Remedios naturales para el cabello graso

Para evitar el cabello graso, además de recurrir a los diferentes remedios naturales para eliminar el exceso de sebo, es importante que vigilemos nuestra alimentación al tiempo que cuidamos de la higiene capilar.

El cabello influye significativamente en la buena presencia personal, algo que se nos exige cotidianamente en el trabajo y la sociedad. Hay muchas personas que sufren por tener un cabello graso, ya que les impide lucir una cabellera higiénica y arreglada.

En el siguiente artículo, hablaremos sobre medidas naturales que ayudan a mitigar la grasa en el cabello o seborrea. Estos remedios ayudarán a tener una imagen más fresca y prolija. 

El exceso de grasa en el cabello puede deberse a factores como estrés, ingesta excesiva de grasas, deficiencia de biotina, cambios hormonales, etc. El uso de champús irritantes que provocan secreción excesiva de grasa y la falta de ciertas vitaminas son también causantes del cabello graso.

Remedios naturales

Entre los remedios naturales que podemos utilizar, se encuentran:

  • preparaciones para uso externo
  • lociones para aplicar sobre el cuero cabelludo
  • elaboración de un champú antigrasa casero
  • limpieza a base de harina de maíz
  • y enjuagues de vinagre y limón

Uso externo:

  • Ciprés: infusión de la planta seca, mezclar con vinagre y enjuagar el cabello después de lavarlo.
  • Regaliz: posee propiedades astringentes. Decocción de tres cucharadas de ramitas secas trituradas por litro de agua. Realizar fricciones sobre el cuero cabelludo con el líquido resultante.

Loción:

  • La loción para aplicar sería una mezcla de aceite esencial de romero, aceite esencial de lavanda y aceite de girasol. Mezclar 11 gotas de aceite esencial de romero y 11 gotas de aceite esencial de lavanda. Por último, añadir 50 ml de aceite de girasol.
  • Aplicación: Aplicar la mezcla en el cuero cabelludo mediante fricciones suaves. Dejar actuar un par de horas y lavar con el champú natural que explicaremos a continuación.

Champú natural para cabellos grasos:

Utilizaremos la esencia de romero y champú para niños (neutro).

Preparación: Una cucharada de champú de bebé, añadir una yema de huevo con 4 gotas de la esencia. Una vez mezclados los ingredientes, lavar el cabello normalmente.

Otro remedio sería aplicar una cucharada de harina de maíz sobre el cuero cabelludo y frotarlo suavemente con la yema de los dedos. Se deja actuar la harina durante un cuarto de hora y, luego, se quita el excedente con un cepillo.

Enjuague de vinagre de manzana:

Vinagre de manzana 3

Diluir un cuarto de taza de vinagre de manzana en dos tazas de agua y aplicar masajeando el cuero cabelludo.

Enjuague de limón:

Mezclar una taza de agua tibia y el jugo de un limón. Aplicar masajeando el cuero cabelludo.

Alimentación

La alimentación desempeña un papel preponderante en esta situación. Por ello, se deben evitar los alimentos ricos en grasas y consumir los que contengan selenio, biotina, y cinc.

Alimentos en los que podemos encontrar

  • Biotina: cebada, maíz, avena, soja
  • Cinc: borrajas, higos, nueces, berenjenas
  • Selenio: ajos, coles, manzanas, calabazas

Otros consejos

  • Evita tocarte el pelo todo el tiempo. No hace más que empeorar la situación. Al menos una vez a la semana, limpia tu cepillo con agua y jabón. Si te das baños de crema, solo aplícala desde la parte media de tu melena hacia las puntas; nunca, en las raíces. Después, debes enjuagar todo el cabello.
  • No te laves el cabello con agua caliente; es preferible el agua tibia o natural. El agua caliente estimula la secreción de sebo o grasa a través de las glándulas sebáceas.
  • Evita peinarlo mucho. Ello extiende la grasa a todo el cabello. No lo laves todos los días. Aunque parezca irónico, eso puede irritar tu cuero cabelludo y promover la secreción de grasa.
  • Cuando te apliques crema humectante en el rostro, procura no llegar hasta la línea del cabello, ya que podría llegar hasta la cabellera. No utilices el secador de pelo a temperaturas muy altas.
  • Draelos, Z. D. (2005). Hair care. An Illustrated Dermatologic Handbook. London/ New York: Taylor & Francis, p. 26.
  • Thiboutot, D. (2004). “Regulation of human sebaceous glands”, The Journal of Investigative Dermatology, 123 (1): 1-12.
  • Thody, A. J., & Shuster, S. (1989). “Control and Function of Sebaceous Glands”, Physiological Reviews, 69 (2): 383-416.