5 remedios naturales para bajar el colesterol

El colesterol malo LDL (lipoproteína de baja densidad) incrementa el riesgo de padecer enfermedades del corazón. ¿Qué puedes hacer para reducirlo?

Para bajar el colesterol no siempre es necesario recurrir a medicamentos. La naturaleza nos brinda una gran variedad de opciones.

A continuación te presentamos algunas de las más populares para que puedas elegir la que más te llame la atención.

El colesterol es una sustancia necesaria para el desarrollo del organismo. Sin embargo, el exceso de éste es dañino para la salud y generalmente suele controlarse con fármacos.

Hoy en día existen muchas alternativas para bajar el colesterol malo de manera natural. La mayoría están relacionados con la medicina herbal tradicional. Esta puede adaptarse a la persona, según sus necesidades.

Aunque no hay mayor peligro en tomar medicamentos y remedios tradicionales de manera simultánea, es preferible consultar con el médico, por anticipado, para evitar cualquier complicación futura.

5 remedios naturales para bajar el colesterol

1. Ajo

Dientes-de-ajo-contra-el-picor-vaginal

El uso del ajo, como medicina natural, se remonta a las antiguas civilizaciones. En los últimos años se ha encontrado que ciertas sustancias pueden ser la razón de la actividad antiaterosclerótica del ajo. Entre ellas se encuentran:

En otras palabras, estas sustancias tienen la capacidad para impedir el depósito de sustancias lipídicas en las paredes de las arterias. De hecho, se encontró que los niveles de colesterol más bajos correspondían a los individuos cuya ingesta de ajo era superior.

Por el contrario, los niveles de colesterol se elevaban cuando el consumo de ajo era menor. Aunque existen efectos secundarios como el fuerte olor o molestias digestivas; el uso de ajo para bajar el colesterol ha resultado ser efectivo.

Te interesa: 6 trucos para quitar el mal aliento por comer ajo y cebolla

2. Té de cilantro

Té de cilantro

Las semillas de cilantro, además de emplearse en la cocina tradicional de varios países, también poseen efectos medicinales, antimicrobianos, antifúngicos, antihipertensivos, etcétera.

No obstante, estos pequeños elementos poseen propiedades hipolipidémicas muy importantes. En diversos estudios se ha encontrado que las semillas de cilantro incrementan la degradación del colesterol. Para preparar este remedio necesitas lo siguiente:

Ingredientes

  • 2 cucharaditas de polvo de semillas de cilantro (8 gr).
  • 1 taza de agua (250 ml).

Preparación

  • En un recipiente vierte el agua con las semillas de cilantro.
  • Coloca el recipiente al fuego hasta que hierva.
  • Cuando el té se haya enfriado un poco, puedes filtrarlo.
  • Bébelo 1  ó 2 veces al día.

3. Avena

La avena es un cereal rico en fibra dietética soluble. Aporta vitamina E, B, proteínas y ácido linoleico, entre otros nutrientes.

De acuerdo a la FDA, este cereal resulta de gran ayuda para bajar el colesterol LDL en la sangre. Eso se debe a su contenido de fibra soluble, que interfiere en la absorción de grasas y colesterol, así como en la recaptación de los ácidos biliares.

Existen numerosas investigaciones en las que se afirma que dichos efectos se atribuyen a un tipo de fibra soluble conocida como ß-glucanos.

Independientemente de las sustancias específicas, la FDA recomienda el consumo de 10 a 25 gramos de avena o cereales de grano completo, por día. Puedes incluirla en el desayuno, ya sea cruda o cocida.

Verás que no solo te servirá para bajar el colesterol malo, también es eficaz para estabilizar los niveles de azúcar en la sangre. Además facilita la digestión.

4. Almendras

leche-almendras

Las almendras forman parte del grupo de frutos secos. Estos poseen propiedades para bajar el colesterol malo, además ayudan a proteger y fortalecer el sistema cardiovascular.

En diversas investigaciones se ha encontrado que el consumo de almendras afecta de manera positiva a los lípidos y lipoproteínas. Esto se debe a su rico contenido de ácidos grasos insaturados, fibra, fitoesteroles, bajo contenido en ácidos grasos saturados, entre otros.

Las propiedades de los frutos secos regulan las enzimas relacionadas con la síntesis de colesterol y la producción de ácidos biliares.

En síntesis, el consumo diario de almendras, en lugar de consumir un refrigerio alto en carbohidratos, previene el riesgo de padecer problemas cardiacos.

Te recomendamos leer: Todo lo que debes saber sobre el aceite de almendras

5. Arándanos

Esas pequeñas bayas son conocidas por sus potentes propiedades antioxidantes. Dicho efecto previene la oxidación del colesterol malo.

El jugo de arándano tiene el potencial para bajar el colesterol total y, sobre todo, el LDL. Además, incrementa el colesterol bueno.

Por otra parte, en diversas pruebas en las que se administró jugo de esta baya, tanto a hombres como mujeres, se concluyó que todos los efectos resultaron ser positivos a la hora de prevenir riesgos cardiovasculares.

Te recomendamos beber 3 vasos al día de jugo de arándano para incrementar los niveles de colesterol bueno. Por otra parte, no olvides ejercitarte y mantener un estilo de vida saludable.