Remedios naturales para la resequedad de los ojos

Para lubricar nuestros ojos podemos preparar una infusión de manzanilla, embeber una gasa o pañuelo y colocarlo sobre los ojos cerrados. Nos ayudará también a desinflamarlos y nos relajará

Cuidar nuestros ojos es muy importante. Actualmente, estamos expuestos a varios factores que pueden dañarlos considerablemente, como el ordenador o la televisión. Además, debemos recordar que, con el paso del tiempo, nuestros ojos van perdiendo algunas de sus capacidades más importantes. A continuación te presentamos algunos remedios naturales para la resequedad de los ojos, que es uno de los problemas más comunes.

Recuerda que este tipo de remedios se deben de utilizar solamente en casos que no sean graves. De lo contrario, te recomendamos visitar a un especialista, ya que él es el único que te puede dar una opinión profesional y resolver cualquier padecimiento grave que tengas. Por supuesto, no utilices productos o medicamentos que no hayan sido recetados por un médico.

Pestañear

Uno de los remedios naturales más sencillos contra la resequedad ocular es pestañear. Se trata de una respuesta automática de nuestros ojos. Sin embargo, en ocasiones no lo hacen con frecuencia, lo cual puede tener consecuencias negativas. Por ejemplo, cuando estamos frente a la pantalla del ordenador nuestros ojos suelen pasar largos periodos de tiempo sin pestañear, lo cual provoca resequedad e incomodidad.

Pestañear activa la producción del lagrimal, combatiendo la resequedad. Lo mejor es que realicemos ejercicios para que controlemos las veces que pestañeamos en un periodo de tiempo determinado. Asimismo, si pasamos mucho tiempo frente al ordenador o viendo televisión, lo mejor es hacer descansos de unos 10 minutos por cada hora. De esta manera nuestros ojos se lubricaran y descansaran.

Manzanilla

Te manzanilla

La manzanilla es un producto de origen natural que es de gran ayuda para lubricar nuestros ojos y combatir la resequedad. Para ello basta con preparar una infusión, colar el líquido y remojar un paño o gasa con él. Posteriormente, se deben de colocar sobre los ojos cerrados y dejarlos ahí durante unos 15 minutos. La manzanilla, además de lubricarlos, desinflamará y relajará nuestros ojos.

Otra opción es simplemente remojar en agua limpia el paño o la compresa y repetir la misma operación. Este proceso se puede repetir unas dos o tres veces por semana, principalmente por las noches antes de irse a dormir. Es muy importante tener cuidado si se usan lentillas.

Humidificar el ambiente

Humidificar el ambiente es otra opción natural para combatir la resequedad de nuestros ojos, sobre todo en lugares o ambientes extremadamente secos. En la actualidad es muy fácil comprar aparatos que expulsan vapor cada cierto tiempo y, de esta manera, humidifican el ambiente. En caso de no contar con uno, también se puede hervir un poco de agua dentro de una cacerola y acerca la cara, con mucho cuidado, al vapor que esta produce.

Por supuesto, la humedad que está en el ambiente ayudará a nuestros ojos a lubricarse y sentirse relajados. Además, evitaremos molestias o irritación, que suele ser muy común cuando estamos en ambientes muy secos.

Pepino

Pepino (2)

El pepino es uno de los remedios más populares para lubricar, refrescar y desinflamar nuestros ojos. De hecho, se utiliza en la preparación de mascarillas o productos cosméticos que se aplican en esa parte de nuestro rostro. Lo mejor es cortar unas rodajas de pepino y colocarlas sobre los ojos cerrados.

Se deben dejar actuar ahí por unos 20 minutos. De esta manera nuestros ojos se hidratarán y relajarán. Incluso, si tienes hinchazón, el pepino te ayudará a desinflamar los párpados.

Té negro

El té negro tiene propiedades antioxidantes que hidratarán tus ojos en caso de que los tengas resecos. En este caso, lo mejor que puedes hacer es comprar unas bolsitas de esta yerba, las que se utilizan para preparar esta bebida, y colocarlas sobre tus ojos cerrados. Por lo tanto, puedes preparar un poco de y reutilizar las bolsitas para tus ojos.

Patata

Patatas

Gracias a que contiene una gran cantidad de agua, la patata, al igual que el pepino, es un producto natural que es excelente para combatir la resequedad de los ojos. Corta unas rodajas de patata y colócalas sobre tus ojos cerrados. Déjalas ahí durante varios minutos, sobre todo en la noche antes de irte a dormir.

Además de hidratar tus ojos, la patata también los relajará y desinflamará. Si es necesario, cambia las rodajas para que la hidratación sea constante y obtengas mejores resultados.

Categorías: Remedios naturales Etiquetas:
Te puede gustar