Remedios naturales efectivos para tratar la poliomielitis

Aunque estos remedios son muy efectivos para combatir la poliomielitis nunca deberemos contradecir la opinión de un especialista ni dejar de lado el tratamiento médico que nos recete. Podremos combinar ambos

La poliomielitis es una enfermedad infecciosa cuya causa es un virus que ataca la médula espinal. Afecta al sistema nervioso y la consecuencia principal es una atrofia muscular y parálisis. Debemos tratar la poliomielitis a tiempo, ya que es un problema grave que puede llegar a causar la muerte en poco tiempo.

En este artículo compartimos algunos remedios y técnicas naturales para tratar la poliomielitis de manera efectiva y sin efectos secundarios. Para ello, usaremos plantas y alimentos con propiedades medicinales. 

¿Qué es la poliomielitis?

El virus de la polio se transmite a través de la saliva, las heces o la mucosa respiratoria y afecta, sobre todo, a los niños menores de 9 años. El poliovirus se multiplica en el intestino y tiene un tiempo de incubación de entre 3 y 35 días.

Hay tres tipos de virus, de los cuales el tipo 1 es el que causa más casos de parálisis.

Los síntomas principales son los siguientes:

  • Malestares digestivos
  • Fiebre
  • Fatiga
  • Inflamación de garganta
  • Dolor de cabeza
  • Dolores musculares

Si la poliomielitis se agrava, puede afectar al sistema nervioso central, es decir, al cerebro y la médula espinal. Además, en algunos casos puede derivar en debilidad muscular y, a veces, en parálisis (virus tipo 1).

Tratar la poliomielitis con remedios naturales

1. Bebida alcalinizante

La mayoría de enfermedades están relacionadas con un organismo acidificado. Tanto la mala alimentación como los hábitos tóxicos o las emociones negativas suelen aumentar todavía más la acidez.

Por lo tanto, es fundamental alcalinizarnos para prevenir y tratar la poliomielitis y cualquier otra enfermedad.

Podemos preparar una bebida alcalinizante y deliciosa con 4 alimentos medicinales y depurativos:

Ingredientes

  • 1 cucharada de hojas de té verde (15 g)
  • 1 cucharadita de jengibre en polvo (4 g)
  • 4 tazas de agua (1 litro)
  • El jugo de 1 limón
  • Estevia (al gusto)

Preparación

  • Para empezar, elaboraremos una infusión de té verde y jengibre. Las plantas no deben hervir, sino solamente reposar en el agua caliente durante 5 minutos.
  • A continuación añadiremos el jugo del limón y, finalmente, endulzaremos al gusto con estevia.
infusión para tratar la poliomielitis

2. Enemas

Para tratar la poliomielitis es fundamental equilibrar la función intestinal. Para ello, si sufrimos estreñimiento, que es uno de los síntomas frecuentes, podemos realizarnos enemas o lavativas hasta mejorar la evacuación de manera natural.

  • Para hacer el enema deberemos utilizar una pera de silicona o bien los irrigadores específicos que se venden para este fin.
  • Los realizaremos siempre en ayunas, con el estómago vacío, siguiendo las indicaciones del fabricante.
  • Lo ideal es irlos espaciando a medida que notemos mejoría, ya que el intestino se podría acostumbrar demasiado.

3. Arcilla en el vientre

Otro remedio para mejorar la función del intestino y la salud en general consiste en aplicarnos cataplasmas de arcilla en el vientre. Con este método conseguimos desinflamar el intestino y aportarle los minerales de la arcilla. Además, es una técnica muy antigua para mejorar muchas patologías.

Los cataplasmas se aplican durante, por lo menos, media hora. No obstante, lo ideal sería dejarlos durante toda la noche o hasta que la arcilla se secara.

Es fundamental recordar que no se deben usar utensilios ni recipientes de metal o plástico para manipular la arcilla, ya que perdería sus propiedades.

arcilla para tratar la poliomielitis

4. Probióticos

Después de padecer cualquier enfermedad, de tomar antibióticos o de cualquier trastorno intestinal deberíamos tomar siempre probióticos.

Estos microorganismos nos ayudan a repoblar la flora intestinal, la cual es fundamental para subir las defensas naturales y, de este modo, tratar la poliomielitis desde el interior.

Los probióticos se deben tomar siempre en ayunas, con el estómago vacío, por lo menos una hora antes de consumir ningún alimento. También se pueden tomar por la noche si esperamos dos horas después de haber cenado. Podemos tomarlos a temporadas, durante todo el año, para mejorar nuestra salud.

5. Infusiones antivíricas

Por último, podemos completar nuestro tratamiento natural con infusiones antivíricas. Tenemos diferentes tipos de plantas medicinales que fortalecen el sistema inmunitario y nos ayudan a combatir todo tipo de virus. De este modo, podemos tomarlas tanto para prevenir como para tratar la poliomielitis.

Las plantas con propiedades antivíricas son las siguientes:

  • Equinácea
  • Lapacho
  • Uña de gato
  • Orégano
  • Hoja de olivo
  • Romero
  • Tomillo
  • Cúrcuma

Por último, es importante destacar que estas plantas no deberían tomarse durante mucho tiempo seguido. Por este motivo, recomendamos combinarlas o alternarlas, y hacer descansos para no sobreestimular el sistema inmunitario. En especial, deberemos tenerlo en cuenta con la equinácea, el lapacho y la uña de gato.

Con la combinación de estos remedios naturales conseguiremos un tratamiento muy completo para la poliomielitis.