Usa estos efectivos remedios naturales para combatir la clamidia

Aunque la clamidia no suele presentar síntomas claros, si notamos algunas de las señales que explicitamos deberemos acudir al ginecólogo e idealmente combinar el tratamiento médico con los remedios mencionados.

El problema principal a la hora de combatir la clamidia es que esta enfermedad de transmisión sexual no provoca síntomas.

Por lo tanto, es difícil que nos propongamos acudir al médico, a no ser que sí que percibamos alguna de las características de este trastorno, como son las molestias o dolores en la zona genital.

En este artículo compartimos los mejores remedios naturales para combatir la clamidia de manera efectiva. También detallamos las señales que deberán preocuparnos si sospechamos que podemos estar sufriendo esta enfermedad.

¿Qué es la clamidia?

Qué es la clamidia.

La clamidia es una de las enfermedades de transmisión sexual más frecuentes en los países industrializados. Su nombre y origen lo determina la bacteria Chlamydia trachomatis, la cual puede afectar tanto a hombres como a mujeres.

Es fundamental combatir la clamidia a tiempo, para evitar que pueda provocar otras infecciones más graves o infertilidad. Con el tratamiento adecuado podremos curarnos de este trastorno tan silencioso.

No obstante, para ello, es importante conocer sus síntomas:

  • Dolores al orinar o durante la relaciones sexuales.
  • Dolor en el bajo vientre, en el ano o en los testículos.
  • Cambios en el flujo vaginal, que puede ser más oscuro y de olor más fuerte.
  • Secreciones del pene y del recto.
  • Sangrados fuera del periodo menstrual.
  • Infecciones en los ojos.
  • Dolores de garganta.
  • Fiebre.

5 remedios para combatir la clamidia

1. Aceite esencial de orégano

Aceite esencial de orégano para combatir la clamidia.

El aceite esencial de orégano destaca por sus propiedades antibacterianas, las cuales pueden combatir la clamidia de manera efectiva desde el interior.

Este aceite, que se extrae de la destilación de las hojas de esta planta aromática, es un antibiótico que podemos tomar en cápsulas o bien en gotas, mezclado con miel de abeja o aceite de oliva o coco.

Este aceite también tiene propiedades antivirales, antifúngicas y antiparasitarias. Además, sus virtudes analgésicas nos ayudarán a calmar los dolores.

En este sentido, es un remedio muy efectivo para prevenir y para tratar todo tipo de infecciones por patógenos.

Lee también: 8 usos medicinales que le puedes dar al aceite de orégano

2. Aceite esencial de árbol de té

Otro aceite esencial muy potente que puede sernos de gran ayuda es el de árbol de té. No obstante, este se utiliza mediante su aplicación sobre la piel, por lo que es el complemento ideal para el de orégano. De este modo podremos combinar los tratamientos tópico y oral.

El aceite esencial de árbol de té es antibaceriano y antifúngico. Además, tiene la virtud de absorber los malos olores, reducir la inflamación y favorecer la regeneración de las células.

De este modo, es un remedio muy adecuado para combatir la clamidia.

3. Propóleo

Propóleo para combatir la clamidia.

Uno de los mejores antibióticos naturales que podemos tomar es el propóleo, el cual se usa para tratar las infecciones causadas por bacterias, virus u hongos. Además de combatirlas, también puede reducir la inflamación y el dolor que estas causan.

Podemos tomar 5 gotas de propóleo, de 3 a 5 veces al día, hasta notar mejoría. No obstante, si queremos potenciar el tratamiento también deberíamos usarlo de manera directa (pero sin base alcohólica).

  • Se debe diluir un poco en agua para realizar lavados de la zona genital afectada.

4. Equinácea

La equinácea es una planta muy potente para fortalecer el sistema inmunitario ante todo tipo de infecciones. No obstante, no podemos tomarla de manera continuada durante demasiado tiempo.

  • Lo más recomendable es tomarla durante tres meses, descansar 15 días y volver a consumirla durante un mes.

La dosis ideal es la siguiente:

  • Al inicio o si la infección empeora: 7,5 o 10 g al día.
  • Mantenimiento: 2,5 o 5 g al día.
  • Hay que evitar tomar cafeína durante el tratamiento.
  • Interactúa con inmunosupresores.

Ver también: Clamidiasis: qué es y en qué consiste

5. Ajo

El último de los remedios que proponemos es uno que todos tenemos en casa: el ajo. Este poderoso antibiótico natural es muy efectivo si lo consumimos crudo cada día. Si no lo digerimos bien, podemos tomarlo en forma de cápsulas o aceite.

  • En caso de sufrir una infección vaginal de clamidia, podemos recurrir a la inserción de medio diente de ajo que envolveremos en una gasa esterilizada.
  • Deberemos hacerle un nudo, el cual quedará fuera de la vagina para su extracción.
  • Lo dejaremos actuar durante un máximo de 4 horas y lo haremos una vez al día. No deberíamos sobrepasar este tiempo, ya que podríamos irritar más la zona.