Remedios naturales contra los piojos

Maria 6 marzo, 2013
Una vez hayamos eliminado los piojos deberemos seguir utilizando estos métodos mezclados con el champú para evitar la reaparición. No te olvides de desinfectar también la ropa y demás objetos para evitar problemas

Los piojos son un problema habitual que afectan a muchas familias, sobre todo a aquellas que tienen niños de entre 3 y 12, ya que son los más afectados. No son peligrosos, pero si muy molestos.

Son unos parásitos contagiosos que infestan el cabello, en donde se alimentan de pequeñas cantidades de sangre que extraen del cuero cabelludo. El niño sentirá picor y puede causarse pequeñas heridas o rojeces al rascarse.

En la farmacia hay múltiples champús y lociones con diferentes formulaciones que podemos usar, pero bien es cierto que mucha gente prefiere usar remedios naturales para eliminar los piojos y las liendres o huevos, que debemos decir que su tratamiento erradicador es diferente.

Tratamiento con vinagre

El remedio casero por excelencia es el vinagre. Se recomienda calentarlo un poco y aplicarlo por todo el cuero cabelludo, masajeándolo para que llegue a cubrir todas las raíces. Se debe aplicar con el pelo seco y dejar actuar entre media hora y una hora como mínimo, cubriendo la cabeza con un gorro de ducha o de látex.

Si nos resulta difícil aguantar el olor del vinagre durante tanto tiempo, podemos mezclarlo a partes iguales con agua caliente, en este caso, dejaremos que actúe durante más tiempo, unas dos horas.

Cuando pase el tiempo indicado, aclararemos el pelo con agua y pasaremos desde la raíz a las puntas, un peine de púas finas, que arrastrará los piojos y liendres, que se eliminan fácilmente, pues el vinagre hace que la sustancia que mantiene adheridos estos parásitos al pelo y cuero cabelludo, se reblandezca.

Infusión de romero y eucalipto

Otro remedio es eficaz es aplicar una infusión de romero y eucalipto con zumo de limón. Herviremos unas hojas de romero y eucalipto en un litro de agua y cuando hierva, se le añade el zumo de un limón. Se aplicará al cabello y al cabo de media hora o tres cuartos, se aclarará con agua y se lavará normalmente.

Los dos tratamientos anteriores deberán realizarse dos veces a la semana durante un mes. Cuando se erradiquen los piojos, pueden seguir usando estos remedios mezclados con el champú habitual para evitar la reinfestación.

Tras lavar el pelo, aplicaremos un suavizante o mascarilla para cepillar el cabello con un peine especial y facilitar la eliminación de liendres, sobre todo.

Si queremos evitar que un niño con piojos contagie a sus hermanos o familiares, deberemos lavar la ropa de vestir y de cama a altas temperaturas, limpiar en seco muñecos y juguetes de felpa, pasar la aspiradora por alfombras, moquetas y muebles tapizados, así como se debe poner en remojo en alcohol, aquellos utensilios de higiene personal o que hayan podido estar en contacto con el niño.

Imagen cortesía de Gilles San Martín

Te puede gustar