Remedios naturales para el tratamiento de la bursitis

22 julio, 2018
Una de las causas de la bursitis es la sobrecarga en las articulaciones. Adopta buenos hábitos para fortalecerlas y, a su vez, no forzarlas en exceso.

Actividades comunes como caminar por largos períodos de tiempo, levantar objetos pesados o realizar deportes extenuantes son amenazas para nuestras articulaciones. Esto podría convertirse más adelante en una dolorosa bursitis. Para combatir estos dolores te aconsejamos consumir 6 remedios naturales para el tratamiento de la bursitis.

Es muy común que después de someter nuestras articulaciones a golpes, exceso de esfuerzo físico o actividades exigente que no hacemos con frecuencia, desarrollemos bursitis. ¿Tienes idea de lo que es la bursitis? Es la inflamación de aquellos sacos llenos de líquido que rodean las articulaciones. Los sacos nos permiten la movilización de los tendones y ligamentos proporcionando el movimiento articular.

¿Cómo reconocer si tienes bursitis? Fácil: debes prestar atención a signos clínicos como:

  • Aumento de volumen en la articulación afectada
  • Dolor a la movilización
  • Mejoría paulatina del dolor al reposo

Si sospechas de bursitis, ¿qué debes hacer? En primera instancia, acudir al médico. Este es tu principal aliado para combatir esta dolencia que puede aparecer en cualquiera de las articulaciones.

El médico hará énfasis en su interrogatorio en tu ocupación, las actividades que realizaste durante el día y todos aquellos factores externos que pudieron originar la bursitis. Posteriormente movilizará por medio del uso de maniobras médicas la articulación afectada.

Incluirá dentro del plan de estudios la realización de análisis de sangre y radiografía para descartar otras patologías.

El médico me diagnosticó bursitis, ¿ahora qué hago? Principalmente, no entrar en pánico. Afortunadamente es una patología curable cuyos tratamiento y medidas de cuidado son bastante simples y fáciles de cumplir.

Son múltiples las alternativas de tratamiento. Dependerá de ti el uso de estos 6 remedios naturales para el tratamiento de la bursitis. Son buenas herramientas aplicables desde la comodidad de tu hogar.

1. Reposo y compresas frías

Compresas frías para el tratamiento de la bursitis

El reposo es la base fundamental del tratamiento. Mantener la articulación afectada sin usar, apoyada en una superficie blanda, ayudará al alivio del dolor.

  • Consecutivamente debes aplicar hielo o compresas frías cada 20 minutos para ayudar a la mejoría de la inflamación.
  • Recuerda siempre mantener esta rutina constante durante, al menos, 4 o 5 días.

Lee: Alimentos para mejorar la salud de tus articulaciones

2. El vinagre de manzana

Este líquido usado desde la antigüedad en el imperio romano como ingrediente gastronómico, es un remedio natural antiinflamatorio bastante efectivo para el tratamiento de la bursitis. Permite la alcalinización de la sangre por medio de ciertas sustancias minerales como el fósforo, calcio y potasio.

Ingredientes

  • 1 cucharada de vinagre de manzana (15 ml)
  • 1 cucharada de miel (25 g)

¿Qué debes hacer?

  • Mezcla ambos ingredientes, aplícalos en la zona afectada y cubre con una toalla por 15 minutos.
  •  Ofrece alivio inmediato y mejoría de la hinchazón.

3. Jengibre

Esta raíz nos permite elaborar un remedio muy efectivo para el alivio del dolor. Tiene múltiples beneficios antioxidantes, antiinflamatorios y analgésicos.

Ingredientes

  • 3 cucharadas de jengibre rallado (45 g)
  • 1 vaso de agua (200 ml)

¿Qué debes hacer?

  • Infusionaremos el jengibre en un vaso de agua caliente para luego aplicarlo sobre nuestra articulación.
  • Repetiremos el tratamiento 2 o 3 veces al día.

4. Aceites esenciales

El uso de aceites de nuez moscada, coco o menta en forma de masaje continuo sobre la articulación, favorece a la circulación. También ayuda al alivio del dolor e inflamación.

Esta técnica era usada por la medicina oriental en el tratamiento de enfermedades reumatológicas. Hoy en día se mantiene como una terapia altamente efectiva.

5. Comer sanamente

La dieta desempeña un papel fundamental en la captación de nutrientes necesarios para la reparación ósea y la relajación del músculo. Son múltiples los minerales recomendados:

  • El magnesio es uno de los elementos esenciales para la fijación del calcio y fósforo. Alimentos como el cacao en polvo, almendras, semillas de calabaza, sandía y girasoles son ricos en este mineral.
  • Con la asociación de vitamina A y B a la dieta habitual, se logra el efecto antiinflamatorio deseado en la articulación con bursitis. La zanahoria, el tomate y las frutas cítricas son ricos en estos nutrientes.

Descubre: Las maravillosas bondades del magnesio en el cuerpo humano

6. Cambio de estilo de vida

Uno de los puntos principales es retomar nuestro estilo de vida después de haber sufrido de bursitis. Aparte del reposo y el uso de terapia analgésica, se recomienda la aplicación de ciertos cambios a tu rutina diaria.

  • De esta forma evitaremos el empeoramiento del dolor o perpetuar la inmovilidad funcional de la articulación.
  • La práctica de la natación favorece la fortificación de la masa muscular y promueve la laxitud de los tendones.
  • También debes usar zapatos bajos y cómodos que no incomoden la marcha. Recuerda disminuir las caminatas de distancias largas.

Por último, recuerda mantener un control médico rutinario. Este te proporcionará las herramientas necesarias y las terapias que más se adapten a tu estilo de vida para lograr el bienestar físico y mental.

Intenta con la medicina natural y prueban estos 6 remedios naturales te ayudarán como tratamiento de la bursitis.

Te puede gustar