones al sol sin protección tardas 15 minutos en quemarte, el protección solar retarda ese tiempo. Por ejemplo, si utilizas un SPF 30, 30×15= 450 minutos (7h y media). Eso sí, reaplícatelo de vez en cuando, cada media hora a poder ser.