Remedios naturales para combatir los calambres musculares

Katherine Flórez · 20 marzo, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el médico Carlos Fabián Avila el 29 diciembre, 2019
Dado que una de las causas más comunes de los calambres es la deshidratación, debemos evitarla en todo momento. No olvidemos que la cantidad de agua diaria recomendada son, al menos, 3 o 4 vasos medianos.

Los calambres musculares son espasmos o contracciones repentinas que se producen cuando uno o varios músculos se contraen por la fuerza y no se relajan con el movimiento como suelen hacerlo.

Cuando la contracción es involuntaria y genera molestia inmediata puede tratarse de espasmos; pero, si la sensación de dolor continúa y tiene una duración de minutos, es lo que se conoce como calambre.

Esta condición, por lo general, afecta a una parte del músculo y genera una tensión que impide el movimiento normal de la parte afectada. Sin embargo, también puede afectar al músculo completo, lo cual provoca un dolor más intenso.

¿Cuáles son las causas de los calambres y a qué partes del cuerpo afectan?

En algunos casos, los calambres musculares podrían estar causados por el mal funcionamiento de ciertos nervios. A su vez, esos problemas de función pueden tener origen en otros problemas de salud como por ejemplo, una lesión de la médula espinal o a un nervio pinzado en el cuello o la espalda.

En la mayoría de los casos se desencadena cuando un músculo está sobrecargado o lesionado como resultado de un esfuerzo indebido. También se pueden producir cuando:

  • Se hace ejercicio sin tomar suficiente líquido (deshidratación).
  • Se tienen bajos niveles de minerales como potasio o calcio.
  • Hay problemas de circulación sanguínea.

Las partes más afectadas son los músculos voluntarios de:

  • Los brazos.
  • Las piernas.
  • Los pies.
  • Las pantorrillas.

En ciertas ocasiones también puede afectar a los involuntarios como:

  • El útero.
  • Los intestinos.
  • Las vías urinarias.

Lee también: Cómo deshacerse de los calambres en el pie en segundos

¿Existe un tratamiento natural para los calambres musculares?

El dolor y la tensión provocados por este trastorno se pueden tratar con algunos remedios naturales que pueden relajar el músculo y proporcionar sensación de alivio.  Sin embargo, no existe evidencia que demuestre que solamente haciendo uso de estos, los calambres desaparezcan por completo.

Es por ello que se recomienda identificar el nivel de tensión y de dolor que pudiese causar el hecho de atravesar un episodio donde se sienta un calambre, y tratar de seguir los siguientes tips.

Primero que todo, ante un primer signo de contracción, lo que se recomienda es tratar de hacer un estiramiento y masaje de la parte afectada para que se relaje. Después de esto, es bueno tener en cuenta alguno de los siguientes tratamientos, para aliviar un poco la desagradable sensación que genera un calambre.

Hidratación

Hidratacion

Un organismo deshidratado está expuesto a tener contracción y tensión muscular con más frecuencia, debido a que el cuerpo no está recibiendo el líquido que necesita para trabajar en óptimas condiciones.

El organismo está compuesto en gran medida por agua, y de ahí la importancia de consumirla todos los días.

Algunos signos de deshidratación incluyen:

  • Cansancio o fatiga.
  • Dolor de cabeza.
  • Náuseas o mareos.
  • Aumento del ritmo cardíaco.
  • Aumento en la temperatura corporal.
  • Orina oscura y de olor fuerte.
  • Color de piel pálido y ojeras.

Bicarbonato de sodio

El bicarbonato de sodio es un producto con muchos usos en el hogar y uno de ellos es el de tratar varias dolencias. Sus propiedades lo hace un buen remedio para tratar calambres y espasmos tanto en las extremidades como en el abdomen.

Por ser un alimento alcalino, es muy apropiado para neutralizar al ácido que se acumula en los músculos y que puede causar los molestos calambres.

¿Cómo tomarlo?

El único paso es simple, y consiste en mezclar una cucharadita de bicarbonato de sodio (5 g) en un vaso de agua fría y seguidamente tomarlo al instante. No se recomienda dejarlo en reposo para consumirlo después.

Nota importante: No está recomendado para personas que sufren de presión arterial alta.

Ejercicio

Ejercicio

La actividad física es una buena terapia para prevenir y tratar esta dolencia. A través del ejercicio, los músculos se tonifican y se fortalecen, lo que consigue reducir el riesgo de contraerse al tener que hacer un tipo de fuerza en específico.

Por otro lado, también contribuye a mejorar la circulación sanguínea. Entre los ejercicios recomendados se incluyen:

  • La natación.
  • Caminar a paso ligero.
  • Trotar.
  • Montar bicicleta.
  • Subir y bajar escaleras.

Visita este artículo: 4 ejercicios de natación que te ayudarán a estar en forma

Sales de Epsom

sales de epsom

Las sales de Epsom se han utilizado como un remedio relajante desde hace cientos de años. Esta sal es una fuente rica de magnesio, mineral que se puede absorber a través de la piel y que es esencial para mantener unos músculos fuertes y sanos.

También tiene una cantidad importante de sulfato que contribuye a eliminar las toxinas acumuladas en el cuerpo.

¿Cómo utilizarlo?

  • Mezclar una taza de sales de Epsom en el agua caliente del baño y sumergirse en el agua durante media hora.
  • Al absorber el mineral, se relajan los músculos y puede contribuir a disminuir la dolencia.

Jugo de apio y pepino

Jugo-de-apio-y-pepino

El apio y pepino tienen una cantidad importante de compuestos antioxidantes y vitaminas que el cuerpo necesita para energizarse y responder de forma adecuada ante la actividad física.

Los deportistas o personas que tienen una rutina de ejercicio en especial pueden tomar esta bebida como un energizante natural.

Ingredientes

  • 1 manojo de apio
  • ½ pepino
  • 1 vaso de agua (250 ml)

¿Cómo prepararlo?

  • Lo primero sería pelar y cortar en trozos el pepino para posteriormente licuarlo junto al manojo de apio y el vaso de agua.
  • Segundo paso: ¡Simple! Colar para deshacerse de algunos grumos.
  • Por último, pues, tomar fresco antes de iniciar cualquier actividad física.

 

  • Galarza, V., & Cabrera, G. (2008). Hábitos alimentarios saludables. Nutrición, Salud y Alimentos ….

  • Serratrice, G. (2011). Contracturas musculares. EMC – Kinesiterapia – Medicina Física. https://doi.org/10.1016/S1293-2965(11)71051-9.

  • Hernández, C. M. D. V., Sánchez, J. D., & Panadés, R. G. (2009). Calambres en la pierna. FMC Formacion Medica Continuada En Atencion Primaria. https://doi.org/10.1016/S1134-2072(09)72732-X.