Remedios naturales para fortalecer cartílagos y ligamentos

Yamila Papa 20 noviembre, 2017
Todos debemos cuidar nuestros cartílagos y ligamentos. Para ello, te traemos recetas mágicas para reforzar la salud de tus tejidos o incluso pueden ayudarte en caso de que tengas una lesión.

No sólo los deportistas o los adultos mayores necesitan fortalecer cartílagos y ligamentos, aunque es cierto que son los dos grupos de personas que más sufren problemas en esa zona.  Prevenir es siempre mejor que curar, como dice el refrán; por ello, en el siguiente artículo te damos algunos remedios caseros y recomendaciones para que ambos tejidos estén sanos.

Qué saber sobre cartílagos y ligamentos

Antes de pasar a los remedios y recomendaciones, sería bueno que supieses un poco sobre estos tejidos tan importantes para nuestro cuerpo.

Los cartílagos son tejidos conectivos elásticos que revisten las articulaciones y les permiten moverse sin problemas. Existen tres tipos: hialino (el más abundante en el organismo), fibroso (ubicados en donde se insertan los ligamentos y los tendones) y elástico (está presente en la laringe, el oído y la epiglotis).

Por su parte, los ligamentos son una banda de  tejido conjuntivo fibroso, sólido y elástico que une los huesos en el seno de la articulación. Permiten los movimientos, pero evitan los desplazamientos forzados que derivan en luxaciones. Se clasifican en dos: acintados (pasan de un hueso al otro sin perder contacto con la estructura ósea) y cordonados (saltan de un hueso al siguiente).

Lee también: Cómo prevenir el dolor de cartílagos

¿Cómo detectar cartílagos y ligamentos dañados?

La alimentación y los cartílagos

No es necesario ser un deportista de elite para tener que fortalecer cartílagos y ligamentos, y evitar así lesiones o complicaciones. La zona más comprometida suele ser la de las rodillas ya que deben soportar todo nuestro peso, aunque también se resienten los hombros, las muñecas o los talones.

Ambos tejidos pueden verse afectados por diferentes condiciones, entre ellas:

  • Envejecimiento
  • Enfermedades degenerativas (artritis, por ejemplo)
  • Obesidad o sobrepeso
  • Ejercicio físico en exceso
  • Lesiones
  • Movimientos repetitivos
  • Transporte de objetos pesados

Los princiales síntomas de daño en cartílagos o ligamentos son: dolor al intentar mover la articulación, tensión muscular e hinchazón.

Cómo fortalecer cartílagos y ligamentos naturalmente

Los siguientes remedios, recetas y alimentos pueden servirte para reforzar la salud de los tejidos o bien para ayudarte en caso de que hayas tenido una lesión y quieras recuperarte más rápido.

1. Yogur

yogur-natural

Este derivado lácteo producido por la fermentación bacteriana de la leche (más precisamente de la lactosa en ácido láctico) puede ser de mucha ayuda si sueles tener problemas en cartílagos y ligamentos. Su origen se sitúa en la península de los Balcanes, y tanto los turcos como los griegos discuten quienes fueron los inventores.

Este alimento básico para muchas culturas en todo el mundo contiene bacterias benéficas para nuestro organismo y además aporta calcio para mejorar la salud de los huesos.

2. Gelatina

Muchas veces para saber qué remedio sirve para cada dolencia sólo es cuestión de comparar su aspecto. En el caso de que queramos fortalecer cartílagos y ligamentos podemos incluir en nuestra dieta aquellos alimentos “viscosos”, como es el caso de la gelatina.

Esta es muy rica en colágeno, el cual se encarga de reparar tejidos, huesos, tendones, etc. Aporta diez aminoácidos esenciales, no tiene grasa ni colesterol. Además se puede combinar con frutas y hay de diferentes sabores, aunque siempre es mejor la que no incluye colorantes artificiales. La siguiente receta con gelatina es muy rica, fresca y natural.

Ingredientes:

  • 1 plátano
  • 1 naranja
  • 2 cucharadas de gelatina sin sabor (20 gramos)
  • 2 cucharadas de agua (20 gramos)
  • 2 cucharadas de miel (40 gramos)

Preparación:

  • Exprime el zumo de la naranja. Machaca el plátano.
  • Mezcla el puré de plátano con la miel y reserva.
  • Disuelve con agua la gelatina y calienta a baño maría.
  • Vierte el zumo de naranja y mezcla bien.
  • Coloca en un molde y lleva al frigorífico por 20 minutos.
  • Al momento de servir coloca debajo el puré de plátano con miel y encima el cubo de gelatina con naranja.

3. Soja

La lecitina de soja es benéfica para el colesterol, el corazón y el cerebro tina de soja es benéfica para el colesterol, el corazón y el cerebro

La soja o soya se comercializa en todo el mundo y tiene múltiples usos. Sus semillas tienen una buena cantidad de proteínas y las puedes consumir en diversas presentaciones: leche, harina, tofu y productos fermentados. Para aprovechar sus bondades recomendamos que sea orgánica.

4. Ortiga

El siguiente remedio casero sirve para fortalecer cartílagos y ligamentos, ya que aporta magnesio, potasio, silicio y hasta clorofila. Todos estos nutrientes intervienen en la salud de los tejidos.

Ingredientes:

  • 3 cucharadas de hojas de ortiga (80 gramos)
  • 4 tazas de agua (1 litro)
  • 1 cucharadita de zumo de limón (10 gramos)
  • 2 cucharadas de miel (40 gramos)

Preparación:

  • Calienta el agua y cuando rompa el hervor añade la ortiga.
  • Deja que hierva 15 minutos y retira del fuego.
  • Tras 15 minutos filtra y vierte en una botella de cristal.
  • Coloca en la nevera 1 hora.
  • Antes de beber, agrega el zumo de limón y la miel.
  • Mezcla bien y bebe frío (puedes añadir cubos de hielo si lo deseas).

Te recomendamos leer: ¿Qué tan efectiva es la ortiga para el cuidado del cabello?

5. Cítricos

Cítricos

Debido a que estimulan la producción de colágeno (un elemento muy importante en la vida de los ligamentos y cartílagos) los alimentos que contienen vitamina C no deberían faltar en tu dieta. Consume limón, naranja, kiwi y fresas para aprovechar todas sus bondades.

6. Cúrcuma y canela

Ambas especias, de sabor y aroma tan característicos, tienen propiedades antiinflamatorias que podrían servir en caso de tener hinchazón en las articulaciones, tendones, ligamentos o cartílagos. Por ello, te recomendamos añadir una pizca de cualquiera de las dos en tus comidas, infusiones y postres. No sólo aportarán un gusto delicioso, sino que mejorarán tu salud.

 

Te puede gustar