Remedios naturales para la piel seca e irritada

La piel reseca tiene una apariencia apagada y sin vida que nos suma años. No te pierdas estos remedios naturales para devolverle su aspecto sano y vital.

Más allá de que pueda ser algo estético o relacionado con la belleza, lo cierto es que si la piel está muy reseca se debe a algún problema que es importante atender. Este tipo de piel está caracterizada por no tener la humedad correcta y estar siempre áspera, con una apariencia desagradable, como descuidada, cansada o sin vida. En el siguiente artículo encontrarás diferentes remedios naturales para la piel seca e irritada. ¡No te los pierdas!

¿Qué saber sobre la piel seca e irritada?

Como ya se dijo al principio, si la piel está reseca, “raspa” al tacto. Pero también hay otros síntomas de la dermis irritada o seca: escamas, coloración rojiza, irritación, acné, grietas, poros abiertos, comezón y asperezas. Todo esto se traduce en una apariencia fea, que puede demostrar una falta de cuidado o de atención, principalmente en el rostro.

¿Por qué se produce la piel reseca o irritada? Los factores son diversos:

  • Alimentación escasa de nutrientes o pocos alimentos de origen vegetal
  • Déficit en la ingesta de vitaminas A, C y E, zinc y hierro
  • Comer mucha comida rápida
  • Mal funcionamiento de los intestinos
  • Ambiente seco, frío, con mucho viento o nieve
  • Beber poca cantidad de agua (deshidratación)
  • Aire seco, calefacción elevada, bañarse con agua muy caliente
  • Estrés, tensión, nervios, ansiedad
  • Secuela de una enfermedad como el acné, la dermatitis o el eczema
  • Exposición excesiva y descuidada al solucionarlos
  • Productos químicos en el agua de las piscinas
  • Uso de cremas o jabones muy fuertes
  • Falta de exfoliación o humectación
  • No dormir lo suficiente
  • Fumar en exceso
  • Beber mucho alcohol, café o refrescos
Piel seca

Remedios naturales para la piel seca e irritada: aprovecha a la naturaleza

Además de prestar atención a los factores que causan las piel irritada o seca y evitarlos o cambiarlos, también te puedes ayudar con ciertas recetas caseras muy buenas. El resultado será una piel más bonita, sana y fresca.

Aguacate o palta

Este fruto muy popular en México es rico en vitamina E y contiene una buena cantidad de nutrientes para tu piel. Además, estimula la formación de colágeno, es rico en grasas vegetales y aporta mucha humectación a la dermis. Puedes hacer una mascarilla para tu rostro.

Ingredientes

  • La pulpa de un aguacate
  • Una cucharada de aceite de oliva

Cómo prepararlo

Mezcla ambos ingredientes, aplícalos sobre la piel lavada y secada y deja actuar unos 15 minutos. Retira con agua templada y seca con cuidado (dando golpecitos en la piel).

Yogur

Puedes comerlo a diario para también ayudar a la flora intestinal, o bien hacerte una mascarilla, ideal para la piel reseca o irritada. Los nutrientes del yogur son muy buenos para devolver la apariencia saludable a tu dermis. Para aumentar la eficacia de este elemento, puedes combinarlo con miel.

Ingredientes

 

 

  • 1 yogur natural o desnatado
  • 1 cucharada de miel de abeja pura

Cómo prepararlo

Consigue una mezcla homogénea con ambos ingredientes. Coloca en el rostro y extiende con movimientos circulares, para exfoliar y al mismo tiempo hidratar y suavizar. Deja que se seque y luego enjuaga con agua templada.

yogurt

Vegetales frescos

En este caso, los tienes que añadir a tu dieta diaria. ¡Ni te imaginas las propiedades que tienen! Estarás más sano, conseguirás tu peso ideal, no te sentirás cansado y, como si todo esto fuera poco, tu piel se verá muy bonita y radiante. Vale la pena sumar tres piezas de vegetales frescos (crudos) al día, ¿verdad? Entre los más recomendables para la salud de tu piel se encuentran la zanahoria, la alfalfa, el apio y la cebolla.

Semillas y oleaginosas

Necesitamos de sus aceites y grasas saludables para que la piel se vea joven y lozana. Por algún motivo la mayoría de las cremas que se venden en las tiendas tienen extracto de almendras, de maní, de nueces, de sésamo, etc. Puedes entonces aportar todos los nutrientes a través de la ingesta de estos alimentos. También incluye aceites de buena calidad como el de oliva extra virgen. El girasol es muy bueno, así como el coco, y ambos se pueden conseguir en forma de aceite.

Tips para evitar la piel reseca

No uses productos muy irritantes

Algunos jabones, cremas o lociones son muy fuertes y dañan las pieles sensibles o con tendencia a irritarse o resecarse. Trata de que estos productos sean naturales, orgánicos o con poco perfume, en lo posible, procura que el jabón también sea neutro. Lava el rostro con ingredientes naturales, procurando usar una poca cantidad.

Reafirmar la piel

Evita el agua clorada

Si practicas natación o bien si en tu ciudad es frecuente el agua con mucho cloro, al menos, procura que no tome contacto con tu rostro si está demasiado caliente. Al salir de la piscina o al terminar de bañarte, usa agua de rosas o agua mineral para retirar todo el exceso de cloro. Aplica luego un gel o crema de aloe vera para hidratar.

Ten cuidado con el sol

Si bien es dañino para todas las personas cuando se toma en exceso, en el caso particular de los que tienen la piel reseca o irritable serán aún peores sus efectos. Esto no quiere decir que dejes de tomar sol si quieres verte bronceada, pero sí que te protejas como corresponde y que no estés al aire libre o debajo de la sombrilla entre las 11 y las 15 horas.

Consume más antioxidantes

Dentro de este maravilloso grupo de alimentos que estimulan tu piel y permiten que se regenere no podemos dejar de nombrar las bayas de goji, los arándanos y el brócoli, pero hay muchos más. Lleva una dieta más sana y verás los cambios en tu piel. ¡Parecerá arte de magia!

Descansa lo suficiente

Si no duermes entre 7 y 8 horas seguidas cada día, la piel (sobre todo, la de tu rostro) no se recuperará completamente. La falta de sueño se nota en el rostro mediante bolsas debajo de los ojos, poca luminosidad general, aspecto “sin vida”, etc.

Cuidado con los hábitos poco saludables

Alergia

Si sales a la calle en invierno, lleva una bufanda que cubra de la nariz para abajo, para evitar que el frío o viento reseque tu piel. Si vas a estar en un ambiente muy caluroso, bebe una buena cantidad de agua. No fumes ni permanezcas en sitios donde haya demasiado humo.

Categorías: Belleza Etiquetas:
Te puede gustar