Remedios caseros para las sibilancias

Si las sibilancias no vienen determinadas por un problema de salud importante podemos tratarlas con remedios caseros, que mejorarán los síntomas y facilitarán la respiración gracias a sus propiedades descongestionantes.

En ocasiones los seres humanos producen ruidos o silbidos cuando el aire pasa por los conductos respiratorios. A este fenómeno se lo conoce como “sibilancias”. Estas nos indican que hay una afección importante en esta área. Para aliviarlas podemos recurrir a algunos tratamientos caseros que pueden ser bastante efectivos.

Las sibilancias son los síntomas que caracterizan algunas afecciones respiratorias, como puede ser el asma o la bronquitis. Esto se debe a que estas afecciones tienen su origen en los conductos respiratorios que se encuentran ubicados en el pecho. Asimismo, pueden estar acompañadas de tos nocturna, escalofríos, respiración fría, mucosidad nasal, ojos irritados, fiebre, sinusitis entre otros.

Para iniciar un tratamiento adecuado se requiere de un diagnóstico previo en el que se determinen las causas del problema. En estos casos se debe siempre ir al médico.

Sin embargo, cuando se trata de una condición muy leve, se puede acudir a algunos tratamientos con remedios caseros que pueden ayudar a mejorar los síntomas de una manera bastante rápida y efectiva.

Los vapores con salvia blanca

planta de salvia

La salvia es una de las plantas medicinales que más se recomienda para el tratamiento de los problemas respiratorios. Debido a sus propiedades antiinflamatorias y expectorantes, puede ayudar a descongestionar los conductos afectados casi de forma inmediata, aliviando así esta condición.

Los vapores se pueden preparar con un poco de hojas de salvia en un recipiente con agua. Solo debes dejar hervir las hojas por unos veinte minutos y luego cubrir la cabeza con una toalla para recibir los vapores.

La cúrcuma

curcuma en polvo

Esta es una especia proveniente de la India que aporta una buena cantidad de beneficios para la salud. Entre sus grandes propiedades se destaca su gran poder antiinflamatorio, por lo que es muy utilizada desde hace muchos años para tratar las enfermedades respiratorias. Esto se debe a su contenido en cortecoesteroides, que ayudan a combatir las infecciones respiratorias.

La manera correcta de utilizar este remedio casero natural es haciendo una especie de pasta para aplicarla sobre el pecho a manera de cataplasma. Para lograr un cien por ciento de efectividad, lo mejor es colocar un paño tibio durante diez minutos.

Con todo, se debe controlar su consumo, ya que esta contiene a su vez micotoxinas. Este componente en grandes cantidades puede tener efectos adversos.

Tampoco se recomienda su uso si se está embarazada o si se tienen problemas con la vesícula biliar o con el hígado. Lo mejor es consultar a un especialista antes de empezar a emplearla de manera regular.

Lee también: El mejor remedio con cúrcuma para mejorar la circulación

Las semillas de mostaza

Semillas de mostaza

Las semillas de mostaza molidas son un remedio casero que puede ser muy efectivo para aliviar las enfermedades respiratorias. Esto se debe a que tienen grandes poderes para descongestionar.

Este tratamiento se puede preparar de manera muy sencilla, moliendo las semillas y consiguiendo un polvo fino. A continuación, con este se prepara una pasta que se “unta” en el pecho, colocando luego un paño mojado caliente durante diez o quince minutos.

Eso sí, antes de aplicarla directamente en el cuerpo se recomienda aplicar una capa de vaselina o crema protectora. Esto se debe a que en algunos casos puede quemar la piel, si se deja aplicada demasiado tiempo. Lo mejor es ir controlando el estado de nuestra piel mientras la tenemos aplicada.

Quizás te interese: 7 remedios naturales que puedes preparar con semillas de mostaza

La cebolla

cebolla cortada

La cebolla es uno de los remedios caseros más utilizados para tratar y aliviar los problemas respiratorios, ya que estimula la descongestión y la expectoración. Además, puede utilizarse como un poderoso antibiótico natural.

Este remedio se puede utilizar de diferentes maneras:

  • Vapores
  • Cortando una cebolla y aspirando directamente.
  • Jarabe. Este se prepara partiendo una cebolla en rodajas y agregándole una cucharada de miel.