Remedios caseros para la gastritis en niños

Angélica Quijano·
03 Agosto, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el médico Leonardo Biolatto al
04 Agosto, 2020
La gastritis es una causa frecuente de dolor abdominal en los niños. Si bien es un motivo de consulta al médico, hay algunos remedios caseros que pueden contribuir al control de su sintomatología. Aquí los detallamos.

La gastritis es la inflamación del revestimiento del estómago a causa de diferentes factores, como infecciones bacterianas, malos hábitos alimentarios y estrés. Aunque esta afección es más común en los adultos, los niños también pueden padecerla. Los signos van desde dolor o ardor estomacal hasta náuseas y vómitos.

Si bien es necesario consultar con el pediatra ante cualquier signo de alerta, esta condición no suele presentar mayores complicaciones sobre la salud del menor. Por lo tanto, es posible mitigar algunos de sus síntomas con algunos remedios caseros. A continuación, los detallamos.

Remedios caseros para la gastritis en niños

Un artículo publicado en World Journal of Gastroenterology expone que la inflamación de la mucosa gástrica, mejor conocida como gastritis, es una causa frecuente de dolor abdominal en niños. Al haber varios factores implicados, el tratamiento puede ser multidisciplinario e individualizado.

Aún así, hay algunos hábitos y remedios caseros que pueden contribuir a promover la sensación de alivio, al menos de forma temporal. Si bien no sustituyen los consejos del médico, conviene aplicarlos para reducir el riesgo de complicaciones. ¡Toma nota!

Hábitos alimentarios

Muchos de los casos de gastritis en niños tienen su origen en los malos hábitos de alimentación. Ya sea por no tener un horario establecido para hacer las comidas o por consumir ciertos alimentos que irritan su estómago, el pequeño acaba sufriendo inflamación y dolor.

La alimentación debe planearse de la mano de un nutricionista, ya que en la infancia hay requerimientos nutricionales especiales. Sin embargo, se recomienda limitar el consumo de alimentos altos en gluten, azúcares añadidos, ácidos y picantes. Todos estos inciden en la irritación del revestimiento del estómago.

En cuanto a las horas de las comidas, un artículo de International Scholarly Research Notices sugiere que no tener un horario establecido durante un periodo de tiempo prolongado está asociado con un mayor riesgo de infección por la bacteria Helicobacter Pylori (H. Pylori), una de las principales causas de la gastritis.

Entre tanto, una revisión publicada en Gastroenterology Review expone que agregar brócoli y arándanos frescos a la dieta puede ayudar al organismo a mejorar los síntomas asociados con la gastritis debido a sus propiedades antiinflamatorias y antibacterianas.

NIño come piza
El consumo de comidas irritantes puede ser un detonante de gastritis en niños. Es importante hacer ajustes en la alimentación de la mano de un nutricionista.

Lee también: Vómitos en los niños: ¿cómo actuar?

Extracto de ajo

En la medicina tradicional, otro de los remedios caseros para la gastritis en niños es el ajo. Si bien no tiene un sabor muy agradable, hay evidencias que exponen que contribuye a combatir la H. Pylori en el organismo.

Por lo anterior, prepararlo machacado con un poco de miel puede servir como coadyuvante en caso de gastritis. También puede ingerirse solo o en extractos.

Probióticos

Los probióticos son microorganismos vivos que se encuentran en ciertos alimentos. Se emplean para mejorar la digestión e incrementar la resistencia del organismo ante los efectos dañinos de ciertas bacterias.

En relación a esto, una publicación de World Journal of Gastroenterology señala que los probióticos contribuyen a inhibir la aparición del H. Pylori. Entre los alimentos que contienen estas bacterias saludables encontramos los siguientes:

  • Yogur.
  • Kombucha.
  • Aceitunas y encurtidos.
  • Chucrut.
  • Kéfir.
  • Kimchi.
  • Miso.

Quizá te interese: Los 15 mejores probióticos y prebióticos para cuidar de tu salud

Aceites esenciales

En los últimos años, el uso de aceites esenciales ha aumentado debido a los beneficios que representan para ciertas condiciones de salud, incluidos los problemas digestivos. En cuanto a la gastritis, un estudio de Antimicrobial Agents and Chemotherapy plantea que podrían tener un efecto positivo en inhibir el crecimiento excesivo del H. Pylori.

En particular, parecen útiles los aceites obtenidos de la menta y el ajo. Sin embargo, su uso debe hacerse con precaución. En cantidades excesivas, ambos pueden resultar irritantes. Lo mejor es seguir las recomendaciones del fabricante.

Aceites esenciales
Algunos aceites esenciales parecen servir como coadyuvantes en caso de gastritis. Su uso debe ser moderado, solo en casos puntuales.

¿Se puede prevenir la gastritis en niños?

Aunque no es muy común que los niños pequeños sufran de gastritis, es una afección que puede aparecer en cualquier momento. No obstante, existen algunas prácticas, además de las que mencionamos, que podrían ayudar a prevenirla. Algunas de ellas son las siguientes:

  • Mantener un horario fijo de alimentación.
  • Esperar al menos 2 horas después de la última comida para acostarlo.
  • Evitar comidas copiosas y abundantes.
  • Ayudar a que el niño se relaje con actividades como el yoga, la meditación o escuchar música.

¿Cuándo consultar con el médico?

Como mencionamos, en la mayoría de los casos esta afección no representa problemas graves para la salud. De todos modos, si los niños presentan un dolor de estómago severo, vómitos recurrentes o algún otro síntoma relevante, lo mejor es consultar con el pediatra para encontrar la causa y establecer el tratamiento adecuado.

Hay que tener en cuenta que los síntomas no siempre son indicio de gastritis y pueden tener su origen en otra afección. El médico será quien determine si son necesarias pruebas complementarias para el diagnóstico. ¡Tenlo en cuenta!

  • Islek A, Yilmaz A, Elpek GO, Erin N. Childhood chronic gastritis and duodenitis: Role of altered sensory neuromediators. World J Gastroenterol. 2016;22(37):8349-8360. doi:10.3748/wjg.v22.i37.8349
  • Bergonzelli, G. E., Donnicola, D., Porta, N., & Corthésy-Theulaz, I. E. (2003). Essential oils as components of a diet-based approach to management of Helicobacter infection. Antimicrobial Agents and Chemotherapy. https://doi.org/10.1128/AAC.47.10.3240-3246.2003
  • Cellini, L., Di Campli, E., Masulli, M., Di Bartolomeo, S., & Allocati, N. (1996). Inhibition of Helicobacter pylori by garlic extract (Allium sativum). FEMS Immunology and Medical Microbiology. https://doi.org/10.1016/0928-8244(95)00120-4
  • Hołubiuk, Ł., & Imiela, J. (2016). Diet and Helicobacter pylori infection. Gastroenterology Review/Przegląd Gastroenterologiczny, 11(3), 150-154. https://doi.org/10.5114/pg.2016.61487
  • Lim, S.-L., Canavarro, C., Zaw, M.-H., Zhu, F., Loke, W.-C., Chan, Y.-H., & Yeoh, K.-G. (2013). Irregular Meal Timing Is Associated with Helicobacter pylori Infection and Gastritis . ISRN Nutrition. https://doi.org/10.5402/2013/714970