Remedios naturales para el exceso de sudor

El exceso de sudoración en manos y pies es una condición que padecen muchas personas, lo cual resulta muy incómodo, ya que es bastante desagradable estrechar una mano mojada por el sudor o sentir que tenemos los pies mojados, además esta situación se puede presentar también en la zona de las axilas, lo que es doblemente molesto, ya que no nos atrevemos a levantar los brazos para nada, pues sabemos que tenemos una gran mancha que se ve terrible.

Esto sucede simplemente porque las glándulas sudoríparas están trabajando en exceso, lo cual se conoce con el nombre de hiperhidrosis y, por ende, debe ser tratada. No obstante, en esta oportunidad te ofrecemos algunas recomendaciones a base de remedios naturales que pueden resultar muy efectivos y controlarán este desagradable problema en poco tiempo.

Tratamiento a base de té

Te verde hojas

En un recipiente con agua hirviendo puedes preparar un té —puede ser de salvia o té verde—, serán suficientes tres o cuatro sobres para dos tazas de agua. Cuando el té esté tibio, lo puedes colocar en un recipiente más amplio y meter las manos allí hasta que el té se haya enfriado. Esta misma preparación la puedes volver a calentar y aplicarla en las axilas e introducir los pies.

La sal gruesa con vinagre o jugo de tomate

Esta es una muy buena opción para eliminar la sudoración de los pies. Para realizar este tratamiento debes colocar en un recipiente apropiado un litro de agua tibia, media taza de vinagre o de jugo de tomate con dos cucharadas de sal gruesa. Posteriormente se mezcla muy bien y se dejan —por lo menos— tus pies veinte minutos en esta preparación. Con esto se logrará reducir el sudor de los pies, aunque se debe hacer todas las noches hasta obtener los resultados deseados.

Recomendaciones especiales

Sudoracion

  • El baño diario, por lo menos a mañana y tarde, es importante para eliminar los malos olores generados por el sudor, también se puede dar un baño rápido (o sólo en ciertas áreas del cuerpo) luego de realizar una actividad que genere sudor.
  • Rasurar el área de las axilas semanalmente es una sana e higiénica costumbre, ya que se evita la proliferación de bacterias causantes del mal olor.
  • Durante el baño diario se recomienda lavar con una toalla y un buen jabón antibacterial las axilas y los pies, de ese modo se eliminan residuos que pueden causar irritación y malos olores.
  • Para evitar molestias causadas por el sudor corporal se recomienda usar ropa de algodón, vaporosa y suave, así el sudor se puede evaporar con facilidad sin mojar mucho la prenda.
  • En cuanto a la alimentación, se deben evitar los alimentos con mucho ajo, cebolla, picantes y la cerveza, pues el sudor tiende a oler a estos alimentos.
  • Algunos medicamentos antidepresivos pueden provocar el aumento de malos olores corporales.

Es importante acudir a una consulta médica si a pesar de seguir los tratamientos y recomendaciones anteriores la sudoración y los malos olores no desaparecen, pues puede ser señal de un problema mucho más serio que por su puesto amerita un tratamiento más especializado.