¿Funcionan los remedios caseros para tratar la caspa?

4 abril, 2018
Este artículo fue redactado y avalado por la médica Karla Henríquez
Dejar de lavarse el cabello, por temor a agravar el problema es contraproducente. De hecho, lo más recomendable es lavarse el cabello con regularidad (y con los productos adecuados) para eliminar el exceso de células muertas.

Hay personas que tienen dificultad o no saben bien cómo tratar la caspa. Aunque es un problema muy frecuente, a muchos les desagrada ver una cabellera con caspa, relacionándola con la suciedad y el mal aspecto.

¿Qué es la caspa?

La caspa es una condición de tipo dermatológico que se presenta en el cuero cabelludo. Esta reseca la piel y produce el desprendimiento de la misma a través de pequeñas escamas blancas, que suelen enredarse en el cabello.

Se estima que más de la mitad de la población global ha padecido o padece de caspa en diferentes dimensiones. Este problema no representa en ningún momento algo perjudicial para el organismo, ni puede ser catalogado como enfermedad.

Cuando las células de piel muertas que se desprenden pasan a ser excesivas, puede generarse irritación y malestar superficial en la zona del cuero cabelludo, haciendo que, en casos más graves, deba recurrirse a la consulta con un médico dermatólogo. Sin embargo, la mayoría de los casos pueden combatirse con soluciones caseras.

¿Por qué se produce la caspa?

Tratamiento contra la caspa

La piel está en constante crecimiento y las células de la epidermis mueren al ser expulsadas, manifestándose como hojuelas en el cuero cabelludo. Estas suelen ser microscópicas o invisibles. Cuando una persona tiene caspa, comienzan a reproducirse mucho más rápidamente.

Según el doctor ‎Rodríguez García la causa de la caspa suele ser principalmente el hongo Malassezia furfur (FM). Este se encuentra en todos los cueros cabelludos. Al crecer demasiado rápido, produce la caspa y su comezón.

Descubre: La salud de la piel, ¿qué es mito y qué es realidad?

¿Funcionan los remedios para tratar la caspa?

Los licuados de cebolla, la mezcla de aceites esenciales, el vinagre de manzana, el zumo de limón y el bicarbonato de sodio no son los remedios más adecuados para este problema. Pueden maltratar el cabello (resecándolo y haciéndolo quebradizo) e irritar aún más el cuero cabelludo.

Si la caspa es leve, con un buen cuidado personal el problema puede desaparecer por sí solo. Esto puede incluir el cambio de champú, acondicionador y afines.

En resumen:

  • Dejar de lavarse el cabello, por temor a agravar el problema es contraproducente. De hecho, lo más recomendable es lavarse el cabello con regularidad (y con los productos adecuados) para eliminar el exceso de células muertas.
  • Según los expertos, el uso de champús basados en ácidos ayuda a restaurar la acidez al cuero cabelludo, ya que ayudan a descomponer los aceites y evitan que las células de piel muertas se acumulen de forma notoria.
  • Por otra parte, los expertos señalan que no todos los casos son iguales y que la caspa varía de una persona a otra. Por ello, es necesario probar con varios champús con ingredientes activos diferentes (sulfuro de selenio, alquitrán, ácido salicílico, piritionato de zinc, ketoconazol​) para encontrar el más adecuado para cada caso.
  • El uso de mascarillas hidratantes (sean comerciales o caseras) no solucionará el problema, ya que la caspa no es producto de la resequedad, como se suele creer.
  • Las formas severas de caspa requieren un tratamiento pautado por el dermatólogo.
  • La caspa puede estar relacionada con malos hábitos alimenticios y déficits, por ello, mantener una dieta equilibrada puede ayudar a recuperar la salud capilar y eliminar la caspa.