Remedios naturales para bajar la inflamación

Según la Universidad de Granada, "La inflamación es un proceso tisular constituido por una serie de fenómenos moleculares, celulares y vasculares de finalidad defensiva frente a agresiones físicas, químicas o biológicas".

Muchas enfermedades se manifiestan generándonos malestar: desde dolores musculares o articulares hasta inflamación de la piel, garganta, ojos, encías, oídos, hígado, riñón, intestino, etc. No obstante es importante saber que contamos con aportaciones de la medicina natural que pueden ayudarnos con los diferentes tipos de inflamaciones que podemos sufrir.

Aunque es obvio que no todo sistema inmunológico reacciona de la misma forma ante los agentes que pueden provocarnos la inflamación. Depende de la parte del cuerpo de la que estemos hablando se pueden presentar síntomas y causas diferentes.

Hay algunos alimentos y recursos a nuestro alcance cotidiano que nos ayudan a bajar la inflamación y aliviar los síntomas, independientemente de su ubicación. Aquí te presentaremos cuáles son.

Aportes vegetales para la inflamación.

Siempre que sufrimos una inflamación, en el lugar que sea, estamos teniendo también un exceso de acidez en la sangre. Por esto, el primer remedio que proponemos es recurrir a una dieta mayormente vegetariana alcalina al menos mientras dure la inflamación. Todos los alimentos que contienen proteína animal, como la carne, el pescado o los lácteos, tienden a empeorar las inflamaciones.

También hay que tener en cuenta que muchos alimentos de origen vegetal también acidifican el organismo. Lo correcto es tener un pH equilibrado, consumiendo alimentos ácidos y alcalinos. Pero en este caso, puesto que hay un exceso de acidez, deberíamos prescindir de los alimentos ácidos. ¿Cuáles son los alimentos más alcalinos?

  • Zumos vegetales (zanahoria, manzana, apio, espinaca…).
  • Espinaca cruda.
  • Brócoli.
  • Zanahoria.
  • Remolacha.
  • Lechuga.
  • Ajo.
  • Higos secos.
  • Pasas de uva.

Lee también: 8 dietas alcalinas para cuidar de tu salud: ¡Descúbrelas!

  • Dátiles.
  • Uvas.
  • Papaya.
  • Kiwi.
  • Manzana.
  • Pera.
  • Avellanas.
  • Almendras.
  • Zumo de limón.
  • Estevia.
  • Té verde.
Medicina natural para la inflamación

Aplicar frío y calor

Según Alex Moroz, especialista en medicina de la rehabilitación, tanto el frío como el calor son herramientas muy oportunas para trabajar la inflamación pero en diferentes circunstancias o etapas de la misma. Esta dolencia a veces necesita frío, sobre todo cuando las zonas inflamadas están calientes y enrojecidas.

Otras veces en cambio requieren calor, cuando sentimos que la zona inflamada está fría. Bastará que toquemos la piel de la zona inflamada para saberlo. ¡No obstante siempre que tengas dudas consulta a un especialista de la salud!

  • Si necesitamos calor podemos aplicar una esterilla eléctrica, un saco de semillas calentado o una bolsa de agua caliente.

Puede interesarte: Cómo elaborar un saco térmico de semillas para calmar los dolores musculares.

  • Si necesitamos frío se puede usar una bolsa de hielo cubierta con una tela.

Envolturas de Quark o cuajada (Para frío)

Una posible alternativa puede ser un emplasto que podemos hacer para refrescar la zona inflamada. Es de queso Quark o cuajada, se usa este ingrediente debido a su frescor y a su riqueza en calcio y fosfato; minerales esenciales para la salud ósea . Se recomienda aplicar directamente sobre la piel, cubrirlo con una tela y dejar actuar al menos media hora.

Bolsa de tela con arena (Para Calor)

Es un recurso muy efectivo para generar calor local: mantiene su temperatura durante varios minutos y no provoca quemaduras en la zona a tratar. Simplemente se trata de una bolsa de tela con arena en su interior. Esta bolsa puede calentarse y puede servir para la inflamación de algunos órganos y aliviar el dolor.

Tanto la arena como las piedras calientes han sido usadas durante años en los tratamientos alternativos de diferentes dolencias. En este caso recomendamos directamente la bolsa de arena. Puede calentarse durante 40 o 50 segundos en un microondas y luego colocarse sobre la zona deseada durante unos 20 minutos para empezar.

Aceites para efecto frío y calor

Los aceites vegetales y esenciales pueden tener efectos opuestos. Algunos refrescan y otros dan calor. Señalamos cuáles son:

  • Aceites esenciales que refrescan: ciprés, menta.
  • Aceites esenciales que dan calor: jengibre, canela.

Estos aceites esenciales los mezclaremos con aceites vegetales, añadiendo únicamente unas gotitas con más cantidad de estos aceites base:

  • Aceites base fríoscoco, almendra.
  • De base neutros: sésamo.
  • Aceites base calientes: oliva.

Remedio con lavanda

Si la inflamación es debida a un golpe puedes hacer un sencillo tónico con a base de lavanda:

Ingredientes:

Instrucciones:

Mezcla las flores con la salvia y el agua en una cazuela dejándolo hervir durante unos 20 minutos. Después cuélalo y deja que se enfríe. Añade el aceite esencial de lavanda y mezcla todo bien.

El ungüento resultante puedes aplicarlo sobre la zona a tratar con una toalla, una tela, algodón o con una compresa. Intenta presionar para que salgan todos los jugos.

 

En caso de tener algún tipo de inflamación puedes probar alguno de estos consejos para tratar de bajar la hinchazón. Esperamos que te sirvan de gran ayuda, la medicina natural puede ofrecernos grandes aportaciones, sin embargo, en caso de que esta situación persista o tengas dudas sobre qué es lo que causa dicha inflamación debes consultarlo con un médico como te hemos recomendado anteriormente.

  • García Barreno, P. (2008). Inflamacion. Cienc.Exact.Fís.Nat. (Esp).
  • Young, P., Lombi, F., Finn, B. C., Forrester, M., Campolo-Girard, V., Pomeranz, V., … Trimarchi, H. (2011). “Sindrome complejo de malnutricion e inflamacion” en la hemodialisis cronica. Medicina.
  • Toledo, L. (2014). INFLAMACION: MEDIADORES QUIMICOS. Revista de Actualización Clínica .