Remedios naturales contra la picazón y el ardor vaginal

28 octubre, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la médica Grecia Morillo
Es importante tener una salud vaginal, sin malestares como la picazón o el ardor. Si tienes estos síntomas, acude donde un ginecólogo para determinar su causa y un tratamiento adecuado.

Tanto la picazón como el ardor vaginal obedecen a muchas afecciones diferentes. En ocasiones, su detonante son problemas como la sequedad vaginal o uso de irritantes químicos como jabones. También pueden estar causados por infecciones por levaduras, vaginosis bacteriana, enfermedades de transmisión sexual, entre otros.

Sin embargo, en la mayoría de los casos no son motivo de preocupación y suele desaparecer con algunos cuidados básicos. Pese a esto, siempre es bueno consultar con el ginecólogo, especialmente si hay otras señales de infección. El profesional será quien indique un tratamiento en función de su causa.

Ahora bien, para calmar los síntomas, también se pueden emplear algunos remedios naturales que pueden ser efectivos. No obstante, hay que emplearlos con precaución y suspender su uso en caso de una reacción desfavorable. ¡Descúbrelos!

¿Qué puede causar la picazón y ardor vaginal?

De acuerdo con una publicación en Dermatologic Clinics, la picazón y ardor vaginal son una de las quejas más comunes entre niñas y mujeres jóvenes que solicitan atención con médicos de atención primaria, ginecólogos y dermatólogos. Según este informe, son síntomas que pueden estar causados por causas que coexisten de manera simultánea. Entre las más frecuente están:

  • Micosis o infección por hongos
  • Infecciones de transmisión sexual
  • Productos de higiene
  • Menopausia
  • Estrés

También te interesará leer: 7 remedios naturales contra el mal olor vaginal

Remedios naturales para aliviar la picazón y el ardor vaginal

Dado que la picazón y ardor vaginal pueden estar vinculados a problemas como infecciones y enfermedades, es necesario consultar al médico o ginecólogo para obtener un tratamiento efectivo. En muchos casos, los síntomas desaparecen por sí solos con medidas básicas de higiene.

Sin embargo, si persisten, pueden probarse algunas soluciones naturales que ayudan a controlarlo. Si bien las evidencias sobre su seguridad y eficacia siguen siendo limitadas, los datos anecdóticos sugieren que son de gran ayuda. ¿Te animas a probarlos?

Compresas frías

ardor vaginal

Las compresas frías, utilizadas de manera adecuada, en ocasiones pueden calmar de manera rápida y transitoria la picazón y el ardor vaginal que ahora te aflige.

Ingredientes

  • 3 cubos de hielo (30 gr)

Modo de uso

  • Coloca los cubos de hielo en un paño totalmente limpio y asegúralos con una liga.
  • Coloca la compresa fría en la vagina, déjala por 5 minutos continuos.
  • Descansa 30 segundos y vuelve a repetir la operación.
  • Realízalo diariamente unas 5 veces, durante 5 días, cumpliendo al mismo tiempo con el tratamiento de base. 

Te recomendamos leer: ¿Picazón y ardor vaginal? Prueba estos remedios

Vinagre de manzana

Las evidencias sobre las propiedades del vinagre de manzana contra las infecciones vaginales son limitadas. Sin embargo, un reciente estudio publicado en Scientific Reports, sugiere que puede ser efectivo contra hongos como la Cándida Albicans, causante de la candidiasis vaginal.

Por lo anterior, puede ser un coadyuvante en caso de picazón y ardor vaginal asociado a este tipo de infecciones. Simplemente, hay que tener en cuenta que se debe diluir en agua, pues en su estado natural puede ser irritante.

Ingredientes

  • 2 cucharadas de vinagre de manzana (30 ml)
  • 1 vaso de agua tibia (250 ml)

Modo de uso

  • Añade la medida del vinagre de manzana al vaso de agua tibia, sin filtrarlo previamente.
  • Utiliza esta solución para refrescar y lavar el área interna de la vagina.
  • Realízalo dos veces al día, por una semana y verás la mejoría desde el segundo día.

Baño salino

infeccion-vaginal

Los baños con agua salina se han utilizado en la cultura popular como solución para calmar la comezón vaginal. Sin embargo, no hay evidencias que lo respalden. Pese a esto, es un remedio económico que no tiene efectos secundarios conocidos.

Ingredientes

  • Un vaso de agua tibia (250 ml)
  • 1 cucharada de sal

Modo de uso

  • Vierte la sal y la medida de agua en una bañera. Utiliza este liquido para lavar la zona vaginal, cuidando que se impregne toda la región anatómica.
  • En cuestión de unos minutos, el alivio será inmediato.
  • Ponlo en práctica cada vez que aparezcan las molestias y verás la diferencia.

Aceite de ajo para la comezón y ardor vaginal

Un estudio publicado en 2006 en la revista Fitoterapia determinó que el ajo puede ayudar a combatir 18 cepas de Cándida. Sin embargo, su efectividad contra las infecciones sigue siendo un tema de discusión. En cuanto a su uso en el área genital, hay opiniones divididas.

Mientras que algunos aseguran que es seguro de utilizar, otros han dicho que es irritante y puede generar molestia. Así pues, si vas a probar este remedio tradicional contra la comezón vaginal, haz primero una pequeña prueba y observa si hay reacciones desfavorables. De ser así, enjuaga con abundante agua y suspende su uso.

Ingredientes

  • 5 gotas de aceite de ajo
  • 1 cucharadita de aceite de vitamina E

Modo de uso

  • Mezcla los dos aceites y comienza a aplicarlo en la zona vaginal con movimientos circulares y con precaución.
  • Deja que actúe durante 10 minutos y luego enjuaga con abundante agua.
  • Realiza este remedio natural dos veces al día durante 2 semanas.

Yogur griego y miel

Yogur Natural

En un estudio publicado en la revista Archives of Gynecology and Obstetrics, participaron 129 mujeres embarazadas que tenían infecciones vaginales por hongos. 82 de ellas fueron tratadas con una solución de yogur  y miel, mientras que 47 recibieron tratamiento con crema antimicótica de venta libre.

Al final, los investigadores determinaron que la mezcla de yogur y miel era más efectiva que la crema. De igual forma, un estudio publicado en 2015 mostró resultados similares.

Modo de uso

  • Si deseas probarlo, puedes optar por aplicar una pequeña cantidad de yogur y miel en la zona vaginal. Asegúrate de usar yogur griego natural, sin azúcar ni saborizantes.

En conclusión

Hay varios ingredientes naturales que pueden contribuir al alivio de la comezón y ardor vaginal gracias a su efecto refrescante y su capacidad para combatir algunos microorganismos infecciones. Sin embargo, debido a la falta de evidencias, son remedios que deben utilizarse con precaución.

Además, hay que tener claro que no remplazan el tratamiento médico y tampoco son una cura milagrosa. Simplemente pueden usarse como coadyuvantes para calmar los síntomas.

  • Foster, D. C. (1993). Vulvitis and vaginitis. Current Opinion in Obstetrics & Gynecology, 5(6), 726–732.
  • READ, J. D. (1962). Vaginitis and vulvitis. Clinical diagnosis and treatment. Journal of the American Medical Women’s Association, 17, 487–490.
  • Yagnik D, Serafin V, J Shah A. Antimicrobial activity of apple cider vinegar against Escherichia coli, Staphylococcus aureus and Candida albicans; downregulating cytokine and microbial protein expression. Sci Rep. 2018;8(1):1732. Published 2018 Jan 29. doi:10.1038/s41598-017-18618-x
  • Bahadoran P, Rokni FK, Fahami F. Investigating the therapeutic effect of vaginal cream containing garlic and thyme compared to clotrimazole cream for the treatment of mycotic vaginitis. Iran J Nurs Midwifery Res. 2010;15(Suppl 1):343–349.
  • Shams-Ghahfarokhi, M., Shokoohamiri, M. R., Amirrajab, N., Moghadasi, B., Ghajari, A., Zeini, F., … Razzaghi-Abyaneh, M. (2006). In vitro antifungal activities of Allium cepa, Allium sativum and ketoconazole against some pathogenic yeasts and dermatophytes. Fitoterapia77(4), 321–323. https://doi.org/10.1016/j.fitote.2006.03.014
  • Williams A. Yogurt: still a favorite for vaginal candidiasis?. J Natl Med Assoc. 2002;94(4):A10.
  • Abdelmonem, A. M., Rasheed, S. M., & Mohamed, A. S. (2012). Bee-honey and yogurt: A novel mixture for treating patients with vulvovaginal candidiasis during pregnancy. Archives of Gynecology and Obstetrics286(1), 109–114. https://doi.org/10.1007/s00404-012-2242-5