7 remedios caseros para los callos en los pies

¿Por qué será que nuestros pies reciben tan poca atención si son una parte fundamental del cuerpo? ¿Acaso la tarea de sostenernos y permitirnos ir de aquí para allá no es suficiente? Tal y como cuidamos la piel del rostro, por ejemplo, deberíamos hacer lo mismo con los pies. De lo contrario, aparecen diferentes signos del daño o del descuido. En este artículo conocerás remedios caseros para los callos en los pies. No solo se verán más bonitos, sino que también reducirás los dolores y molestias.

¿Por qué salen callos en los pies?

El día a día cansa mucho nuestros pies. El uso de tacones, los calcetines, la poca humectación, la falta de exfoliación, el calzado demasiado ajustado y usado por muchas horas, la transpiración… son todos factores que pueden causar problemas.

Los callos o callosidades se forman en diversas áreas de los pies, sobre todo en los talones, en el lateral del dedo grande o del pequeño, encima de los dedos o en la planta del pie. Primero son algo molestos y luego, al no recibir la atención que corresponde, se tornan cada vez más dolorosos.

Si alguna vez has padecido callos en los pies entonces sabes que son insoportables, no te permiten ponerte ningún zapato, estás incómodo todo el día y eso se nota en tu humor, tu productividad y hasta en tu forma de ser.

Si nunca has tenido callos (¡qué suerte!) es importante que tomes algunas medidas preventivas. Por ejemplo, usar crema humectante para pies cada vez que sales del baño. Una vez a la semana, realiza masajes con unas gotas de aceite de oliva, vaselina o un puré de plátanos. Revisa también que tus zapatos sean cómodos, que no te queden ni muy ajustados ni muy sueltos. Si son nuevos, coloca un apósito donde sabes que te saldrán ampollas o callos y no los uses muchas horas seguidas.

Callosidades

Es bueno también que cuando regresas del trabajo o llegas a tu casa te quites el calzado y los calcetines e introduzcas tus pies en un recipiente con agua tibia y hierbas, como puede ser la manzanilla. Así estarán más descansados (y el aroma de las hierbas te hará sentir mejor en general).

Si ya tienes callos, hazte amiga de la conocida piedra pómez, pero recuerda utilizarla con precaución y mucho respeto para que no te lastime. Siempre procura usarla cuando salgas del baño, ya que la piel está más suave y maleable. Puedes usar también una lima para quitar las asperezas de los talones, la planta y los dedos. No repitas esto por más de tres minutos seguidos y al finalizar siempre aplica una crema humectante. Recuerda usar zapatos cómodos a partir de ahora y prestar mucha atención a los síntomas de molestia o dolor que puedan aparecer.

Remedios caseros para los callos en los pies

Además de usar la piedra pómez, a veces los callos son muy profundos o dolorosos como para estar ejerciendo presión sobre ellos. Presta atención a estos remedios caseros:

Receta N° 1 para callos.

Ingredientes

  • ½ cebolla.

¿Qué debo hacer?

Corta una cebolla por la mitad y frótala despacio sobre la zona afectada por el callo. Repite cada noche antes de acostarte. No es necesario que enjuagues. Trata de que los jugos de la cebolla penetren bien en la piel. Ponte calcetines y a la cama. La cebolla es curativa y también antiinflamatoria.

Callos en los pies

Receta N° 2 para callos.

Ingredientes

  • 1 diente de ajo.
  • 1 cucharada de aceite de oliva (15 ml).

¿Qué debo hacer?

Machaca el diente de ajo con el aceite de oliva y cubre el callo con la mecla . Tapa con una gasa, venda o paño y déjalo que actúe toda la noche. Retira por la mañana, sin enjuagar. Repite todos los días hasta que el callo desaparezca.

Receta N° 3 para callos.

Ingredientes

  • 1 puñado de tallos y flores de ortiga.
  • 1 cucharada de agua (15 ml).

¿Qué debo hacer?

Tener esta planta en casa es una excelente idea. Toma un puñado y bate junto con el agua en la licuadora. Te quedará una especie de pasta, la cual has de aplicar en el callo directamente. Tapa con una gasa o paño y deja actuar, por lo menos, tres horas antes de retirar.

Receta N° 4 para callos.

Ingredientes

  • 1 puñado de flores y hojas de caléndula.
  • 1 cucharada de agua (15 ml)

¿Qué debo hacer?

El procedimiento es el mismo que con la ortiga. Aplica todas las noches antes de dormir.

Receta N° 5 para callos.

Ingredientes

  • 1 higo.

¿Qué debo hacer?

Esta fruta tiene propiedades antiinflamatorias y, al mismo tiempo, aporta frescura y alivio. Corta un higo por la mitad, extrae la pulpa y aplica en el callo antes de acostarte. Cubre con una venda y ponte calcetines para que no ensucies las sábanas. Deja que actúe toda la noche y por la mañana remoja los pies en agua tibia. Después lima con la piedra pómez y aplica por último una crema humectante.

Receta N° 6 para callos.

Ingredientes

  • 2 cucharadas de bicarbonato de sodio (18 g).
  • 1 cucharada de agua tibia (15 ml).

¿Qué debo hacer?

Haz una pasta espesa con el bicarbonato y el agua. Aplica en el callo con movimientos circulares, como para exfoliar. Deja que actúe 20 o 30 minutos y retira con agua tibia. Posteriormente, lima o pasa la piedra pómez. No olvides la humectación final.

Receta N° 7 para callos.

Masajear-los-pies

Ingredientes

  • 4 cucharadas de manzanilla (60 ml).
  • 1 litro de agua hirviendo.

¿Qué debo hacer?

Realiza una infusión con ambos ingredientes. Deja tapado unos minutos y luego introduce los pies dentro del recipiente, con cuidado de no quemarte. Suavizará tus callos y luego podrás pasar la piedra pómez sin problemas. Aunque parezca redundante, lo repetimos. Termina todo tratamiento o receta con crema humectante.

 

Te puede gustar