Remedios naturales para acabar con la tos

La tos, en sus diferentes apariciones y en cualquier momento del día, es un síntoma muy molesto y, de extenderse, también angustiante. ¿Qué ingredientes naturales podemos utilizar para combatirla?

La tos es una afección respiratoria que padecen muchas personas. Se puede presentar con mayor frecuencia durante las horas de la noche, especialmente en las madrugadas, cuando hace más frío. No obstante, su repetición en diferentes momentos del día hacen que resulte muy conveniente conocer remedios naturales para acabar con la tos como los que aquí describimos.

Así como no hay un único horario para que aparezca, la tos la pueden sufrir tanto los niños como los adultos. Sin embargo, es mucho más común en los niños muy pequeños y en los adultos de mayor edad.

En esta ocasión, vamos a conocer algunos remedios naturales que pueden ayudar a calmar la tos, sobre todo esa tos nocturna que no deja dormir o que impide vivir tranquilas a muchas personas alrededor del mundo.

Se trata de remedios sencillos y con productos que se suelen tener en casa. Durante años, estas preparaciones han demostrado su efectividad y, hoy por hoy, se deben rescatar y poner en práctica para solucionar y mejorar la calidad de vida de quienes padecen este incómodo problema.

Te puede interesar: Cómo preparar jarabes naturales y expectorantes para despejar las vías respiratorias

3 excelentes remedios naturales para acabar con la tos

1. Limón y miel

El limón y la miel son una excelente pareja para tratar y mejorar los síntomas de la tos nocturna. Para aprovecharlos, se deben tomar justo al momento de acostarse. Además, una gran ventaja es que es muy rápido elaborar un remedio sencillo, pero de gran efectividad.

Simplemente, hay que calentar una taza de agua y agregarle una cucharada de miel y otra de jugo de limón. Esta preparación se debe tomar caliente; inmediatamente después de ingerirla, lo mejor es meterse debajo de las cobijas. De esta manera, sus efectos calmantes tendrán una efectividad mucho mayor.

Este remedio descongestiona especialmente la garganta y las vías respiratorias, por lo que es ideal para evitar los episodios de tos.Después de haber tomado este preparado, no se debe tomar nada frío.

2. Jarabe de cebolla y miel

Cebolla cancer

El jarabe preparado a base de jugo de cebolla y miel es muy efectivo para tratar la tos. Especialmente, previene los molestos episodios de tos que se pueden presentar en horas de la madrugada.

La cebolla tiene grandes propiedades antibacterianas y antibióticas. La miel, por su parte, tiene muchas propiedades antisépticas, antinflamatorias y antibióticas, entre otras. Combinadas, las propiedades de ambos productos forman un remedio natural muy eficaz para aliviar y prevenir la tos.

Lee también: 8 beneficios de la cebolla poco conocidos

La manera de preparar este jarabe es bastante sencilla. En primer lugar, hay que ahuecar una cebolla grande y agregar unas cucharadas de miel. Así, se debe dejar en reposo al menos por un par de horas.

Durante ese tiempo, la cebolla soltará sus jugos, que se combinan con la miel y dan lugar al fabuloso y efectivo jarabe de cebolla y mielDe ese preparado, se debe tomar cada hora una cucharada.

Hay otra forma de preparar este efectivo jarabe. Se pueden sacar rebanadas de cebolla, colocarlas en un tazón y enseguida agregar la miel. De igual manera que el anterior, se toma cada una hora una cucharada de este jarabe.

3. Té de equinácea, jengibre y miel

Estas dos hierbas suelen utilizarse para mejorar el rendimiento del sistema inmune y, a su vez, para combatir la tos y otros síntomas de la gripe. Además, el agregado de la miel permite añadir aún más beneficios a este preparado natural. Para hacer esta infusión, sigue estos pasos:

  • Agrega dos cucharadas de la raíz o la hoja de la equinácea y 5 centímetros de jengibre fresco en un litro de agua hirviendo.
  • Deja reposar la mezcla por 15 minutos.
  • Cuela y, finalmente, bebe. 
  • Se puede repetir su ingesta 3 veces al día como máximo.

Cuándo consultar al médico

Puede que la tos aparezca como resultado de una irritación en el sistema respiratorio. En este caso, perfectamente puede ser tratada con cualquiera de estos remedios caseros.

No obstante, también es necesario considerar que la tos puede ser uno de los primeros síntomas de afecciones como alergias, resfriado, gripe o una inflamación en la garganta. En estos casos, así como cuando su intensidad y extensión en el tiempo excedan los parámetros normales, se aconseja acudir a una consulta médica.