6 remedios caseros para combatir los calambres nocturnos

Carolina Betancourth 17 diciembre, 2016
Los calambres nocturnos suelen aparecer por una pérdida de líquido y sales minerales. No obstante, podremos evitarlos si tomamos determinadas medidas antes de ir a dormir

Los calambres o espasmos musculares son una dolencia muy común en la población que, generalmente, aparecen de repente durante unos segundos o minutos.

Consisten en una contracción involuntaria de uno o varios músculos, casi siempre de las piernas y rara vez en otras articulaciones.

Suelen aparecer en horas de la noche, interrumpiendo el sueño y disminuyendo la calidad del descanso por las incomodidades que generan.

Están relacionados con el exceso de actividad física, la pérdida de líquidos y sales minerales, así como con cambios propios de la edad.

No obstante, también pueden aparecer por permanecer mucho tiempo en la misma posición o hacer un movimiento inusual.

En cualquier caso, es una situación bastante molesta que puede afectar la calidad de vida cuando no se le presta la atención necesaria.

Por fortuna, existen varios remedios caseros y naturales que contribuyen a controlarlo para evitar su recurrencia y posibles complicaciones.

¡Toma nota!

1. Batido de remolacha y manzana para evitar los calambres

licuadomanzanaremolacha

El batido de remolacha y manzana es una bebida saludable con un alto contenido de minerales esenciales que benefician la salud muscular.

Está recomendado para deportistas o personas que, por una u otra razón, tienen que hacer actividad física de alto impacto.

Además, es un remedio diurético y antiinflamatorio que controla los calambres asociados con la retención de líquidos y los problemas circulatorios.

Lee también: 7 beneficios de consumir remolacha

Ingredientes

  • 3 ramas de apio
  • 1 manzana
  • 1 remolacha
  • ½ vaso de agua (100 ml)

¿Qué debes hacer?

  • Pasa todos los ingredientes a través de un extractor de jugos y combina todo en la licuadora.
  • Consúmelo una o dos horas antes de ir a dormir.

2. Infusión de ginkgo biloba

Las propiedades diuréticas y antiinflamatorias de la infusión de ginkgo biloba hacen de este remedio un relajante natural para prevenir y combatir los calambres nocturnos.

Ingredientes

  • 3 cucharadas de ginkgo biloba (30 g)
  • 1 taza de agua (250 ml)

¿Qué debes hacer?

  • Pon a hervir la taza de agua y, cuando llegue a ebullición, agrégale las cucharadas de ginkgo biloba.
  • Déjalo a fuego bajo durante tres minutos y retíralo.
  • Espera a que repose a una temperatura soportable, pásalo a través de un colador y consúmelo.
  • Toma una o dos tazas al día.

3. Bebida de miel y vinagre de manzana

Agua con miel

Los descontroles en el pH de la sangre son un fuerte influyente de la recurrencia de los espasmos musculares nocturnos.

Estos impiden la correcta distribución de los minerales y, a su vez, afectan la oxigenación de los músculos.

La bebida de miel de abejas y vinagre de manzana tiene sustancias alcalinas que ayudan a lograr un equilibrio en estos procesos.

Ingredientes

  • 1 cucharada de miel de abejas (25 g)
  • 1 cucharada de vinagre de sidra de manzana (10 ml)
  • 1 taza de agua (250 ml)

¿Qué debes hacer?

  • Diluye la cucharada de miel y el vinagre de manzana en una taza de agua caliente.
  • Consume una taza en ayunas y otra antes de ir a dormir.

4. Remedio con leche, miel y limón

La combinación de leche, miel y limón nos da como resultado un remedio relajante para prevenir la aparición de los calambres nocturnos.

Sus propiedades ayudan a disminuir la tensión muscular y, a su vez, inducen a un sueño profundo.

Ingredientes

  • 1 vaso de leche (200 ml)
  • 1 cucharada de miel de abejas (25 g)
  • 1 cucharadita de jugo de limón (5 ml)

¿Qué debes hacer?

  • Pon a calentar la leche y mézclala con la cucharada de miel y el jugo de limón.
  • Déjalo reposar a una temperatura soportable y consúmelo antes de dormir.

5. Té de ortiga

ortiga para rinitis alérgica

El té de ortiga es una bebida diurética que favorece la eliminación de los líquidos retenidos en los tejidos del cuerpo.

Su ingesta regular relaja los músculos, disminuye la inflamación y previene los incómodos espasmos.

Ingredientes

  • 2 cucharadas de ortiga seca (20 g)
  • 1 litro de agua

¿Qué debes hacer?

  • Vierte las hojas de ortiga seca en un litro de agua y llévalo a ebullición durante cinco minutos.
  • Cuando repose, pásalo a través de un colador y consúmelo hasta tres veces al día.

Visita este artículo: Infusión de ortigas para depurar el organismo

6. Masajes con castaño de Indias

El castaño de Indias es un producto muy popular por su capacidad para mejorar la circulación, relajar las piernas y reducir las contracturas.

En este caso utilizamos sus extractos con un poco de aceite de oliva para realizar un masaje terapéutico.

Ingredientes

  • 5 gotas de extracto de castaño de indias
  • 1 cucharada de aceite de oliva (16 g)

¿Qué debes hacer?

  • Combina ambos ingredientes y úsalos para dar suaves masajes circulares en las piernas.
  • Puedes hacerlo como método preventivo antes de dormir, o bien, aplicarlo ante la primera molestia.

Recuerda que, como complemento de estos remedios, debes procurar mantener un estilo de vida saludable, con una alimentación balanceada y una rutina de ejercicios.

 

Te puede gustar