Remedios naturales para combatir la caspa - Mejor con Salud

Remedios naturales para combatir la caspa

Tomar el sol durante media hora al día, en las horas recomendadas, puede ayudarnos a desinflamar el cuero cabelludo si este se está descamando por culpa de la caspa.

Sin duda, la caspa es uno de los problemas más comunes del cuero cabelludo, el cual suele ser un padecimiento muy desagradable. Aunque muchas personas la asocian con la falta de higiene, lo cierto es que los elementos que la desencadenan pueden ser de distintos tipos: exceso en la producción de grasa, estrés, alergias e incluso hongos. Es por ello que a continuación te presentamos algunos remedios naturales para combatir la caspa.

Es importante mencionar que dichos remedios no funcionan en todos los casos, gracias a que todo dependerá del tipo de caspa que tengamos. Si ella es el resultado de problemas en la producción de grasa del cuero cabelludo, estos remedios pueden dar resultado. Sin embargo, en el caso de caspa producida por hongos entonces tendremos que consultar a un especialista quien seguramente nos recetará un champú de grado farmacéutico.

¿Qué es la caspa?

La caspa es una afección que se caracteriza por la formación, más o menos excesiva, de pequeñas hojuelas o costras de piel muerta del cuero cabelludo. A este proceso se le conoce popularmente como descamación. Las personas que sufren de caspa tienen una producción anormal de dicha piel muerta ya que, como sabemos, es normal que las células mueran y nuestra piel se renueve.

Además del desprendimiento de pequeñas porciones de piel, la caspa también se caracteriza por el enrojecimiento y la comezón en el cuero cabelludo. Lo más común es que la caspa sea producida por un hongo, conocido como FM, o por seborrea. Por el contrario, la caspa no es en realidad causada por resequedad, algo que muchas personas creen al respecto.

Apio

Apio

El apio es uno de los productos naturales más efectivos para combatir la caspa. En este caso tan solo basta con hervir un litro de agua y, justo en el momento de ebullición, agregar dos o tres tallos de apio con todo y hojas. Después de esto el agua debe de seguir hirviendo por unos cinco minutos más. Finalmente, se deja enfriar y se aplica sobre el cuero cabelludo antes de utilizar champú.

Limón

El limón también se puede utilizar para combatir la caspa. Para ello debes de aplicar el equivalente a un jugo de limón fresco sobre tu cuero cabelludo, aproximadamente durante dos minutos, antes de que apliques el champú. De esta manera dicha fruta tendrá un efecto astringente, evitando la aparición de caspa y haciendo que tu cabello luzca con un gran brillo.

Remolacha

Remolacha

Las raíces de la remolacha, principalmente la blanca, son otra magnífica opción para combatir naturalmente la caspa. Se deben de hervir las raíces en agua, más o menos en una proporción de tres a uno. Es decir, agregar tres veces más agua que la cantidad de remolacha. Por último, esa agua se debe de aplicar todas las noches en el cuero cabelludo, dando un ligero masaje con las yemas de los dedos.

Vinagre de manzana

Para evitar o contrarrestar la caspa pueden utilizar también vinagre de manzana. Tan solo necesitas mezclar media taza de vinagre con la misma cantidad de agua. Esto lo debes de aplicar sobre el cuero cabelludo después de haber utilizado el champú y el acondicionador y dejarlo actuar por no más de tres minutos. Por último enjuágalo muy bien.

Tomillo

Tomillo

Prepara un enjuague con tres cucharaditas de tomillo seco en una taza de agua, misma que debes de poner a hervir durante unos diez minutos. Después déjala enfriar un poco y aplícala sobre el cuero cabelludo limpio. Es muy importante que no enjuagues y lo apliques cada vez que laves tu cabello.

Sol

Por increíble que parezca, el sol puede ser de ayuda para evitar o combatir la caspa. Algunos expertos sugieren que exponer nuestro cuero cabelludo al sol, durante unos 30 o 40 minutos al día, nos ayudará a desinflamarlo en caso de que se esté descamando por culpa de la caspa. Es muy importante no exponernos al sol cuando este pegue con toda su fuerza, lo cual puede ser peligroso.

Lo mejor es recibir los rayos del sol durante la mañana o por la tarde, después de las 4, momentos en los que la fortaleza del sol ha disminuido considerablemente. Te recomendamos dar un paseo para que así el sol no te cause algún problema serio.