Remedios herbales contra la depresión y ansiedad

Brunilda Zuñiga 25 octubre, 2014

Los problemas de salud mental están muy presentes en la actualidad. De hecho, representan un 8% de la pérdida de años de calidad de vida. Entre ellos, la depresión y la ansiedad son los más frecuentes, sobre todo en las mujeres. Saber diferenciarlos y qué podemos hacer para mejorar son cuestiones fundamentales si tenemos en cuenta los anteriores datos. Veamos en qué consisten.

La depresión es un trastorno del estado de ánimo caracterizado por la presencia de un conjunto de síntomas asociados con la tristeza y la anhedonia o pérdida de la capacidad de experimentar placer. No obstante, es importante tener en cuenta que no todas las personas con depresión padecen los mismos síntomas, de ahí que se distingan diferentes tipos de este trastorno. La gravedad, la frecuencia y la duración de los síntomas varían según la persona, aunque todos confluyen en una incapacidad de moverse con la vida y un pesimismo crónico.

Por otro lado, la ansiedad es una respuesta emocional ante situaciones que se perciben como peligrosas o amenazantes. Esta puede variar desde una sensación de inquietud ligera hasta sentimientos de verdadero terror y pánico. Todo depende de las expectativas que la persona genera sobre la situación. No obstante, aunque se experimente como una emoción desagradable en determinadas ocasiones, lo cierto es que no se considera peligrosa, ya que su objetivo es proteger al organismo de esa posible amenaza; el problema es no saber gestionarla.

Así, aunque ansiedad y depresión a primera vista puedan parecer dos trastornos diferentes e independientes, en algunos casos están relacionados. Por ejemplo, una ansiedad mantenida en el tiempo puede llegar a provocar una depresión. De ahí que sea tan importante diferenciarlas además de saber cómo tratarlas.

Existen diferentes alternativas para tratar la ansiedad y la depresión como la terapia psicológica y la terapia farmacológica, tanto de forma individual como combinada. No obstante, cuando estos trastornos psicológicos no se mantienen en el tiempo o bien no son demasiado graves algunos remedios naturales pueden resultar bastante útiles. Profundicemos.

Hierbas y otras sustancias para la depresión

  • Avena. La avena contiene lecitina, vitaminas del complejo B, ácido pantoténico, enzimas, minerales (principalmente calcio y fósforo), ciertos oligoelementos y un alcaloide que equilibra y tiene efectos vigorizantes sobre el sistema nervioso. Además, es uno de los cereales que contienen triptófano, un compuesto clave para producir serotonina, un neurotransmisor indispensable para mejorar nuestro estado de ánimo y bienestar.
  • Hierba de San Juan. Es un remedio herbal muy utilizado en Europa y prescrito de forma generalizada para el tratamiento de la depresión. Al parecer su mecanismo de acción es similar al de los ISRS: inhibe la recaptación de serotonina y altera los niveles de otros neurostransmisores como la dopamina y la norepinefrina. Según algunos estudios, la hierba de San Juan como monoterapia es superior al placebo y comparable al tratamiento con antidepresivos en la reducción a corto plazo de síntomas depresivos en personas con depresión leve o moderada.

Hierba de San Juan

Te puede interesar: La hierba de San Juan, un remedio natural contra la depresión

  • Ácidos grasos Omega-3. Los ácidos grasos poliinsaturados ω-3 son una buena opción terapéutica tanto en la prevención como en el tratamiento de enfermedades donde la inflamación tenga un papel importante, como ocurre en la depresión. De este modo, las personas con depresión y un déficit en su dieta de ácidos grasos omega-3 pueden responder bien a dietas con altos niveles de este tipo de ácidos grasos.
  • Lavanda. Un estudio realizado por Shahin Akhondzadeh, profesor de psicofarmacología clínica en la Universidad de Ciencias Médicas de Teherán, confirmó que tanto la lavanda como la imipramina de forma independiente eran eficaces en el tratamiento para la depresión. Aún así, los resultados también confirmaron que la combinación de ambos tratamientos era más eficaz. De esta forma, podemos afirmar que la lavanda se puede utilizar como coadyuvante de los antidepresivos.
  • Ácido fólico (folato). El folato forma parte de las vitaminas B. Entre sus funciones destacan la activación celular, así como favorecer el funcionamiento del sistema nervioso y del sistema inmunitario. Además, es una vitamina clave para la síntesis de dopamina, serotonina, norepinefrina y homocisteina. Las personas que tienen deficiencia de folato suelen ser más propensas a la depresión, de ahí que se recomiende su uso ante este tipo de trastornos del estado de ánimo tanto de forma individual como complemento de los antidepresivos.

Hierbas y otras sustancias para la ansiedad

  • Hierbas de San Juan. Al igual que para el tratamiento de la depresión, las hierbas de San Juan se consideran eficaces para tratar la ansiedad. Un estudio publicado en la Revista Mexicana de Neurociencia confirmó que la potencia de las hierbas de San Juan fue casi equivalente a la del diazepam. Aunque los efectos de este se observaron antes y se mantuvieron sin cambios, mientras que los efectos de las hierbas de San Juan aparecieron de forma progresiva y requirieron más administraciones.
  • Lavanda. Es una hierba con altas concentraciones de aceites volátiles, los cuales desprenden una fragancia agradable. Por ello, suele utilizarse para aliviar la ansiedad leve. Se cree que su eficacia proviene de la combinación de los efectos psicológicos producidos por la fragancia y los efectos fisiológicos de los aceites volátiles en el sistema límbico.
  • Valeriana. Esta planta medicinal tiene propiedades sedantes, además de propiedades analgésicas, antisépticas y anticonvulsivas. Se recomienda sobre todo para los casos de ansiedad leve al igual que la lavanda y para las personas que tengan problemas de insomnio. José Ortiz, doctor y catedrático del Departamento de Farmacología y toxicología de la Escuela de Medicina del Recinto de Ciencias, afirma que la valeriana podría ser una alternativa adicional para los problemas de ansiedad. No obstante, también hace especial énfasis en que hacen falta más estudios para confirmarlo.

Valeriana en infusión

Otros tratamientos para la ansiedad y la depresión

Existe una gran diversidad de hierbas y otras sustancias que pueden ayudar al tratamiento de la ansiedad y la depresión, sobre todo para los casos más leves.

Por otro lado, se ha comprobado que la terapia psicológica y el tratamiento farmacológico, tanto de manera separada como combinada, son efectivos para ambos tipos de trastornos.

Además, es importante mencionar el creciente interés por la medicina complementaria y alternativa por parte de los profesionales de la salud, como coadyuvante a los antidepresivos y psicoterapias. Algunos ejemplos son la aromaterapia o el yoga.

No obstante, siempre es recomendable pedir ayuda y consultar a un especialista sobre qué hacer cuando la ansiedad y la depresión aparecen en nuestras vidas. No olvidemos que tanto en la depresión como en la ansiedad influyen un gran número de aspectos tanto en su origen como mantenimiento, además del contexto y las características de cada persona.

Bibliografía

Te puede gustar