Remedios naturales para aliviar un esguince de tobillo

Este artículo ha sido verificado y aprobado por el farmacéutico Sergio Alonso Castrillejo el 10 febrero, 2019
Raquel Lemos Rodríguez · 11 febrero, 2019
Sufrir un esguince de tobillo es algo bastante frecuente. ¿Qué tratamientos complementarios podemos utilizar para acelerar su curación?

Para aliviar un esguince de tobillo es necesario seguir una serie de pasos que todos conocemos. Utilizar muletas, vendar el pie e, incluso enyesarlo. Sin embargo, muchas veces podemos utilizar algunos remedios naturales complementarios para aliviar el dolor y acelerar el proceso de recuperación.

Un esguince de tobillo es una patología frecuente tanto en deportistas como en la población en general. Se produce debido a que se fuerzan los ligamentos provocando un desgarro. Si no se detecta de manera precoz el esguince puede causar incapacidad. Por eso, es importante acudir al médico lo antes posible.

Remedios complementarios para tratar un esguince de tobillo

Los remedios complementarios para tratar un esguince de tobillo nos permitirán aliviar el dolor, las molestias y acelerar la mejora de esta patología. Sin embargo, debemos seguir las indicaciones del médico. En ningún caso estos remedios son sustitutos del que este especialista nos pueda recomendar.

Aplicar hielo en la zona afectada

Hielo en el tobillo
La aplicación de hielo reduce la inflamación y el dolor en la zona afectada.

A esta primera de las opciones para aliviar un esguince de tobillo se la conoce por el nombre de crioterapia. Suele utilizarse terapéuticamente en algunos casos mediante baños de contraste, realizando criomasajes o utilizando almohadas frías con agua circulante.

El hielo es una excelente opción natural para aliviar un esguince de tobillo. La razón está en que al aplicarlo sobre la zona los vasos sanguíneos se contraen y el enfriamiento estimula la liberación de una hormona muy importante, la serotonina. De esta manera, el dolor se alivia y nos sentimos mucho mejor.

Lo que nunca debemos hacer es aplicar el hielo directamente sobre el tobillo porque quema y puede producir dolor adicional. Por eso, es mejor utilizar compresas de hielo. No obstante, existen otras alternativas como poner el tobillo bajo un chorro de agua muy frío.

Quizá te interese: Entendiendo un esguince de tobillo: ¿qué le pasa a tu cuerpo?

Cataplasma de Arnica montana

La Arnica montana es una planta utilizada en medicina natural destinada a aliviar hematomas, contusiones, dolores musculares y esguinces. La podemos encontrar en forma de gel para aplicar mediante un suave masaje, como aceite o en su formato de hierba.

Utilizar esta planta para aliviar un esguince de tobillo nos permitirá sentir su efecto analgésico. Al mismo tiempo la inflamación se reducirá gracias al masaje que daremos en la zona con el aceite o el gel. La Arnica, en su formato de hierbas, puede ser usada en forma de cataplasma o en una compresa.

  • Hervimos algunas hojas de Arnica montana. Después, las colamos y las ponemos en un mortero para machacarlas hasta que se forme una pasta. Esta no debe ser demasiado acuosa.
  • Preparamos una infusión con la Arnica montana y empapamos una compresa en ella. Inmediatamente, aplicamos la compresa sobre el tobillo. Su calor proporcionará un efecto calmante.

Para más info: 6 usos tópicos del árnica que no sabías

Uso de la planta Symphytum officinale

Plantas en un mortero
La aplicación de algunas plantas sobre los esguinces mejoran la recuperación y reducen el dolor asociado.

La planta Symphytum officinale forma parte de la medicina tradicional para aliviar los síntomas de los esguinces y las luxaciones. No obstante, en la actualidad podemos elaborar una cataplasma. También, aplicar una compresa de agua caliente sumergida en una infusión de este remedio para aliviar el dolor del tobillo.

No obstante, tanto en lo referente a este remedio como al anterior es importante que, durante los primeros tres días solo optemos por el hielo. La razón está en que si solo aplicamos calor, los vasos sanguíneos se dilatarán provocando una mayor inflamación.

Otro de los aspectos que es necesario que tengamos en cuenta es que debemos realizar compresiones con un vendaje en la zona del tobillo y elevar el pie. Estas dos indicaciones ayudarán a reducir la inflamación. Asimismo, si aplicamos hielo y después utilizamos los dos remedios mencionados, el tratamiento será del todo un éxito.

Un esguince de tobillo nos obligará a guardar reposo para que pueda sanar bien y evitar que tengamos problemas en el futuro. Te animamos a que pongas a prueba estas opciones para aliviar un esguince de tobillo si lo necesiras. Así, no tendrás que guardar reposo durante demasiado tiempo y podrás controlar el dolor y la inflamación.

  • del Puerto Horta, Myrna, Casas Insua, Leivis, & Cañete Villafranca, Roberto. (2013). Usos más frecuentes de Arnica montana. Revista Cubana de Plantas Medicinales18(2), 315-326. Recuperado en 09 de febrero de 2019, de http://scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1028-47962013000200014&lng=es&tlng=es.
  • Madrid de Zito Fontan, L. (2011). Farmacopea Herbolaria y terapia ritual: Una contribución para el estudio de la medicina tradicional de la yunga boliviana. Scripta Ethnologica33.
  • “PLENARIAS”. Vitae, vol. 18, no. 2, 2011, pp. s18-s334. Editorial Universidad de Antioquia.
  • Sanz Pozo, B., Moreno García, A., & Rubio Toledano, L.. (2001). Rotura del tendón de Aquiles: a propósito de un esguince de mala evolución. Medifam11(7), 55-60. Recuperado en 09 de febrero de 2019, de http://scielo.isciii.es/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1131-57682001000700006&lng=es&tlng=es.
  • Waizel-Bucay, José, & Cruz-Juárez, María de Lourdes. (2014). Arnica montana L., planta medicinal europea con relevancia. Revista mexicana de ciencias forestales5(25), 98-109. Recuperado en 09 de febrero de 2019, de http://www.scielo.org.mx/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S2007-11322014000500008&lng=es&tlng=es.
  • Waizel-Bucay, J., Waizel-Haiat, S., & Revilla-Peñaloza, F. (2017, September). Los productos herbolarios, la coagulación sanguínea y la cirugía otorrinolaringológica. In Anales de Otorrinolaringología (Vol. 62, No. 2, pp. 115-142).