Remedios caseros para mejorar el tránsito lento

Además de beber abundante agua y seguir una dieta sana, equilibrada y rica en fibra, es importante que realicemos actividad física regular para favorecer los movimientos peristálticos

Cuando hablamos de tránsito lento, nos referimos a un problema digestivo muy serio. La digestión es la descomposición de los alimentos en nutrientes.

Tener tránsito lento es la dificultad de eliminar los desechos fecales con frecuencia. Eliminarlos diariamente, seria lo ideal.

Esto puede traer muchas molestias a las personas que lo sufren, como por ejemplo:

  • Cólicos.
  • Hinchazón abdominal.
  • Malestar general.
  • Endurecimiento de los desechos.

Para mejorar estos síntomas hay que hacer algunos cambios en el estilo de vida que, sin duda, te ayudarán a corregir este molesto problema.

Debes cuidar la alimentación

Consumir frutas y verduras

verduras alimentos ricos en nutrientes

Es muy importante mantener una dieta saludable. Incluir en ella una variedad de alimentos que ayuden a mejorar la situación. Como por ejemplo:

  • Las frutas.
  • Las verduras.
  • Los cereales integrales.
  • Todos aquellos alimentos que nos proporcionen también una abundante cantidad de fibra.

De esta manera se logra una digestión más suave y será mucho más fácil eliminar los desechos con frecuencia

Las frutas que podemos consumir para obtener una buena calidad y cantidad de fibra son muy variadas y además exquisitas, por ejemplo:

  • Las manzanas.
  • Las frutillas.
  • Las naranjas.
  • El kiwi.
  • Las ciruelas.
  • La papaya.
  • La pera.

Entre las verduras con mayor cantidad de fibra podemos destacar:

  • Las espinacas.
  • Las zanahorias.
  • El brócoli.
  • Las legumbres.

Lee también: Cómo hacer un jugo depurativo para vaciar los intestinos naturalmente

Alimentos que debes evitar si tienes tránsito lento

Efectos del alcohol

Puedes añadir a la dieta productos lácteos, preferiblemente el yogur. Este ayuda a que los alimentos que consumimos se asimilen con más facilidad.

De este modo mejora el tránsito y también se ayuda a que la evacuación se logre mas fácilmente. Cuando se sufre de tránsito lento es mejor evitar:

  • El consumo de alcohol
  • Los alimentos procesados
  • Reducir al mínimo el consumo de harinas como el arroz, las pastas y los productos de panadería.

Trata de consumir alimentos preparados a la plancha, al vapor o sancochados, no a los fritos y a las grasas.

  • Toma mucha agua,
  • Mastica muy bien y despacio todos los alimentos.
  • Esto hará que se  pueda digerir mucho más rápido y fácil todo lo que comas.

Te puede interesar: Increíble dieta recomendada para depurar los intestinos

Realizar cambios en el estilo de vida

Estilo de vida saludable. tránsito lento

Para evitar el tránsito lento es necesario que realices varios cambios en el estilo de vida. Lo primero que tienes que mejorar es la actividad física.

Si eres una persona que tiene que permanecer demasiado tiempo sentada ya sea porque tu trabajo así te lo exige, o por que te da algo de pereza salir a hacer cualquier tipo de actividad que te permita ejercitarte.

  • Debes saber que el sedentarismo es uno de los principales causantes de un tránsito lento.
  • Por lo tanto, la recomendación en este caso es que trates de practicar algún deporte o simplemente dar una caminata de treinta minutos todos los días.
  • Esto será suficiente para activar la circulación, mejorar el metabolismo y por su puesto facilitar la correcta digestión.

Cuando tengas deseos de ir al baño hazlo de inmediato. Esto puede ayudar a mejorar el problema, es más, debes hacerlo aunque no tengas ganas. Será más efectivo si lo haces todos los días a la misma hora.

  • Este puede ser un método muy efectivo para lograr que poco a poco tu organismo se acostumbre a ir al baño con la frecuencia requerida.

Mejorar el tránsito intestinal lento es muy sencillo, solo debes hacer uso de las recomendaciones anteriores. Si no sientes mejoría acude a un especialista para que te de un diagnóstico.

  • Pastor, M. A., & Berenguer, J. (2001). Tratamiento del estreñimiento crónico. Revista Clinica Espanola. https://doi.org/10.1016/S0014-2565(01)70856-9
  • Rey, E. (2006). Estreñimiento. Revista Española de Enfermedades Digestivas. https://doi.org/10.4321/S1130-01082006000400010
  • Mascaró, J., & Formiga, F. (2006). Valoración y tratamiento del estreñimiento en el anciano. Revista Espanola de Geriatria y Gerontologia. https://doi.org/10.1016/S0211-139X(06)72961-4