Remedios caseros para piernas cansadas

Regálate un momento para relajarte y aliviar el cansancio de tus piernas.

A continuación te brindamos algunos remedios caseros y tips para piernas cansadas. Recuerda que es importante cuidar de ellas, ya que son las que nos permiten ir de aquí a allá a diario.

Al permanecer de pie o sentados por mucho tiempo a lo largo del día esto puede ocasionar molestias y dolores. En primer lugar porque esto resiente los músculos y en segundo lugar porque la circulación sanguínea no fluye adecuadamente. Generalmente eso viene acompañado por la acumulación de líquidos.

La hinchazón de las extremidades inferiores es más común de lo que pensamos. Puede traer dolor o no y afectar a una o ambas piernas. Aparece por una cuestión de “gravedad” y se caracteriza por una sensación de cansancio seguido de “tirantez” en las piernas.

Factores de riesgo

  • El sobrepeso.
  • El sedentarismo.
  • La aterosclerosis.
  • La menstruación.
  • La deshidratación.
  • La distensión muscular.
    • Los tendones inflamados o los desgarros.
  • La insuficiencia cardíaca.
  • Exceso de actividad física.
  • Los problemas renales o hepáticos.
  • La formación de coágulos de sangre (impiden el retorno venoso).

Otros factores a tener en cuenta

  • Viajes largos en automóvil o avión.
  • Permanecer de pie o sentado varias horas.
  • Llevar tacones o ropa demasiado ajustada.
  • Tomar estrógenos o medicamentos que generan retención de líquidos.

Remedios caseros para piernas cansadas

Para encontrar una solución para piernas cansadas, se puede recurrir a las bondades de ciertos remedios y recetas naturales. Estos se pueden poner en práctica en la comodidad del hogar, en cualquier momento.

Visita este artículo: Cuáles son los mejores ejercicios para tonificar piernas

1. Zumo o té de perejil

Batido de perejil para desintoxicar por completo

Tiene propiedades diuréticas y por lo tanto favorece la eliminación de líquidos. El té de perejil es ideal para las personas que padecen obesidad, problemas circulatorios o cardíacos y edemas. Este zumo se puede conseguir en las tiendas naturistas o bien prepararlo en casa.

Ingredientes

  • 10 gramos de hojas de perejil.
  • 250 gramos de agua (1 taza).

Preparación

  • Lava el perejil.
  • Machaca las hojas en un mortero con poco de agua.
  • Coloca las hojas machacadas en el vaso de la licuadora junto al resto del agua.
  • Mezcla bien.
  • Bebe (mejor en ayunas).

2. Baño de sales

Es uno de los remedios para piernas cansadas que produce alivio al instante. Cuando regresas a casa del trabajo por ejemplo puedes llenar un recipiente con agua tibia (nunca caliente porque no estimula la circulación) e introducir los pies en el liquido (hasta las pantorrillas) cuanto tiempo queramos o hasta que se enfríe.

Para mayores beneficios te recomendamos que añadas sal marina (10 gramos) o incluso sales especiales con propiedades relajantes y desinflamatorias.

3. Té de diente de león

infusion-diente-de-leon

Esta planta es diurética, lo cual es útil para combatir la hinchazón de las piernas. Además brinda una sensación de saciedad.

Ingredientes

  • 5 gramos de hojas secas de diente de león (1 cucharada).
  • 250 gramos (1 taza).

Preparación

  • En un recipiente coloca el agua y las hierbas.
  • Calienta a fuego moderado hasta que comience a hervir.
  • Cocina por 10 minutos y retira del fuego.
  • Deja reposar por 15 minutos para que se entibie.
  • Filtra y bebe al menos 2 tazas al día (una en ayunas la otra a media tarde).

4. Elevar las piernas

Cuando tenemos las piernas cansadas muchas veces se debe a la postura que mantienen durante todo el día. Esto significa que si estamos sentados o de pie varias horas por la tarde o noche sentiremos los primeros síntomas.

Un buen remedio para piernas cansadas es levantarlas por encima de la altura del corazón para permitir el retorno de flujo sanguíneo que no se ha producido durante la jornada.

Por ejemplo, puedes apoyar los talones en la mesilla frente al sofá, colocar cojines en las pantorrillas al momento de dormir o tumbado en la cama apoyar los pies contra la pared durante algunos minutos.

Si en vez de darte un baño de sales optas por meterte en la tina con agua tibia y espuma puedes poner las piernas hacia arriba algunos minutos. Para casos crónicos se recomienda disponer unos tacos en las patas de la cama para que la cabecera quede más baja.

5. Té de grosellero negro

4 recetas con té negro para mejorar tu piel

Esta planta es rica en flavonoides lo que significa que ayuda en la resistencia y elasticidad de los capilares sanguíneos. El grosellero negro entonces se convierte en un remedio fantástico para mejorar la circulación de la sangre y para piernas cansadas.

Ingredientes

  • 10 gramos de hojas secas de grosellero negro (2 cucharadas).
  • 1 litro de agua (4 tazas).

Preparación

  • En un cazo coloca el agua y el grosellero.
  • Calienta a fuego lento hasta que hierva.
  • Deja que las hojas se cocinen durante 10 minutos.
  • Retira del fuego y deja reposar por otros 10 minutos.
  • Filtra y coloca el líquido en una jarra o recipiente.
  • Refrigera el líquido en la nevera.
  • Puedes endulzar la mezcla con miel o estevia.

¿Quieres conocer más? Lee: El té negro contra la tensión arterial

6. Dieta equilibrada

La alimentación es muy importante cuando queremos cuidarnos. Las frutas y las verduras no pueden faltar en tu dieta diaria así como tampoco los 2 litros de agua por día. Se recomienda reducir el consumo de sal y grasas.

7. Masajes

masajes en los pies

Puedes usar aceites esenciales indicados para relajar y desinflamar como, por ejemplo, el aceite de hamamelis que disminuye el dolor y evita la mala circulación.

Hazte masajes cada vez que te sea posible luego de darte un baño. Aprovecha cualquier momento del día sobre todo por las noches cuando las piernas están más cansadas.