Remedios naturales para la garganta reseca

Yamila Papa 16 octubre, 2014

Muchas son las causas de este problema que puede estar más presente en otoño o en primavera, por ejemplo (por los cambios de clima). El denominador común es la sensación de picazón y sequedad por más de que se beba mucho agua. En el siguiente artículo podrás conocer algunos de los remedios naturales para la garganta reseca con mejores resultados.

Causas de la garganta reseca

Los síntomas de la garganta reseca seguro ya los conoces: picazón y esa sensación de estar tragando arena o polvo. En algunos casos produce tos o problemas para digerir los alimentos. Todo ello es debido al resecamiento de las membranas mucosas. En la mayoría de los casos se debe al ejercicio, la falta de líquidos, respirar por la boca, dormir con la boca abierta, la congestión nasal o vivir en un ambiente muy seco.
También influyen a empeorar el cuadro el consumo de tabaco, la tos, la inflamación de la garganta, los vómitos, las alergias, etc. Los médicos afirman que la principal causa es la mala respiración, sobre todo en los meses de invierno cuando la humedad es menor o en primavera cuando hay muchos cambios en las flores, polen en el aire y cambios bruscos de temperatura.

garganta

En casos más aislados, pero que vale la pena reseñarlos, la resequedad de la garganta se debe a una enfermedad subyacente, sobre todo si se combina con otros síntomas. Puede relacionarse, por ejemplo, a problemas digestivos tales como la acidez, la dificultad para deglutir o los vómitos.

Cuando las amígdalas no se encuentran en buenas condiciones pueden derivar en resequedad de la garganta. Cualquier enfermedad relacionada al sistema inmune puede estar causando también este problema.
Entre las causas más extrañas de resequedad podemos encontrar el Síndrome de Sjorgen, que impide a la persona crear saliva. Y sin dudas, la que más preocupa es el cáncer de las glándulas salivales, ocasionado por el tabaquismo, los antecedentes familiares o las dietas altas en grasas.

Dolor de garganta

Sin embargo, no hay que preocuparse o alarmarse si de vez en cuando sientes que la garganta se te seca. Acude al médico si el cuadro se repite durante muchos días seguidos o va en aumento.

Remedios naturales para la garganta reseca

Para los casos normales de garganta reseca, los siguientes remedios caseros son perfectos:

  • Hierve tres hojas de limón en una taza de agua, durante diez minutos. Retira del fuego y añade una cucharada de miel. Bebe lentamente para no quemarte.
  • Haz gárgaras con el zumo de un limón recién exprimido mezclado con una cucharada de miel. Repite hasta cinco veces al día. Luego lávate los dientes para evitar el efecto corrosivo en los dientes.

Te-de-limon

  • Añade una cucharada de bicarbonato de sodio en un vaso con agua y bebe de a sorbos, a lo largo de todo el día.
  • Hierve una taza de agua y una cucharadita de manzanilla, por diez minutos. Cuela y deja enfriar. Cuando esté tibia, hacer gárgaras. Repetir las veces que sea necesario.
  • Hierve tres tazas de agua durante 15 minutos. Envuelve con una toalla la cabeza y respira los vapores. Inhala como máximo por 10 minutos. Puedes repetir hasta tres veces diarias.
  • Realiza un cataplasma con una cucharada de hojas de manzanilla secas y dos tazas de agua hirviendo. Deja que se cocine por cinco minutos y remoja un lienzo o tela. Escurre el líquido en exceso y aplica en el cuello hasta que se enfríe.

Manzanilla hemorroides

  • Prepara un batido con una taza de granada, una cucharada de miel, media taza de moras azules, un plátano y medio y una taza de yogur desnatado. Licúa todo hasta que consigas una mezcla homogénea y bebe dos veces al día.
  • Mezcla en un litro de agua a temperatura ambiente una cucharadita de sal de mesa. Haz gárgaras cada una hora aproximadamente.
  • Añade una cucharada de whisky en un vaso grande en agua tibia. Realiza gárgaras las veces que sea necesario.
  • Embebe un pañuelo o lienzo en vinagre tibio. Colócalo alrededor del cuello hasta que se seque y se enfríe.
  • Coloca dos cucharaditas de salvia en ¼ litro de agua hirviendo. Deja reposar 10 minutos y cuela. Añade una cucharadita de sal marina y realiza gárgaras cuando lo creas preciso.

Sal

  • Espolvorea un poco de cúrcuma sobre una cucharada de miel y consume cada dos horas.
  • Vierte algunas gotas de zumo de limón en media taza de café amargo. Realiza gárgaras con esta mezcla.
  • Corta una cebolla y colócala en medio litro de agua. Añade tres cucharadas de azúcar y deja macerar medio día (o de la noche a la mañana). Bebe una taza cada dos horas.
  • Corta dos tomates maduros y añade una copita de alcohol blanco. Bate bien hasta que se forme una papilla. Coloca como cataplasma encima de la garganta, tapando con un paño.
  • Prepara un zumo con cuatro tallos de apio, un diente de ajo, dos zanahorias y ¼ hinojo. Licúa bien todos los ingredientes y consumir dos veces al día.
  • Pica finamente un puñado de perejil. Corta en trocitos pequeños una cebolla. Pela un diente de ajo. Licua estos tres ingredientes con un poco de agua. Bebe un vaso por día.

perejil1

  • Ralla dos manzanas verdes y mezcla en dos vasos con agua, pon a hervir. Retira del fuego, coloca una cucharada de miel y el zumo de medio limón. Bebe lentamente.
  • Vierte veinte ajos pelados en un recipiente. Vierte miel hasta cubrirlos. Cocina a fuego bajo por 20 minutos, removiendo con cuchara de madera. Se usa como si fuera un jarabe que se puede consumir las veces que se desee. La dosis es de una cucharada cada tres horas para los adultos y una cada seis horas para los niños.
Te puede gustar