Remedios naturales a base de limón

11 julio, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por el médico Mario Benedetti Arzuza
El limón puede ayudarnos a mejorar y a detener los síntomas de la gastroenteritis. Basta con mezclarlo con un litro de agua, sal, bicarbonato y azúcar

Las frutas cítricas, como la naranja y el limón, son muy recomendadas como parte del tratamiento casero para tratar afecciones de la garganta, subir las defensas y favorecer la absorción de hierro. Sin embargo, en este artículo nos centraremos en el limón exclusivamente.

El limón es una de las frutas cítricas más utilizadas en la cocina y la medicina. Al combinarse con miel, por ejemplo, puede conformar un delicioso jarabe con propiedades antibacterianas para la garganta (en caso de infección). Por otra parte, también es utilizado para combatir otros problemas de salud.

A continuación, te revelamos cuáles son algunos de los remedios caseros a base de limón que pueden ayudarte a complementar tu tratamiento farmacológico. ¡Toma nota!

1. Limón para combatir el escorbuto

mascarilla limon

El limón tiene un alto contenido de vitamina C, además de otros nutrientes. Si te encuentras en una época en la que careces de esta vitamina en particular, incluir este alimento con regularidad en tu dieta te resultará muy beneficioso.

Además, de esta manera también se puede aliviar el escorbuto, una enfermedad que ocurre cuando se tiene una carencia grave de vitamina C. Por eso, es tan importante incluir alimentos ricos en vitamina C y antioxidantes dentro de una dieta balanceada, a modo de prevención.

Otra forma de utilizar el limón para mejorar el escorbuto, es calentando en la estufa la mitad de un limón y pasarlo suavemente por la parte afectada de las encías.

Ver también: https://mejorconsalud.com/descubre-los-increibles-beneficios-del-agua-tibia-con-limon-en-ayunas/

2. Contra la diarrea

En muchas ocasiones, podemos padecer una diarrea y podemos hacer zumo de limón que nos puede servir como complemento para tratar de acabar con esta molestia.

Una vez hemos hecho el zumo utilizando un litro de agua y varios limones, se le agrega un poco de azúcar y de sal, de esta manera se puede preparar un suero natural con el que se puede detener la diarrea, dadas las propiedades astringentes que contiene el limón.

3. Para la gota y el ácido úrico alto

El zumo de limón es bastante efectivo para ayudar a depurar el organismo, por este motivo es muy recomendado para el tratamiento de la gota y el exceso de ácido úrico.

La manera correcta de hacerlo es agregarle a medio vaso de agua el zumo de tres limones, se debe tomar en ayunas durante una semana, se descansa una semana y se vuelve a tomar. Esto se puede repetir varias veces o hasta que el problema esté controlado.

Te recomendamos leer: https://mejorconsalud.com/la-gota-12-remedios-naturales-para-combatirla/

4. Para la arteriosclerosis y la hipertensión

Tensión alta.

Para tratar la hipertensión y la arteriosclerosis se debe comenzar bebiendo el zumo de un limón, al día siguiente el de dos limones, el tercero de tres y así hasta completar diez limones durante el día, se deja descansar una semana y se retoma este mismo ritmo.

5. Para las infecciones de boca y garganta

El limón resulta muy efectivo para tratar y aliviar las infecciones localizadas en la boca y en la garganta, debido a su alto contenido de vitamina C que ayuda a aumentar las defensas del organismo; también su pH ácido ahuyenta las colonias que producen la infección.

Para realizar este remedio natural se va a necesitar el zumo de tres limones al cual se le agregan tres cucharadas de miel, se mezcla y se procede a hacer gárgaras con este preparado. Hay que recordar que la miel es un excelente desinfectante, actuando de manera muy efectiva en cualquier tipo de herida en la boca.

El limón es un alimento que puede servir como un complemento, pero que en ningún caso acabará con nuestra molestia o enfermedad.

Comunícate con tu médico

En caso de que padezcas alguna molestia o simplemente tengas dudas acerca de qué debes o no introducir en tu dieta, consulta con tu médico antes de realizar cualquier cambio en tu estilo de vida. Recuerda que el profesional será siempre la persona más indicada para asesorarte, en función de las necesidades de tu organismo.